Google rinde tributo al actor que convirtió su tragedia en altruismo

Un golpe cambió la vida de un hombre, que actualmente ayuda desde varios puntos a pacientes diagnosticados de parálisis.

Eduardo Najar

    Google rinde tributo al actor que convirtió su tragedia en altruismo

    La vida cambió totalmente para el actor  Christopher Reeve tras sufrir un accidente mientras cabalgaba; intérprete de numerosas películas que triunfaron y fueron destacadas por su visita en las diversas salas de cine, además cómo olvidar su protagonismo como Superman, uno de los primeros superhéroes de la época, una actuación que marcó a generaciones.

    El golpe que sufrió lo dejó paralizado del cuello hacia abajo y postrado en una silla de ruedas.  Reeves tenía sólo 42 años cuando pasó tal episodio. Los médicos disminuyeron su esperanza de mejorar con un diagnóstico irreversible, asegurándole que era “imposible” que recuperara el movimiento. Después 25 años del trágico accidente, la historia de superación de quien diera vida al Superman más famoso de la gran pantalla demostró por qué quizá, cómo él mismo afirmará, “la palabra ‘imposible’ no debería formar parte del vocabulario de la comunidad científica”.

    El actor antes del accidente estaba pasando por un fuerte momento en su vida, ya que quería dejar de lado aquella actuación y que su reconocimiento solo a aquel papel de Superman, por tal motivo, estaba enfocado otros proyectos, sin embargo, en sus planes no estaba aquel accidente.

    Las contusiones sufridas eran tan graves que incluso su madre rogó a los médicos que le retiraran la respiración artificial y él mismo llegó a valorar la posibilidad de acabar con su vida. El destino fue caprichoso: según desveló The New Yorker, si el actor hubiera caído un centímetro más a la izquierda habría muerto en el acto. Si lo hubiera hecho hacia la derecha, lo más probable es que hubiera salido de allí con poco más que una contusión. Pero fue una frase de Dana, su segunda esposa, que más tarde daría nombre a su libro de memorias (Still me), la que le hizo agarrarse a su esperanza de vida: “Sigues siendo tú y te quiero”. Publicada en 1998, la biografía se mantuvo durante once semanas en la lista de los más vendidos del New York Times y ganó un Grammy por su versión hablada.

    Reeves ha sido destacado por muchas personas no solo por su exitosa carrera sino como una persona que ha sido capaz y que a través de su propia convicción ha luchado por mejorar su calidad de vida, una historia e ideología que muchos pacientes con su mismo diagnóstico buscan, pues como él mismo afirma la palabra imposible no pasó nunca por su mente, asimismo, en búsqueda de ayudar a otros conformó una fundación denominada “Fundación Christopher & Dana Reeve, una organización nacional sin ánimo de lucro que hasta el momento ha recaudado más de 130 millones de dólares para invertir en la investigación en la parálisis y otorgar algunas becas de estudio.

    “Ninguna persona ha acelerado el paso, el interés y el apoyo a la investigación de la parálisis producida a causa de una lesión de médula espinal como Christopher", explica a ICON Peter Wilderotter, presidente y CEO de la fundación. "Recorrió el mundo para entrevistarse con científicos, representantes públicos, empresarios y filántropos. Se convirtió en la voz, y sobre todo en el faro de esperanza, de todos aquellos que viven con parálisis”.

    Es así, como la comunidad en general y sobre todo especialistas además de organizaciones resaltan la labor de un hombre que a pesar de padecer de una condición tan difícil como parálisis a causa de un golpe en su médula ósea, está ayudando a varias personas no solo a nivel de sobrellevar la enfermedad sino de brindar orientación, terapias y sobre todo a ayudarles y decirles que jamás se deben rendir.

    Fuente consultada: Aquí

    Mas noticias de Neurología