Crucial la otorrinolaringología para la detección de cáncer de orofaringe

El tumor ha aumentado su incidencia en jóvenes.


Crucial la otorrinolaringología para la detección de cáncer de orofaringe

El tumor de cáncer de lengua y garganta (orofaringe) es uno que ha aumentado entre la población de jóvenes de 30 y 40 años, siendo el Virus del Papiloma Humano (VPH) una de las principales causas del mismo y es crucial que ante una masa palpable en el cuello, los pacientes sean referidos un especialista como lo son los otorrinolaringólogos (ENT).

Estas fueron las declaraciones del Dr. Edgar Domenech Fagundo, otorrinolaringólogo del Hospital San Lucas de Ponce, especializado en cabeza y cuello.

“El cáncer escamoso es el cáncer más común de cabeza y cuello y lo veíamos relacionado a pacientes bebedores y fumadores. Ahora lo vemos en personas jóvenes desde los 30 años y se debe al Virus del Papiloma Humano. El más común que estamos viendo es el del subtipo 16 y es el más relacionado a cáncer de orofaringe (lengua y garganta)”, apuntó.

Relató que en el 1970 solamente el 28% de los cánceres de orofaringe estaban asociados al VPH. Mientras, para el 2000 ese por ciento aumentó a 68%. El aumento pudiera atribuirse a los cambios en las conductas sexuales de la población hoy día.

Señaló que usualmente el VPH se esconde en el área de la lengua o amígdala.

El “pico” de pacientes también se sitúa en los 60 años de edad. Aquellos pacientes que resultan negativos al VPH, son aquellos usuarios del alcohol y tabaco.

“Pero, la supervivencia de aquellos con cáncer de orofaringe a causa de VPH es mucho mejor que aquellos negativos a este virus y tienen como causantes el uso del cigarrillo y alcohol. O sea, tenemos una persona más joven, con masas más grandes, que responden mejor al tratamiento quirúrgico o quimioterapia”, aclaró.

De otro lado, sostuvo que se desconoce el porqué algunos pacientes a pesar de que han contraido VPH desarrollan cáncer y otros no.

Las masas en el cuello no son tumores primarios

De otra parte, el especialista urgió a la clase médica a tomar conciencia por la pronta evaluación médica de las masas palpables en el cuello.

Usualmente los tumores benignos pueden ser operables o ser parte de un régimen de observación para vigilar su comportamiento. No obstante, masas que pudieran ser de un tamaño de 2 centímetros o más deben ser examinadas con prontitud pues podría tratarse de una maligna.

“Cuando vemos una masa entonces que es maligna en el área de la cabeza y cuello, usualmente ese no es el cáncer principal. Eso es metástasis y tenemos que buscar dónde está el tumor primario de cáncer. A veces lo vemos en la garganta, nariz, amígdala, cuerdas vocales y otras”,

“Tenemos entre un 2% a 9% de tumores de cánceres primarios ocultos y tienden a metastatizar al cuello bastante fácil. Con un examen físico se puede encontrar ese tumor primario en un 50%. Es bien importante que el médico examine a ese paciente. Lo que usamos para evaluar una masa de cuello es una biopsia por aguja fina para tratar de establecer el diagnóstico”, sostuvo.

Finalmente manifestó que hoy día el tratamiento de las masas malignas son más certeras.

“Una masa en el cuello puede provenir de la laringe, amígdalas, lengua, tiroides, pero también puede provenir de los pulmones, esófago, seno, etc. Usualmente un nódulo en la parte media del cuello podría venir de la cabeza”, formuló.


Artículos Relacionados