Villa Demencia: un pueblo exclusivo para pacientes de Alzheimer

Una residencia para ancianos con demencia ha sido diseñada en Holanda para que los pacientes hagan una vida lo más normal posible.

Isbelia Farías

    Villa Demencia: un pueblo exclusivo para pacientes de Alzheimer

    Hogeweyk es una residencia en Holanda para ancianos que padecen demencia y en la que tratan de hacer una vida normal, en un entorno lo más real posible, como señala uno de sus fundadores, Eloy Van Hal.

    Cuando una persona comienza a sufrir de demencia, generalmente es rechazado por la sociedad.  Sin embargo, Villa Demencia ofrece un espacio en el que son incluidos. Se trata de un pueblo de unos 170 habitantes, situado en las afueras de Weeps, a quince minutos en tren de Ámsterdam.

    Cuenta con más de 15.000 metros cuadrados y tiene una treintena de casas, una decena de calles y varias plazas, sin embargo, el recinto es seguro y cerrado. Los ancianos con Alzhéimer, el tipo de demencia más común, no pueden salir solos, pero si desean, pueden pasear en bicicleta con un cuidador.

    Van Hal indicó que: "Queremos que hagan una vida normal en un entorno lo más real posible. Lo que no es natural es meter a los residentes en la cama esperando todo el día la hora de la pastilla y la comida".

    Esta residencia fue convencional hasta 1993, cuando reformularon el concepto de geriátrico en pro del bienestar de los residentes. Primero habilitaron el acceso de los ancianos a la cocina, donde podían ayudar a preparar las comidas; luego, los dividieron en varios grupos de acuerdo a sus aficiones. Así, comprobaron que bajaba el nivel de estrés y con ello la necesidad de tanta medicación.

    Este proyecto fue dando buenos resultados y en el 2009 el edificio viejo fue demolido y se levantó el pueblo en el que los residentes pasan sus últimos días con una calidad de vida lo mejor posible.

    En este pueblo hay calles, un supermercado, plazas, un restaurante y un teatro. Hay 280 empleados. El modelo original de Villa Demencia se ha convertido en un referente y ha recibido premios internacionales. Además, está siendo exportado a otros países como Italia, Canadá, Francia, Australia y Nueva Zelanda.

    No obstante, queda un desafío por atender: la socialización. Según el neurólogo Nolasc Acarín, experto en Alzhéimer y Parkinson, "este experimento de residencia es sin duda mejor que un geriátrico convencional, los enfermos allí están entretenidos. No obstante, hay un aspecto que no se resuelve y es la desocialización histórica de la persona con demencia. En este pueblo ellos hacen otra vida diferente de la que habían hecho antes. No se relacionan con sus amigos, con su familia, sino con otras personas con problemas cognitivos y cuidadores".

    El precio por vivir en esta residencia es de 6.000 euros al mes, pero la financiación es estatal, por lo que cada residente solo paga entre 150 euros y 2.600 euros. Pero las actividades se abonan aparte. Si se desea ir a una peluquería, por ejemplo, el precio que se debe pagar es el mismo del mercado. Cada año hay una larga lista en espera para encontrar un espacio en Villa Demencia.

    Fuente consultada aquí 

    Mas noticias de Neurología