Diferenciar síntomas de Crohn y Colitis Ulcerativa, clave para mejorar tasas de remisión de los pacientes

Ambas condiciones afectan al sistema intestinal, pero tienen aspectos claves que las diferencian al momento del diagnóstico.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Diferenciar síntomas de Crohn y Colitis Ulcerativa, clave para mejorar tasas de remisión de los pacientes

    La Dra. Esther Torres, Directora del Centro para Enfermedades Inflamatorias del Intestino-UPR y presidenta de la fundación Esther A. Torres pro Enfermedades Inflamatorias del Intestino (FEAT), indicó que aunque estas condiciones afectan al sistema digestivo, no comparten el mismo impacto. 

    "No son lo mismo. Aunque crohns y colitis ulcerosa son las dos principales enfermedades inflamatorias del intestino, no son iguales porque la enfermedad de crohn puede afectar cualquier parte del tracto intestinal, y la colitis ulcerosa, solo se manifiesta en el intestino grueso en el colon", explicó la destacada doctora. 

    Por esa razón, los síntomas son distintos entre ambas condiciones, indicó Torres, quien explicó brevemente que en el caso de la colitis ulcerosa, son ulcerosa que se forman en el intestino grueso que dan sangrado, así que sería diarrea con sangre y entre los síntomas frecuentes destaca la diarrea con sangre y pujos. 

    En la enfermedad de crohn, se presenta una diarrea persistente, junto con dolor y perdida de peso."Por eso nosotros siempre insistimos, a la Colitis hay que ponerle apellido, porque colitis puede tener varias razones, y para este caso es importante hacer el diagnóstico adecuado. En este caso, la colonoscopia es la mejor prueba de cernimiento". 

    Hay un componente genético, las edades varían entre 15 y 35 años, y se describe un segundo pico después de 60 años con la condición, dijo. 

    La literatura médica refiere más diferencias entre las que se destacan las siguientes: 

    Extensión 

    Los principales diferencia entre la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn se debe a la diferente localización de las lesiones:

    – La enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier tramo del tracto digestivo, desde la boca hasta el ano. El colon y el íleon terminal (último tramo del intestino delgado) son las localizaciones más frecuentes. Además, la afectación es parcheada: puede dejar zonas sanas entre áreas lesionadas por la inflamación. 

    – La colitis ulcerosa no afecta al intestino delgado, solo al colon. Los cambios inflamatorios siempre comienzan en el recto y afectan al colon de manera ascendente. Por lo tanto, mientras que en la enfermedad de Crohn el recto de a veces está afectado, en la colitis ulcerosa siempre está afectado. La afectación es continua, es decir, no habrá parches de zonas no afectas entre zonas inflamadas. 

    Lesiones

    Como bien sabes si has leído el artículo introductorio sobre la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, la endoscopia es una prueba fundamental para realizar el diagnóstico. Esta prueba no solo permite ver de forma directa la mucosa intestinal y analizar su aspecto, gracias a la pequeña cámara que presenta en su extremidad, sino también permite realizar la biopsia de las zonas más afectadas. Es decir, permite recoger pequeñas muestras de tejido que se analizarán seguidamente en el microscopio. 

    Entre la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa existen diferencias visibles a "simple ojo" (diferencias macroscópicas) y bajo el microscopio (diferencias microscópicas). 

    A nivel macroscópico, en la enfermedad de Crohn se pueden ver: 

    – una mucosa en empedrado, con úlceras profundas, aftas y fisuras transversales.

    – estenosis y fístulas, en el 75% de los casos. Esto se debe a que la inflamación afecta a todas las capas de la pared intestinal, de manera que queda engrosada en su totalidad. Esto puede originar zonas donde disminuye el calibre del intestino, llamadas estenosis, y trayectos que comunican el intestino con órganos vecinos o la piel, llamadas fístulas. 

    En cambio, la colitis ulcerosa no produce fisuras ni fístulas, pero se puede evidenciar: 

    – una superficie mucosa granular.

    –úlceras superficiales en ocasiones (siendo profundas solo en casos graves) y pseudopólipos.

    – friabilidad (con sangrado al roce).

    A nivel microscópico, la enfermedad de Crohn puede originar granulomas, es decir, masas compuestas por células del sistema inmunitario que se agrupan como en "bola" para intentar aislar sustancias extrañas, que el cuerpo no reconoce.

    En cambio, la colitis ulcerosa puede originar los llamados abscesos crípticos.

    Síntomas

    Los síntomas son bastante similares en las dos enfermedades, aunque pueden existir algunas diferencias: 

    – En la enfermedad de Crohn es más frecuente el dolor abdominal. Además, puede ir asociada de una masa palpable en algunos casos y de síntomas de malestar general, adelgazamiento, fiebre y otro síntoma muy frecuente es la diarrea. Aunque ésta es diferente en función de la zona del colon inflamada, suele ser de mayor volumen que la diarrea de la colitis ulcerosa. Por otra parte, la presencia de fístulas y enfermedad perianal (fístulas, fisuras o abscesos anales) es frecuente.

    – En la colitis ulcerosa son más frecuentes la presencia de sangre y moco en las heces (es decir, la proctorragia). Aunque la diarrea también es frecuente, suele ser en forma de deposiciones más pequeñas y numerosas. Además, puede existir tenesmo (sensación de no acabar de evacuar del todo) y dolor cólico. Los síntomas generales solo se dan en casos graves.

    Vea la entrevista completa: 


    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Gastroenterología