Escucha activa durante la crianza

El objetivo de esa técnica no es solo hacer que la comunicación sea efectiva, sino que además potencia la empatía y fortalece los lazos afectivos.

Valentina Diaz Ospina

    Escucha activa durante la crianza

    Es fundamental desarrollar las habilidades de comunicación a temprana edad; mejora la actitud y la conducta que se toma a la hora de escuchar a los demás. El objetivo de esa técnica no es solo hacer que la comunicación sea efectiva, sino que además potencia la empatía y fortalece los lazos afectivos.

    Este método se empezó a hacer muy popular cerca a la década de los 50 como una buena actitud de los padres ante la crianza, pues en un principio la escucha activa hablaba sobre escuchar atentamente a los niños colocándose a su altura, tener la capacidad de empatizar con sus estados emocionales y transmitirles confianza y tranquilidad.

    Beneficios de la escucha activa

    • Fortaleces el vínculo afectivo con tu niño
    • Mejoras el nivel de confianza en la relación en el momento y para el futuro
    • Ejerces autoridad e infundes respeto sin generar miedo y sin ser autoritario
    • Aumenta la empatía entre tú y tu hijo
    • Fomentas el autoestima, seguridad y felicidad del niño
    • Es la mejor manera para llamarles la atención sin generar discusiones

    Técnicas que hacen más efectiva la escucha activa

    • Evita las interrupciones. De esta manera estamos haciéndole saber al niño que nos importa lo que está diciendo. Es importante que tenga un espacio libre de expresión.
    • Aleja las distracciones. La atención debe mantenerse alta desde el inicio hasta el final de la conversación. Esto le genera sensación de tranquilidad y confianza a la hora de comentar y expresar lo que siente.
    • Evita los juzgamientos y reproches. Muchos son los comentarios que consideramos apropiados para la ocasión, pero que para ellos pueden ser reproches o sermones, y lejos de mejorar nuestra comunicación con ellos, lo que provocamos es que se cierren.
    • Mantén contacto visual. Busca estar a su altura, presta atención a su expresión y lenguaje corporal. Aprende a reconocer sus gestos, postura, expresiones, etc.
    • Hazle saber que le prestas atención. Una de las técnicas más importantes, es el parafraseo. Finalizando su idea, puedes resumir de la manera más concreta lo que te acaba de compartir, de esta manera tú verificas el mensaje y tu hijo se siente comprendido.
    • Cuida tu lenguaje no verbal. Como mencionaba, es importante fijarse en el lenguaje verbal del niño, pero cuidando también el nuestro. Cuida las expresiones faciales, los movimientos involuntarios de las manos, etc.
    • Sonríe. Es la técnica principal para brindar confianza y hacer que se sienta cómo expresando sus sentimientos con nosotros.

    Esta habilidad tiene beneficios valiosos, permite ganar confianza y estrechar lazos, otorga respeto a quien habla, le permite descubre sus gustos, inquietudes y necesidades de otras personas y es ideal para detectar problemas a tiempo.

    Mas noticias de Pediatría