Ilustre labor del Dr. Juan Lemos: primer trasplantólogo infectólogo de Puerto Rico

El Dr. Juan Lemos es un médico colombiano que ha vivido en Puerto Rico la mayor parte de su vida


Ilustre labor del Dr. Juan Lemos: primer trasplantólogo infectólogo de Puerto Rico

César Fuquen Leal
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

El Dr. Juan Lemos es un médico colombiano que ha vivido en Puerto Rico la mayor parte de su vida, cuenta con el honor y reconocimiento de ser el único trasplantólogo infectólogo que ejerce en la isla. Sus estudios en medicina los realizó en prestigiosas universidades boricuas y ha realizado una intachable y envidiable práctica clínica en beneficio de la población puertorriqueña.

“Yo estudié Medicina, lo hice en la Universidad Central del Caribe. Después hice la residencia en Medicina Interna en el Hospital de Veteranos. Hice la especialidad de enfermedades infecciosas también en el Hospital de Veteranos. En el año 2016 que terminé mi fellowship de enfermedades infecciosas, hice un sub fellowship de enfermedades infecciosas en pacientes trasplantados. Eso fue en Detroit en Karmano Cancer Institute”, le dijo el Dr. Lemos a la Revista Medicina y Salud Pública (MSP).

De dónde surgió la pasión por estudiar esta rama

El galeno explica que durante su práctica clínica evidenció que no había profesionales en Puerto Rico que manejaran infecciones y virus en los pacientes trasplantados. Después de esto, decidió ingresar a ejercer esta arista de la medicina. 

“Cuando yo estaba haciendo mi fellowship yo tuve un paciente que llegó y tenía un historial de un trasplante de riñón. No se lo hicieron aquí en Puerto Rico, lo dirigieron a Estados Unidos, el paciente tenía diarrea y no estaba bien. Lo que tenía era una enfermedad por un virus y no teníamos mucha mucha información sobre eso. Ahí fue que me di cuenta que en Puerto Rico como tal hay carencia de más especialistas para poder trabajar con estos pacientes trasplantados. Yo soy el primer trasplantólogo en enfermedades infecciosas que ejerce en Puerto Rico”, contó orgulloso el Dr. Lemos. 

Cómo ejerce un trasplantólogo infectólogo

Poco se conoce de la labor tan indispensable que realizan los profesionales de la salud que ejercen estas  ramas de la medicina y por eso es tan importante visibilizar su ejercer. El Dr. Lemos explicó la importancia y cómo ayudan a los pacientes que lo necesitan. 

“El infectólogo siempre tiene que estar envuelto en el trasplante. El infectólogo antes del trasplante se encarga de poner la vacuna y hacer las diferentes pruebas de sangre, saber exactamente qué es lo que hay que hacer para ayudar al paciente. Además, saber qué se puede tratar antes del trasplante, qué se puede prevenir con las vacunas y en el momento del trasplante, qué medicamentos se les pueden dar una vez trasplantado y de cómo los inmunosupresores van a afectar el órgano que recibe la persona. El infectólogo es el que crea todo este rompecabezas para saber entonces cómo es la mejor forma de tratarlo porque es muy complicado. Se requiere de mucha experiencia para poder entender el mundo del trasplante”, explicó el infectólogo Lemos. 

Nuevos aportes especializados a la medicina del trasplante

El Dr. Lemos explicó los diversos beneficios que su especialidad trae para la comunidad trasplanata de la isla: Puedo apoyar más especializado y más rápido porque con la experiencia que yo tuve podemos identificar si es un rechazo, si es VIH, si es una infección o una combinación de ambas”.

Además, evidenció la importancia de conocer el historial del paciente que dona el órgano para evitar posibles enfermedades que pueden desencadenar en serios problemas de salud.

“Tienes que saber el historial de ambos, tienen un mayor riesgo de saberlo, pero tienes que confiar en que son como dos pacientes en uno y podría causar lo que se conoce como enfermedades derivadas del donante. En cuanto al fellowship era todo tipo órganos sólidos: intestino, páncreas, riñón, pulmón, corazón e hígado”.

Para concluir, el Dr. Lemos dijo que los procedimientos que realiza benefician significativamente a los pacientes con problemas en la médula ósea, por lo que evita quimioterapias y otros procedimientos difíciles que alteran el sistema inmune.

“Es como el sistema inmune que está virgen,  lo más importante es que no es una quimioterapia. No es que le van a dar una quimioterapia al paciente ni tampoco van a tener lo que se conoce como el huerto de su injerto porque en algunas células de alguien, alguien que sabe una célula de otras personas, si no es más o menos células modificadas seguras”. 


Artículos Relacionados