Enfermedad de injerto contra huésped se esconde detrás de inesperados síntomas gastrointestinales

Las células inmunitarias demuestran cada vez más que la ciencia no es un proceso lineal ni definitivo, sino que cada día continúan demostrando que sus síntomas pueden manifestarse de una manera no esperada por los expertos en medicina.


Enfermedad de injerto contra huésped se esconde detrás de inesperados síntomas gastrointestinales

Así lo manifestó una paciente diagnosticada con mieloma múltiple y amiloidosis que recibió un trasplante autólogo para buscar la cura de su condición en el hospital Auxilio Mutuo. 

El trasplante autólogo es cuando el paciente recibe sus mismas células madre después de que los médicos tratan el cáncer. El equipo clínico extrae las células madre de la sangre y las congela, después se administra una quimioterapia potente.

La enfermedad de injerto contra huésped ( (EICH, o GVHD por la siglas en inglés de Graft-Versus-Host-Disease)es una complicación médica común en determinados trasplantes de tejidos. Se asocia principalmente al trasplante de células pluripotenciales hematopoyéticas, comúnmente denominado trasplante de médula ósea.

La EICH ocurre cuando las células del sistema inmunitario del donante (el injerto, en este caso las del propio paciente) reconocen a las células y los tejidos normales del paciente como extraños y los atacan. Ocurre aproximadamente, entre el 20 y el 50 % de los pacientes después del trasplante, según literatura. Puede desarrollarse en cualquier momento después del trasplante. 

En este caso, un paciente de 55 años que presentó síntomas severos gastrointestinales después de haber sido sometido a una trasplante autólogo. El equipo médico que atendió el caso infería que los mismos pudieran deberse a una bacteria. 

“El paciente empezó con dolor de espalda y a tener alteraciones de los parámetros renales, cuando le hicimos biopsia del riñón izquierdo presentó una manifestación renal conocida como amiloidosis. Al tener ese tipo de alteración renal el paciente se puede diagnosticar como mieloma múltiple, es un cáncer de las células blancas”, explicó la doctora Blanco en un principio.

No obstante, a los tres días de recibir este trasplante autólogo el paciente empezó a presentar severo cuadro de diarreas y náuseas, aparentando un cuando a causa de una bacteria del intestino, pero la prueba para probar la existencia del patógeno arrojó negativo, continuó. 

Al noveno día el hombre no presentó mejoría y comenzó a tener falla renal. Los exámenes en ese instante encontraron una inflamación a través del colon. Luego de varias evaluaciones adicionales, se halló la EICH, que además, es más común que ocurra en pacientes con trasplantes alogénicos. 

imagen-cuerpo

“Lo curioso de este caso es que las manifestaciones de esa hiperactividad normalmente ocurren más con los trasplantes alogénicos y se manifiestan más a nivel dermatológico. A los pacientes les da un “rash” doloroso en todo el cuerpo y no da sintomatología gastrointestinal y este paciente sólo presentaba problemas gastrointestinales no esperábamos que tuviera la enfermedad de injerto contra el huésped”, enfatizó la doctora Joelia.

“Lo importante es siempre continuar buscando lo que tenga el paciente en mayor profundidad porque es bien raro ver este tipo de síntomas detrás de la enfermedad de injerto contra el huésped”, concluyó.


Artículos Relacionados