Investigadores proponen un método no invasivo para tratar la endometriosis

Científicos de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos (RUDN) han demostrado la posibilidad de tratar la endometriosis con la ayuda de macrófagos, células inmunitarias que ayudan a combatir agentes extraños.

Luisa María Rendón Muñoz

    Investigadores proponen un método no invasivo para tratar la endometriosis

    La endometriosis, ocurre cuando las células del endometrio proliferan fuera de su lugar. El cuidado que se tiene generalmente para esta condición es la extirpación de las lesiones endometriales. Sin embargo, más de la mitad de las pacientes experimentan casos repetidos de endometriosis.

    ¿Por qué realizaron esta investigación

    Los investigadores de la Universidad RUDN, sugirieron que los macrófagos, células del sistema inmunitario que absorben partículas extrañas y tóxicas, pueden usarse para tratar la endometriosis.

    "La endometriosis es una enfermedad crónica en la que las células endometriales se encuentran fuera de ella. La laparoscopia sigue siendo el estándar de oro en el tratamiento de la endometriosis. Pero en la mitad de los casos hay recaídas. Por lo tanto, se necesitan nuevos métodos no invasivos efectivos. Presumimos que aumentar la proporción de macrófagos activados (M1) capaces de combatir las lesiones endometriósicas podría ayudar en el tratamiento de la endometriosis."

    El objetivo principal de los investigadores, consistía en evaluar la composición de los macrófagos en los focos de endometriosis, qué macrófagos hay más: proinflamatorios (M1) o antiinflamatorios (M2). 

    Además, uno de los investigadores principales, Andrey Elchaninov, agregó "En segundo lugar, probar la eficacia de la introducción de macrófagos M1 activados como un potencial agente contra la endometriosis"

    Los investigadores utilizaron a ratones con endometriosis 

    Los investigadores estudiaron la composición y especialización de los macrófagos en un modelo de ratón con endometriosis. Luego, al grupo experimental se le inyectaron macrófagos activados tipo M1, con fenotipo proinflamatorio, y al grupo control se le inyectó macrófagos no polarizados, es decir, no recibieron "activación". Los macrófagos se examinaron mediante inmunohistoquímica, técnica de transferencia Western y pruebas de PCR.

    Desarrollo y hallazgos de la investigación

    En la primera etapa, los investigadores de la Universidad RUDN, encontraron que los macrófagos con "especialización" antiinflamatoria (M2) prevalecen en los focos de endometriosis. Después de la introducción de los macrófagos M1, el tamaño y la cantidad de focos endometriales disminuyeron en comparación con el grupo de control. El análisis estadístico mostró que los resultados obtenidos no son aleatorios, y los macrófagos M1 redujeron el daño en los animales.

    "Según los resultados del trabajo, estudiamos la composición celular y el fenotipo de los macrófagos en los focos de endometriosis: se demostró que en los focos predominan los macrófagos antiinflamatorios M2. También obtuvimos los primeros resultados sobre el efecto positivo de la introducción de macrófagos M1 en un modelo de ratón con endometriosis. En el futuro, los macrófagos pueden usarse potencialmente para tratar la endometriosis en humanos", dijo Polina Vishnyakova, PhD, profesora asistente en el Departamento de Histología, Citología y Embriología de la Universidad RUDN.



    Mas noticias de Ginecología-Obstetricia