"He tenido la fortuna de ver los hijos de las personas que atendí cuando eran niños", Dr. Vallecillo

El especialista en dermatología lleva más de 35 años de práctica en Puerto Rico.

Luisa Ochoa

    "He tenido la fortuna de ver los hijos de las personas que atendí cuando eran niños", Dr. Vallecillo

    La dermatología llegó a la vida del Dr. Edgardo Rodríguez Vallecillo de forma inesperada y un poco sorpresiva. Dice una frase conocida que lo mejor de la vida no se planea, sino que simplemente sucede y al elegir su especialidad sucedió.

    En un principio, mientras realizaba sus estudios en la Universidad de Puerto Rico, pensaba que iba a ser médico internista y toda su educación en la Escuela de Medicina la orientó hacia esa especialidad, pero hoy día es dermatólogo con más de 35 años de práctica médica.

    De último momento escogió una pasantía en dermatología y allí supo que sería una de sus mejores decisiones a nivel personal y profesional. 

    Vocación por la dermatología 

    "Cuando roté por dermatología me di cuenta de las amplias áreas que tienen los dermatólogos. Es una especialidad tan variada que trata enfermedades infecciosas, alérgicas, enfermedades autoinmunes, vemos niños, cosas cosméticas, atendemos cánceres, remoción de tumores, quistes y atendemos culebrilla", afirmó el Dr. Vallecillo.

    El especialista ha atendido niños, adultos y ancianos con diferentes condiciones que han hecho de su práctica una experiencia enriquecedora y por la cual agradece la posibilidad de seguir cuidando la salud de sus pacientes.

    "Es una práctica sumamente variada, yo no tengo un día aquí en mi oficina que sea aburrido, todos los días he visto cosas diferentes", expresó.

    El cuidado de los pacientes es su mayor motivación

    Al llevar tantos años de experiencia ha visto crecer a sus pacientes y se ha convertido en lo que él denomina como "dermatólogo de familia", una de las cosas que sin duda han sido de lo más gratificante.

    "Llevo muchos años de práctica y he tenido la fortuna de ver los hijos de las personas que atendí cuando eran niños, eso es uno de los disfrutes de la medicina porque hasta cierto punto me he convertido en dermatólogo de familia, son recompensas bonitas" añadió.

    El dermatólogo afirma que todos los días disfruta de su práctica médica y si su salud le permite piensa seguir trabajando por siete u ocho años más. 

    "Pienso con el favor de Dios si me permite la salud, seguir aportando para Puerto Rico porque estamos cortos de personal y por eso las llamadas a los dermatólogos en muchos casos no son tan rápidas como antes".

    El apoyo de su familia ha sido fundamental para brindar la mejor atención a sus pacientes. Su esposa e hija son pilares claves en su vida. 

    Una de las decisiones más importantes que he tomado en mi vida, aparte de escoger dermatología, fue casarme con la que hoy es mi esposa por casi 37 años. Mercedes ha sido mi mano derecha en la oficina y me ha ayudado toda la vida, ella empezó conmigo y decidió ser enfermera dermatológica".

    "También he tenido la dicha de tener una hija muy tecnológica que me ayuda grandemente en la elaboración de los formularios que le damos a los pacientes. Nuestra práctica ha sido hasta cierto punto familiar y he sido bendecido por ello", afirmó.

    Al llevar tantos años de experiencia ha visto crecer a sus pacientes y se ha convertido en lo que él denomina como "dermatólogo de familia". Foto: Revista Medicina y Salud Pública.
    Aparte de la dermatología, comparte un gusto por el arte y la fotografía. Foto: Revista Medicina y Salud Pública.
    El especialista compartió recomendaciones para los futuros médicos y profesionales que están comenzando su etapa profesional. Foto: Revista Medicina y Salud Pública.

    Mensaje para los estudiantes de medicina

    También compartió recomendaciones para los futuros médicos y profesionales que están comenzando su etapa profesional. 

    "Mi recomendación para los médicos jóvenes que están comenzando y les pudiera gustar la dermatología es que traten en su cuarto año de poder elegir alguna rotación que les permita exponerse a estas especialidades. Si uno cree que uno le gusta, lo ideal es tener una pasantía de un mes", dijo.

    En su día a día hace de todo un poco, pero tiene una fascinación por la dermatología cosmética y el cuidado de la piel, por lo que realiza procedimientos para mejorar la apariencia de sus pacientes, sin embargo, nunca ha dejado de atender las condiciones dermatológicas. 

    Evolución de la dermatología en Puerto Rico

    Con relación a los avances en el campo de la dermatología, compartió con emoción su percepción sobre las nuevas alternativas terapéuticas disponibles hoy en día.

    "Como llevo muchos años en la práctica he tenido la dicha de ver evolucionar los tratamientos a lo largo de los años, algunos han entrado, persistido y otros han desaparecido y esta última década está siendo una de las más interesantes en la dermatología porque se han empezado a encontrar nuevos tratamientos y acercamientos para enfermedades para las que solo teníamos quizás el uso de algunas cremas de cortisona o medicamentos de esa índole", indicó.

    "Si en algún momento quieren sacar una cita, estamos localizados en el Ashford Medical Center, en la oficina 507, nuestro teléfono es el 7877237230 y el 7875993655", concluyó el Dr. Vallecillo.

    Mas noticias de Humanidades Médicas