La dieta con zinc se asocia a un menor riesgo de padecer migraña

Los niveles de magnesio, vitamina D y vitamina B12 suelen ser bajos en personas que sufren de migraña

Valentina Diaz Ospina

    La dieta con zinc se asocia a un menor riesgo de padecer migraña

    Una investigación, analizó los datos disponibles al público de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición de EE.UU. con el fin de determinar si las personas que auto-reportan migraña o dolor de cabeza severo tuvieron una menor ingesta de zinc, en comparación con las personas sin migraña. 

    Los datos utilizados en el análisis fueron recopilados entre 1999 y 2004, y contenían información sobre los alimentos y bebidas consumidos por los participantes en un periodo de 24 horas, junto con información adicional sobre su salud.

    Una relación inversa

    Los investigadores dividieron a los 11.088 participantes de su estudio (edad media, 46,5 años; 50% mujeres) en quintiles en función del consumo de zinc en la dieta deducido de los alimentos ingeridos. También tuvieron en cuenta los suplementos de zinc, de los que se disponía de datos de 4.324 participantes, de los cuales 2.607 declararon haber consumido suplementos que contenían zinc.

    Alrededor del 20% de la cohorte (n = 2.236) declaró migraña o cefalea intensa en los 3 meses anteriores. Se excluyó del análisis a las mujeres embarazadas, y los investigadores ajustaron una serie de covariables, como la edad, el sexo, la etnia, el nivel educativo, la masa corporal, el tabaquismo, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y los factores nutricionales.

    El Dr. Liu y sus colegas informaron de una asociación inversa entre el consumo de zinc en la dieta y la migraña, con el quintil de mayor consumo de la cohorte (15,8 mg o más de zinc al día) con menor riesgo de migraña (odds ratio, 0,70; intervalo de confianza del 95%, 0,52-0,94; P = 0,029), en comparación con el quintil de bajo consumo (5,9 mg o menos al día). Entre las personas que obtenían niveles altos de zinc (19,3-32,5 mg diarios) a través de suplementos, el riesgo de migraña era aún menor, hasta situarse entre una OR de 0,62 (IC 95%: 0,46-0,83; P = 0,019) y una OR de 0,67 (IC 95%, 0,49-0,91; P = 0,045).

    Aunque los investigadores reconocieron las limitaciones del estudio, incluido su diseño transversal y el uso de una pregunta amplia para discernir la prevalencia de la migraña, los resultados sugieren que "el zinc es un nutriente importante que influye en la migraña", escribieron, citando pruebas de sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

    La importancia de los factores nutricionales

    Al comentar los resultados de la investigación, Deborah I. Friedman, MD, MPH, especialista en cefaleas de Dallas, dijo que las conclusiones del Dr. Liu y sus colegas se sumaban a una base de información cada vez mayor sobre los factores nutricionales y la migraña. Por ejemplo, "los niveles bajos de magnesio son comunes en las personas con migraña, y la suplementación con magnesio es un tratamiento preventivo recomendado para la migraña."

    El Dr. Friedman citó un estudio reciente que demostraba que la administración de suplementos de vitamina B12 y magnesio en mujeres, combinada con un entrenamiento de intervalos de alta intensidad, "silenciaba" la vía de señalización de la inflamación, aliviaba el dolor migrañoso y disminuía los niveles del péptido relacionado con el gen de la calcitonina. Un ensayo aleatorizado de 2022 descubrió que la suplementación con ácido alfa lipoico reducía la gravedad, la frecuencia y la discapacidad de la migraña en mujeres con migraña episódica.

    Los niveles de vitamina D también son más bajos en las personas con migraña, en comparación con los controles, señaló el Dr. Friedman, y en un ensayo aleatorizado con 2.000 UI diarias de vitamina D3 se observó una reducción de los días de cefalea mensuales, la duración de los ataques, los dolores de cabeza graves y el uso de analgésicos, en comparación con el placebo. Otros nutrientes implicados en la migraña son la coenzima Q10, el calcio, el ácido fólico, la vitamina B6 y la vitamina B1.

    "¿Qué debe hacer un paciente con migraña con toda esta información? En primer lugar, seguir una dieta sana y equilibrada", dijo el Dr. Friedman. "Las fuentes de zinc en la dieta incluyen la carne roja, los frutos secos, las legumbres, las aves de corral, el marisco (especialmente las ostras), los cereales integrales, algunos cereales e incluso el chocolate negro. La dosis diaria recomendada de zinc es de 9,5 mg en hombres y 7 mg en mujeres. La mayoría de la genteF los adultos mayores de 65 años pueden necesitar tomar suplementos de zinc".

    El trabajo del Dr. Liu y sus colegas contó con el apoyo de la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China. Los investigadores no declararon conflictos de intereses financieros. El Dr. Friedman ha recibido apoyo financiero de Alder, Allergan, Amgen, Biohaven, Eli Lilly, Merck, Teva y otros fabricantes farmacéuticos.

    Fuente de consulta aquí

    Mas noticias de Neurología