Médicos establecen la necesidad de educación sobre la importancia del yodo en mujeres embarazadas

El estudio es parte de la Sección de Endocrinología del Recinto de Ciencias Médicas

Belinda Z. Burgos González

    Médicos establecen la necesidad de educación sobre la importancia del yodo en mujeres embarazadas

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido la deficiencia de yodo como una UIC mediana de 150 µg / L en poblaciones de mujeres embarazadas, que significa un aproximado en la ingesta de yodo por medio de la concentración de yodo en orina.

    Para evaluar los niveles de yodo y su inclusión en la nutrición de mujeres embarazadas puertorriqueñas, médicos de la Sección de Endocrinología del Recinto de Ciencias Médicas realizaron un estudio que evaluó una muestra de 125 mujeres embarazadas.

    El yodo es un mineral presente en algunos alimentos. El cuerpo necesita yodo para producir hormonas tiroideas, que controlan el metabolismo del cuerpo y otras funciones importantes. 

    También son necesarias para el desarrollo apropiado de los huesos y el cerebro durante el embarazo y la infancia.

    “La deficiencia de yodo es un problema de salud pública mundial y, aunque prevenible, puede ser causa del retraso en el desarrollo neurológico de los bebés. No existen datos sobre la nutrición y la importancia del yodo entre las mujeres embarazadas en Puerto Rico. El objetivo de este estudio fue evaluar los niveles de yodo en mujeres embarazadas, los factores que influyen en estos niveles y el conocimiento sobre la importancia de la nutrición con yodo entre las embarazadas puertorriqueñas”, reza el estudio del cual formó parte la endocrinóloga, Dra. Loida González Rodríguez.

    El estudio fue uno transversal que reclutó la muestra en una clínica obstétrica ambulatoria de alto riesgo en San Juan. Los datos se recogieron mediante encuesta y muestras de orina. 

    Dentro de los criterios de exclusión de la muestra estuvieron mujeres que tomaban medicamentos para la tiroides o las que se habían sometido a estudios de contraste con yodo en los últimos 6 meses. 

    Entre los resultados más significativos estuvieron que la UIC mediana fue de 182 µg / L. 

    Solo 3 (2%) de los participantes sabían que las mujeres embarazadas necesitan una mayor ingesta de yodo, y el 78% informó que tomaba vitaminas prenatales, 77% de las cuales eran productos recetados, se detalla. 

    Los participantes que informaron haber tomado vitaminas prenatales recetadas tenían una UIC mediana de 148.6 µg / L en comparación con los que no tomaban vitaminas prenatales recetadas, que tenían una UIC media de 249,7 µg / L. 

    “Nuestra muestra reflejó un nivel de yodo adecuado. La mayoría de las mujeres usaban vitaminas prenatales recetadas con un contenido de yodo desconocido”, señalaron.

    “Sin embargo informaron no haber recibido ninguna educación por parte de los proveedores de atención médica con respecto a las necesidades de yodo en la nutrición”, concluyeron.

    El estudio fue publicado en el ACCE Endocrine Practice Journal.

    Otros autores del estudio fueron el Dr. Eduardo Rodríguez Díaz, la Dra. Jinetsy Rivera Ortiz, Dra. Sun Lee, Dra. Xuemei He y Dra. Elizabeth Pearce.

    Mas noticias de Endocrinología-Diabetes