"El hígado graso continúa afectando a pacientes más jóvenes y con cambios hepáticos adversos", Dra. Ortiz

Por medio del FibroScan, un estudio no invasivo, se puede evaluar el tamaño del hígado, debido a la acumulación de la grasa.

Belinda Z. Burgos González Belinda Z. Burgos González
  • Belinda Z. Burgos González  - Correo Electrónico

El hígado graso continúa afectando a pacientes más jóvenes y con cambios hepáticos adversos, Dra. Ortiz

El hígado graso continúa siendo una amenaza de salud pública y cada día los médicos ven pacientes más jóvenes, con cambios severos a nivel hepático y que la condición silenciosa continúa teniendo repercusiones entre la población hispana.

Así lo recalcó la Dra. Grisell Ortiz- Lasanta, especialista en medicina interna y una de las principales investigadoras de hígado graso a nivel de protocolos clínicos en FDI Clinical Research, institución protagonista en la cura de la hepatitis C en Puerto Rico y dirigida por el Dr. José Rodríguez Orengo, científico y catedrático del Recinto de Ciencias Médicas.

"Tenemos pacientes que dentro de algún estudio muestran que hay una deposición anormal de grasa a nivel del tejido hepático. Lo podemos definir como pacientes que tienen más de un 5% de grasa. Esta enfermedad tiene múltiples factores de riesgo, dentro de los más comunes encontramos el síndrome metabólico, pacientes que tienen obesidad, con colesterol alto, diabetes, pacientes con problemas de tiroides y también se han visto factores genéticos en pacientes en Estados Unidos y Latinoamérica, hay una predisposición en pacientes hispanos y uno de los genes que más se ha visto es el que se conoce como PLPN3, que es un gen que ayuda a que entre más líquidos a nivel celular de los hepatocitos", explicó.

Añadió que aunque la condición no suele presentar síntomas en el inicio de sus etapas, los pacientes con esta enfermedad pudieran experimentar tienen algún tipo de molestia en el área del costado, cambios en niveles de las enzimas hepáticas, o en estudios sonográficos como el FibroScan "que ayuda a verificar cuánta grasa hay, pero la mayoría no van a presentar síntomas hasta que tengan una enfermedad más severa o pacientes que descubrieron que tienen hígado graso o cirrosis sin ningún factor de enfermedad para causar cirrosis"

"Estamos viendo pacientes bien jóvenes con cambios de hígado graso y con cambios severos de la condición del hígado graso. Esto puede progresar a una enfermedad que se le conoce como Esteatosis Hepática es No Alcohólica, que es una forma más severa de lo que conocemos de hígado graso. (Los pacientes) pueden desarrollar cirrosis hepática sin ser alcohólicos. He visto muchos pacientes jóvenes también que están en sobrepeso y pacientes que son diabéticos o prediabéticos. Precisamente la resistencia de insulina es uno de los factores mayores para que en el cuerpo se acumulen los ácidos grasos libres entre tejido hepático y eso desencadena un proceso inflamatorio que causa destrucción a nivel celular. Estos cambios producen cirrosis hepática", amplió.

Por medio del FibroScan, un estudio no invasivo, se puede evaluar el tamaño del hígado, debido a la acumulación de la grasa. 

"Estamos haciendo múltiples estudios críticos de medicamentos que se están tratando de utilizar para ayudar con la condición de hígado graso, para tratar de prevenir que los pacientes vayan a desarrollar cirrosis, reducir la grasa en el hígado, lo bueno que tiene el hígado es que puede regenerar, pero cuando llegamos a cirrosis tenemos más tejido muerto con el que es difícil trabajar. Esto es una combinación en el que se tienen que tener cambios de estilo de vida, mantener bien los niveles de azúcar, colesterol, hacer actividad física y ciertos pacientes que ya tienen fibrosis, tenemos que considerar usar alguno de estos medicamentos", insistió.

"Estamos viendo pacientes mayores de 20 años en etapa 3 de fibrosis que es bastante alta, así que es preocupante ver la cantidad de pacientes por debajo de los 30 años que ya tienen etapa 4", reveló la Dra. Ortiz-Lassanta. 

Con lo expuesto por la investigadora han concordado especialistas en gastroenterología consultados por este medio, donde han advertido en repetidas ocasiones que el hígado graso se posicionará pronto como la primera causa de trasplante hepático en la Isla, debido al aumento de condiciones como la obesidad, diabetes, entre otras en Puerto Rico.

Además, han recalcado que los estudios de la enfermedad señalan que la genética tiene un rol importante en el desarrollo de la enfermedad.

Si tiene hígado graso, o condiciones que pudieran promover el desarrollo de la enfermedad como prediabetes, diabetes, obesidad, enzimas hepáticas altas, entre otras, puede comunicarse con la Fundación de Investigación al 787.722.1248 para que puedan orientarle de cómo pudieran ayudarle. 

Vea la entrevista completa:

Sergio Nicolás Ortiz Cortés colaboró en esta historia. 

Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Gastroenterología