¿Será posible reducir la radiación postoperatoria en el cáncer de mama?

Estudio sugiere que se puede reducir con seguridad la radioterapia en ciertos pacientes con cáncer de mama cT1-2N1, que son tratadas con quimioterapia primaria previo a la cirugía.

Alexander Triana Yanquén

    ¿Será posible reducir la radiación postoperatoria en el cáncer de mama?

    Sabine de Wild, MD, estudiante de doctorado en el Centro Médico universitario de Maastricht (Países Bajos); autora principal del estudio que fue publicado en la revista The Lancet Oncology, aseguró que la clave del éxito consiste en dividir a las pacientes por nivel de riesgo y tratarlas según las directrices del estudio: "Creemos que este estudio es un buen paso hacia la desescalada, que debería conducir a iguales posibilidades de supervivencia pero a una mejor calidad de vida", aseguró. 

    La investigación "tenía como objetivo proporcionar información sobre qué pacientes con cáncer de mama necesitan radioterapia locorregional adyuvante tras la cirugía posterior a la quimioterapia", dijo la coautora del estudio, la doctora Liesbeth Boersma, Oncóloga de radiación del Centro Médico de la Universidad de Maastricht. Además agrega: "Todavía no se sabe cuáles de estos pacientes se beneficiarían de la radioterapia locorregional adyuvante y hasta qué punto debe tenerse en cuenta la respuesta del tumor a la quimioterapia". La investigación se considera que es el primer análisis prospectivo que aborda este tema.

    La muestra poblacional

    Para el estudio, los investigadores hicieron un seguimiento de 838 pacientes en Holanda que fueron tratadas por cáncer de mama cT1-2N1, con estrategias del tratamiento que incluían quimioterapia primaria, cirugía de la mama y la axila; en un periodo de tiempo que abarca entre 2011 y 2015. Los tumores eran menores de 5 cm y las metástasis eran de uno a tres ganglios axilares. 

    Clasificación de los grupos

    Las pacientes fueron divididas en tres grupos en función del riesgo de recidiva locorregional, y cada grupo se sometió a diferentes terapias. La autora del estudio Sabine de Wild, MD, estudiante de doctorado en el Centro Médico universitario de Maastricht (Países Bajos), explicó el método de observación y análisis que emplearon.

    Grupo de bajo riesgo: en este, las pacientes no presentaban metástasis en los ganglios (n = 291). "Se omitió la radioterapia regional y la RT de la pared torácica en caso de mastectomía. Después de la cirugía conservadora de mama, se recomendó la RT regular de la mama", explicó.

    Grupo de riesgo intermedio: dentro de este había entre una y tres pacientes con metástasis (n = 370). "Omitimos la radioterapia regional, pero irradiamos la pared torácica o la mama", aseguró.

    Grupo de alto riesgo: finalmente, en este había tres metástasis (n = 177). "No desescalamos, y todos los pacientes fueron tratados con RT locorregional", dijo.

    Cifras y datos del estudio

    Según las cifras que arrojó el estudio, "la tasa de recidiva locorregional a 5 años en todos los pacientes fue del 2,2% (intervalo de confianza del 95%, 1,4-3,4). La tasa de recidiva locorregional a 5 años fue del 2,1% (IC del 95%, 0,9-4,3) en el grupo de bajo riesgo, del 2,2% (IC del 95%, 1,0-4,1) en el grupo de riesgo intermedio, y del 2,3% (IC del 95%, 0,8-5,5) en el grupo de alto riesgo".

    Esto concluye que en el 26% de los casos, los pacientes recibieron más radioterapia de la que sugerían las directrices del estudio: "Sorprendentemente... Esto no pareció afectar a la tasa de recidiva locorregional, al intervalo libre de recidiva y a la supervivencia global de forma estadísticamente significativa o clínicamente relevante", asegura el documento de la investigación.

    Limitaciones y complicaciones del estudio

    Las investigadoras resaltaron en el documento del estudio que "en cada grupo de riesgo, el tamaño real de la muestra tratada, según la pauta del estudio, fue menor que el requerido según el cálculo de potencia. No obstante, al realizar los análisis en el subconjunto de pacientes tratados según la pauta del estudio, el límite superior del IC del 95% de la tasa de recidiva locorregional a 5 años no superó el 7,8%".

    Proyecciones del estudio

    "En el futuro, los resultados de este estudio podrían conducir a una omisión más frecuente de la radioterapia locorregional, lo que podría redundar en una menor morbilidad y una mejor calidad de vida para las pacientes con cáncer de mama que reciben quimioterapia primaria", resaltaron las investigadoras en el documento final.

    Esto concluye que se hacen necesarios estudios aleatorios para determinar si una menor cantidad de radioterapia es también segura en los pacientes en los que se omite la disección de los ganglios linfáticos axilares, Sabine de Wild, agregó que estas investigaciones se requieren "para investigar cómo se puede individualizar más el tratamiento, es decir, teniendo en cuenta las características específicas del tumor." Además, la mayoría de las pacientes del estudio se sometieron a una disección de los ganglios linfáticos axilares, "mientras que las pacientes en la práctica diaria pueden someterse en cambio a una disección axilar dirigida". 

    Quiénes apoyaron la investigación

    El estudio fue financiado por la Sociedad Holandesa del Cáncer. Uno de los coautores declaró una patente pendiente y subvenciones de AstraZeneca, Eurocept Plaza, Roche, Genentech, Gilead Sciences, Tesaro, Novartis, la Sociedad Holandesa contra el Cáncer, ZonMw y A Sister's Hope; así como honorarios de consultoría y otros apoyos financieros de diversas empresas farmacéuticas. Los demás autores no han declarado nada.

    Nota construida con información de MDedge.com, que forma parte de la Red Profesional Medscape.



    Mas noticias de Investigación