Antibióticos contra la bacteria Helicobacter pylori interrumpen brevemente la microbiota intestinal

Según investigaciones, los tratamientos aumentan la resistencia a los antibióticos de la microbiota intestinal, pero solo durante unos meses.

Luisa Ochoa

    Antibióticos contra la bacteria Helicobacter pylori interrumpen brevemente la microbiota intestinal

    Los tratamientos para erradicar las infecciones por la bacteria Helicobacter pylori (H. pylori) aumentan la resistencia a los antibióticos, pero solo durante unos meses, informaron los investigadores en Digestive Disease Week® (DDW).

    El hallazgo se aplica de manera similar a la terapia cuádruple con levofloxacina y la terapia cuádruple con bismuto, las cuales son igualmente eficaces como tratamientos de segunda línea, dijo Jyh-Ming Liou, MD, PhD, profesor clínico de medicina interna en la Universidad Nacional de Taiwán en Taipei.

    Esto brinda cierta tranquilidad de que un mayor uso de antibióticos para tratar estas infecciones no causará alteraciones a largo plazo en los microbiomas de los pacientes, dijo Liou.

    "Tal vez si tenemos indicaciones para el tratamiento con antibióticos, entonces no nos preocupamos por la aparición de resistencia en nuestros cuerpos", afirmó. "Pero la acumulación de anticuerpos en el medio ambiente puede inducir a las bacterias a mutar, por lo que tal vez todavía necesitemos un empleo cauteloso de los antibióticos".

    Las infecciones por H. pylori son cada vez más difíciles de tratar a medida que más cepas desarrollan resistencia a los antibióticos, lo que lleva a los médicos a utilizar regímenes con múltiples agentes. Esto, a su vez, ha generado preocupaciones de que la microbiota intestinal podría verse alterada, y los patógenos podrían desarrollar su propia resistencia.

    Para explorar estos riesgos, Liou y sus colegas reclutaron adultos cuyas infecciones por la bacteria no se erradicaron con éxito y signaron al azar a 280 pacientes cada uno a una de las dos terapias de segunda línea, levofloxacino cuádruple o bismuto cuádruple. 

    Al inicio del estudio, los investigadores no pudieron encontrar ninguna diferencia estadísticamente significativa en la demografía de los dos grupos, el consumo de cigarrillos y alcohol, o las úlceras, así como la resistencia a los antibióticos en la microbiota de los pacientes entre los grupos.

    La terapia cuádruple con levofloxacino consistió en esomeprazol 40 mg y amoxicilina 1 g durante los primeros 7 días, seguido de esomeprazol 40 mg, metronidazol 500 mg y levofloxacino 250 mg durante otros 7 días (todos dos veces al día).

    La terapia cuádruple de bismuto consistió en esomeprazol 40 mg dos veces al día, dicitrato de bismuto tripotásico 300 mg cuatro veces al día, tetraciclina 500 mg cuatro veces al día y metronidazol 500 mg tres veces al día, durante 10 días.

    Los investigadores recolectaron muestras de heces al inicio, la semana 2, la semana 8 y 1 año después de la terapia de erradicación y las analizaron para determinar la diversidad de microbiota y la susceptibilidad a los antibióticos.

    Las tasas de erradicación de H. pylori fueron casi las mismas en las dos terapias de segunda línea: 87,9 % para el cuádruple de levofloxacino y 87,5 % para el cuádruple de bismuto. Cuando se utilizaron como terapias de tercera línea (rescate), las tasas de éxito también fueron estadísticamente iguales, y la tasa de erradicación acumulada de segunda y tercera línea fue del 95,6 % para el cuádruple de levofloxacino y del 96,6 % para el cuádruple de bismuto.

    Los dos tratamientos difirieron en los eventos adversos, con un 48,4 % para el cuádruple de levofloxacino y un 77,3 % para el cuádruple de bismuto, lo que fue estadísticamente significativo. Después de un año, H. pylori volvió a infectar al 2,5 % del grupo de levofloxacino y al 3 % del grupo cuádruple de bismuto.

    Los investigadores usaron la secuenciación metagenómica para examinar las bacterias en la microbiota de los pacientes en busca de resistencia a los antibióticos. Empleando la secuenciación de ARNr 16S, encontraron que la proporción de géneros y especies con cambios significativos en la abundancia a las 2 semanas después del tratamiento en comparación con el valor inicial fue del 52,4 % para la terapia cuádruple con levofloxacino frente al 45,1 % para la terapia cuádruple con bismuto.

    Sin embargo, 8 semanas después del tratamiento, la proporción con cambios significativos se redujo al 5,8 % para el grupo de levofloxacino y al 21,5 % para el grupo de bismuto. Y al final de un año, se redujeron aún más al 0,9 % para el grupo de levofloxacino y al 8,4 % para el grupo de bismuto.

    "En general, fue tranquilizador que, incluso después de administrar estas combinaciones de diferentes antibióticos, finalmente no parece afectar el patrón de resistencia en las bacterias que se encuentran más abajo en el intestino", dijo el moderador de la sesión, Steven Moss, MD, profesor de medicina en la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island

    Aun así, continuar acumulando más y más antibióticos para tratar las infecciones por H. pylori no funcionará para siempre porque las cepas están desarrollando resistencia muy rápidamente, dijo. "Ciertamente, vamos a tener peores erradicaciones en el futuro a menos que podamos encontrar nuevos trucos".

    Un desarrollo esperanzador son las nuevas técnicas para evaluar la resistencia de H. pylori a antibióticos específicos antes de iniciar el tratamiento, dijo Moss.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Gastroenterología