Ritlecitinib y brepocitinib mejoran biomarcadores de alopecia areata del cuero cabelludo, según estudio

La alopecia areata afecta principalmente al pelo, pero a veces puede causar cambios en las uñas.

Belinda Burgos Belinda Burgos
  • Belinda Burgos - Correo Electrónico

Ritlecitinib y brepocitinib mejoran biomarcadores de alopecia areata del cuero cabelludo, según estudio

Investigadores revelaron que tras realizar un estudio, los inhibidores de la quinasa Janus (JAK) mostraron resultados importantes en el tratamiento de la alopecia areata

La alopecia usualmente es un proceso autoinmune donde el cuerpo comienza a atacar el folículo del cabello y no lo deja crecer. "Cuando esto ocurre el pelo se cae y no se repone y el problema es que es un proceso impredecible. Puede tratarse y mejorar o no y puede irse solo", dijo el Dr. Hiram Ruiz, destacado dermatólogo, en entrevista con la Revista Medicina y Salud Pública.

El especialista explicó que esta condición ataca por igual a hombres y mujeres, generalmente después de los treinta años.

Aunque la incidencia en los Estados se estima en un 2.1 % según la literatura, se desconoce el número de personas que viven con esta afección en Puerto Rico, de acuerdo a un estudio publicado. Igualmente, existe poca literatura sobre la alopecia areata en la isla y su impacto en la salud. 

Investigación y resultados

Los resultados precisaron que tanto para ritlecitinib como para brepocitinib, la mejora en las puntuaciones SALT se asoció positivamente con la expresión de marcadores TH 1 y negativamente con la expresión de queratinas capilares. 

La puntuación SALT es la estrategia de medición que sirve para combinar la extensión y la densidad de la caída de cabello en el cuero cabelludo, con el objetivo de proporcionar una puntuación de gravedad global de la alopecia areata.

Los autores informaron que realizaron un subestudio de biopsia durante las primeras 24 semanas aleatorizadas, doble ciego y controladas con placebo de un ensayo clínico de fase 2a que evaluó la eficacia y la seguridad de ritlecitinib y brepocitinib, en el tratamiento de la AA. 

Allí se encontró que tras la semana 24 ambos demostraron una mejora superior al 100 % en el transcriptoma del cuero cabelludo lesionado hacia un perfil no lesional. 

Mientras que en la semana 12, las mejoras en el tejido del cuero cabelludo fueron mayores con brepocitinib que con ritlecitinib; sin embargo, en la semana 24, las mejoras fueron mayores con ritlecitinib.

Esto respalda aún más la importancia de comprender el alcance de la inmunomodulación local del cuero cabelludo y cómo se relaciona con la inflamación sistémica, indicaron los investigadores.

La alopecia areata afecta principalmente al pelo, pero a veces puede causar cambios en las uñas. Las personas con esta enfermedad tienden a estar sanas y no presentar otros síntomas.

Por lo general, la alopecia areata comienza con la pérdida repentina de cabello, evidenciando parches redondos u ovalados en el cuero cabelludo, pero cualquier parte del cuerpo puede verse afectada, como el área de la barba en los hombres, las cejas o las pestañas.

Después de que se desarrolla un parche sin pelo o vellos, hay varias cosas que pueden suceder:

  • El pelo vuelve a crecer en unos meses. Puede parecer blanco o gris al principio, pero puede recuperar su color natural con el tiempo.

  • Se desarrollan más parches sin pelo. A veces, vuelve a crecer el pelo en el primer parche mientras se forman nuevos parches sin pelo.

  • Los parches pequeños se unen para formar otros más grandes.

  • En muy pocos casos, se pierde todo el pelo del cuerpo.

  • En la mayoría de los casos, el pelo crece de nuevo, pero también es posible que vuelva a caerse.

  • Cambios en las uñas.

En algunas personas se producen cambios en las uñas, volviéndose uñas estriadas y picadas, especialmente en quienes tienen pérdida de pelo en más partes del cuerpo.

Acceda al estudio aquí.

Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Investigación