Cuestionan el vínculo entre infección y el síndrome de Guillain-Barré

Científicos establecen que un origen infeccioso a un síndrome muscular puede no estar relacionado como se creía

Eduardo Najar Eduardo Najar
  • Eduardo Najar - Correo Electrónico
  • Eduardo Najar - Twitter
  • Eduardo Najar - Facebook

Cuestionan el vínculo entre infección y el síndrome de Guillain-Barré

La enfermedad de Guillain-Barré es una malignidad que ataca principalmente el sistema nervioso y tiende a afectar los músculos, produciendo debilidad y pérdida de fuerza en la zona, lo que repercute en las acciones y actividades cotidianas del paciente además de calidad de vida, principalmente se tiene una teoría de la causa de la enfermedad y es una infección que ataca el sistema inmune y produce dicha reacción nerviosa.

Sin embargo, algunos investigadores y médicos pediatras han establecido que la relación de infección y la enfermedad de Guillain-Barré puede no estar relacionada o a gran medida como se supone, asumiendo: "Los casos pediátricos de diversos tipos de infecciones descendieron entre 45% y 95% durante los primeros meses de la pandemia, los casos de polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda, una neuropatía inflamatoria del espectro clínico del síndrome de Guillain-Barré, solo descendieron entre 32% y 37%, aproximadamente, una tasa que es similar a la disminución de 35,1% en los ingresos hospitalarios en general durante ese periodo".

De igual manera, el contagio de algunos casos por COVID-19 y su afectación en el sistema inmunológico no tuvieron ningún percance o vínculo en cuadros de polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda, por lo que los académicos establecieron que esta relación puede no ser dominante.

"No se observó una relación clara entre las infecciones respiratorias o digestivas y las tasas de polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda. Además observamos que la polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda no tenía la reducción drástica esperada cuando disminuyeron las infecciones extrahospitalarias durante la pandemia", comentó el Dr. Craig A. Press, Ph. D., neurólogo del Children 's Hospital of Philadelphia, en Filadelfia, Estados Unidos.

No se ha tenido aún una relación o hipótesis que valide la manifestación  de la polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda, aunque los cuadros infeccioso pueden ser un agente impulsor de la malignidad no se tiene con garantía que estos tengan alguna influencia, por este motivo, los investigadores realizaron un estudio donde se tuvo en cuenta los datos de aproximadamente 47 hospitales pediátricos que contaban con casos de  polineuropatía, donde se centraron desde el año 2017 hasta septiembre del 2020, pico de la pandemia por COVID-19.

"El distanciamiento social, las mascarillas y el aumento de la higiene de las manos disminuyen las tasas de infecciones extrahospitalarias de una manera impresionante. Si estas infecciones fueran las causantes de la polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda, según nuestra hipótesis, los casos de polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda hubieran descendido considerablemente en consecuencia", señaló el Dr. Press.

No obstante, este suceso no ocurrió pues los números infecciones fueron descendiendo desde los meses de abril a septiembre, de la siguiente manera: 73% a 78%, las infecciones digestivas descendieron 45% a 61% y las infecciones por virus de la influenza descendieron 88% a 95%, pero los casos de  polineuropatía no se redujeron, sino que se mantuvieron estables.

"Aunque debemos ser cautos al interpretar los resultados, esto vuelve menos probable el vínculo entre las infecciones como el principal condicionante de la polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda pediátrica. Sin embargo, este estudio no descarta la posibilidad de que infecciones infrecuentes produzcan polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda son más robustos los datos que apoyan que algunas infecciones más infrecuentes como la producida por Campylobacter tienen una conexión con la polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda o que las infecciones comunes muy raras veces conduzcan a la enfermedad. Mientras buscamos factores desencadenantes de trastornos inflamatorios, la polineuropatía desmielinizante inflamatoria aguda puede ser un trastorno autoinflamatorio sin un detonante claro", concluyó el doctor.

Fuente consultada: Aquí

Comunicador social y periodista, profesional, graduado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, experiencia en periodismo digital, redacción y locución. Periodista y redactor de  Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Neurología