Antivirales, brincidofovir y tecovirimat pueden reducir los síntomas de la viruela del mono

La investigación sugiere que algunos medicamentos antivirales podrían tener el potencial de acortar los síntomas y reducir la cantidad de tiempo que un paciente es contagioso.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Antivirales, brincidofovir y tecovirimat pueden reducir los síntomas de la viruela del mono

    Hay pocos datos sobre la cinética viral o la duración de la diseminación viral y no hay tratamientos autorizados. Dos medicamentos orales, brincidofovir y tecovirimat, han sido aprobados para el tratamiento de la viruela y han demostrado eficacia contra la viruela del simio en animales. 

    Los casos analizados en el estudio, publicado en The Lancet Infectious Diseases, representan los primeros casos de transmisión intrahospitalaria y transmisión doméstica fuera de África, además de informar sobre la respuesta de los pacientes al primer uso fuera de etiqueta de dos medicamentos antivirales diferentes, brincidofovir y tecovirimat, para tratar la enfermedad.

    El estudio encontró pocas pruebas de que el brincidofovir fuera beneficioso desde el punto de vista clínico, pero concluyó que estaría justificado seguir investigando el potencial del tecovirimat. Los autores también informan de la detección del virus de la viruela del mono en muestras de sangre y garganta.

    Dado que aún no se han establecido las estrategias óptimas de control y tratamiento de la infección, los datos del estudio podrían contribuir a los esfuerzos mundiales por comprender mejor las características clínicas de la enfermedad, así como la dinámica de transmisión.

    "Mientras las autoridades de salud pública intentan comprender la causa de los brotes de viruela del mono de mayo de 2022 en Europa y Norteamérica -que han afectado a varios pacientes que no han informado de ningún viaje ni han identificado un vínculo con un caso conocido anteriormente-, nuestro estudio ofrece algunas de las primeras ideas sobre el uso de antivirales para el tratamiento de la viruela del mono en humanos", destaca Hugh Adler, del Liverpool University Hospitals NHS Foundation Trust, en Reino Unido, y autor principal del trabajo.

    "Aunque este último brote ha afectado a más pacientes de los que habíamos encontrado anteriormente en el Reino Unido, históricamente la viruela del mono no se ha transmitido de forma muy eficiente entre las personas, y en general el riesgo para la salud pública es bajo", añade.

    Por su parte, Nick Price, del Guy's & St Thomas' NHS Foundation Trust, autor principal del artículo, subraya que los casos notificados en el estudio, "además de los brotes recientes, ponen de manifiesto la importancia de mantener una red de colaboración de centros en estado de alerta para gestionar brotes esporádicos de patógenos de alta consecuencia, como la viruela del mono".

    "Los casos que hemos observado han sido difíciles de gestionar y han requerido muchos recursos, incluso en el entorno de altos ingresos del Reino Unido --reconoce---. Con la vuelta de los viajes internacionales a los niveles prepandémicos, los funcionarios de salud pública y los trabajadores sanitarios de todo el mundo deben permanecer atentos a la posibilidad de que se produzcan nuevos casos de viruela del mono".

    Según los investigadores, "hasta ahora, la viruela del mono ha sido una enfermedad rara e importada en el Reino Unido y la Red de Enfermedades Infecciosas de Alta Consecuencia del NHS ha tratado los siete casos confirmados en el Reino Unido hasta 2021. Los brotes fuera de África son inusuales, pero en los últimos días se han notificado brotes significativos en varios países europeos, incluido el Reino Unido, y más lejos a nivel mundial. Faltan datos de ensayos clínicos y nos complace compartir parte de nuestra experiencia colectiva en el manejo de esta afección hasta ahora rara y esporádica", aseguran.

    De los siete casos de viruela del mono en el Reino Unido analizados en este estudio, cuatro fueron importados de África Occidental, y otros tres se produjeron debido a la transmisión de persona a persona dentro de los grupos de casos.

    Los autores del estudio observaron los datos clínicos junto con los resultados de laboratorio de los análisis de sangre y los hisopos de nariz y garganta para describir la duración y las características clínicas de la viruela del mono en un entorno de altos ingresos. También informaron sobre la respuesta de los pacientes a los medicamentos antivirales desarrollados para tratar la viruela -brincidofovir y tecovirimat- que han demostrado previamente cierta eficacia contra la viruela del mono en animales.

    Entre 2018 y 2019, cuatro pacientes observados en este estudio fueron tratados por viruela del mono en unidades de HCID en Inglaterra. Tres de estos casos fueron importados de África Occidental. El cuarto caso se produjo en un trabajador sanitario 18 días después de la exposición inicial al virus y fue el primer ejemplo de transmisión de la viruela del mono en un entorno hospitalario fuera de África.

    Los tres primeros pacientes fueron tratados con brincidofovir siete días después de la aparición de la erupción. No se observó que el brincidofovir tuviera ningún beneficio clínico convincente en el tratamiento de la viruela del mono y se observaron alteraciones en los análisis de sangre del hígado. Los investigadores señalan que no se sabe si la administración de brincidofovir en una fase más temprana de la enfermedad o con una pauta de dosificación diferente habría producido resultados clínicos diferentes. A pesar de ello, los tres pacientes, más el cuarto paciente de transmisión hospitalaria, se recuperaron completamente.

    En 2021 se notificaron otros tres casos de viruela del mono en el Reino Unido en una familia que viajaba desde Nigeria, siendo dos de estos casos los primeros ejemplos de transmisión doméstica fuera de África. Uno de estos casos se produjo en un niño, que fue observado cuidadosamente debido a la asociación de una mayor probabilidad de mortalidad por viruela del mono en los niños. Afortunadamente, este individuo experimentó una enfermedad leve y se recuperó completamente.

    Uno de los 2021 pacientes del Reino Unido fue tratado con tecovirimat y experimentó una duración más corta de los síntomas y de la excreción viral del tracto respiratorio superior que los otros casos de este grupo. Sin embargo, los autores señalan que no se pueden extraer conclusiones sobre la eficacia de los antivirales contra la viruela del mono en una cohorte tan pequeña, y piden que se sigan investigando los antivirales para tratar esta enfermedad tropical desatendida.

    Todos los pacientes experimentaron una enfermedad leve y fueron tratados en un entorno hospitalario por motivos de control de la infección y no debido a la gravedad de la misma. Ningún paciente experimentó las complicaciones graves comúnmente reconocidas de la viruela del mono, como la neumonía o la sepsis; sin embargo, un paciente experimentó una recaída leve seis semanas después del alta hospitalaria, y otro paciente desarrolló un absceso tisular profundo que requirió drenaje. También se observó que los pacientes experimentaban un estado de ánimo bajo, probablemente derivado del aislamiento.

    "Durante los brotes anteriores de viruela del mono, se consideraba que los pacientes eran infecciosos hasta que todas las lesiones formaban una costra. En estos siete casos del Reino Unido, se observó la excreción del virus durante al menos tres semanas después de la infección. Sin embargo, los datos sobre la infectividad siguen siendo limitados, y es un área importante para futuros estudios", afirma Catherine Houlihan, de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido y del University College London, una de las coautoras del trabajo.

    Fuente consultada aquí

    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Infectología