Entendiendo los diferentes síntomas de las EII

Cuanto más se aprende sobre la enfermedad y cómo manejarla, se obtiene más control sobre la vida.

Isbelia Farías

    Entendiendo los diferentes síntomas de las EII

    Los síntomas de las enfermedades inflamatorias intestinales pueden variar dependiendo de la inflamación y el lugar donde esta se desarrolla. Además, los síntomas pueden ser leves o severos. En algunos periodos, la enfermedad pudiese estar activa, seguida por periodos de remisión. Todo esto la convierte en una condición impredecible que puede implicar un reto. 

    Entre los síntomas más frecuentes de la enfermedad de Crohn y de la colitis ulcerosa se encuentra la diarrea, fatiga, dolor y cólicos abdominales, sangre en las heces, disminución del apetito y pérdida involuntaria de peso. 

    Variabilidad de los síntomas de las EII

    Los síntomas pueden variar en una persona o en otra. Algunos llegan a la remisión y se mantienen bien por mucho tiempo, incluso durante años, mientras otros tienen brotes con más frecuencia, lo cual puede afectar a nivel físico y emocional. 

    Además de los síntomas en el tracto gastrointestinal, algunas personas pudiesen experimentar otros síntomas en otras partes del cuerpo (asociados a la Enfermedad de Crohn), tales como enrojecimiento, dolor y picor en los ojos, llagas en la boca, dolor e inflamación en las articulaciones, quistes, ulceraciones o erupciones en la piel, osteoporosis, cálculos en los riñones, hepatitis o cirrosis, aunque menos frecuentes. 

    Estos son conocidos como manifestaciones extra-intestinales de la enfermedad de Crohn, pues, ocurren fuera del aparato digestivo y, algunas veces, pueden ser signos iniciales de dicha enfermedad. 

    Además, en el caso de la enfermedad de Crohn, los síntomas también pueden diferir dependiendo de qué parte del tracto gastrointestinal esté afectado. Estos son cinco tipos:

    • Colitis de Crohn (granulomatosa): afecta solamente el colon.

    • Enfermedad de Crohn gastroduodenal: afecta el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado).

    • Ileítis: afecta el íleon.

    • Ileocolitis: es la forma más común de la Enfermedad de Crohn que afecta el colon y el íleon (la última sección del intestino delgado).

    • Yeyunoleítis: produce parches desiguales de in?amación en el yeyuno (la mitad superior del intestino delgado).

    Lidiar con las EII

    Para comenzar, se debe lidiar con los sentimientos, aceptar la EII, aunque al inicio recibir el diagnóstico cause una impresión muy fuerte. Algunas personas se sienten abrumadas o fingen que no tienen la enfermedad, mientras que otras personas, luego de haber estado mal por un tiempo, se sienten aliviadas al saber que estos síntomas tienen un nombre. Aceptar una enfermedad no es fácil, peo intentarlo puede ser útil, siendo conscientes de que se tiene una condición médica y que se requiere hacer unos ajustes en la vida. 

    Cuanto más se aprende sobre la enfermedad y cómo manejarla, se obtiene más control sobre la vida. 

    La decisión de contarlo a otras personas depende del paciente, aunque al inicio pueda ser embarazoso, luego que los demás lo saben, puede ser menos estresante manejar la enfermedad, sobre todo si se debe salir corriendo de la habitación para ir al baño. Dar a conocer las necesidades también puede facilitar que la familia y amigos presten apoyo. 

    Es importante tener una buena relación con los profesionales de la salud, pues esto puede ayudar a encontrar el tratamiento más adecuado. Hablar abiertamente de los síntomas y de cómo se siente la persona, puede ayudar al personal médico a entender las necesidades, dudas o preocupaciones. 

    De igual modo, puede ser útil hacer una lista de preguntas para hacer en la próxima consulta, tomar notas durante la consulta sobre la opinión de los médicos o pedirle a una persona cerca que acompañe. 

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Gastroenterología