Volver a infectarse de COVID-19 luego de la vacuna es poco probable

Después de la vacuna contra el COVID-19 una reinfección es poco frecuente, pero los casos que se han dado son el recordatorio de que aún estando vacunado se necesita seguir los protocolos de bioseguridad.


Volver a infectarse de COVID-19 luego de la vacuna es poco probable

Le ocurrió a un médico en New York, Estados Unidos quien ya había sido inmunizado con las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19. Despertó con dolor de cabeza, cansancio, también experimentó fiebre y perdió sus sentidos del olfato y el gusto. Al hacer de nuevo la prueba de COVID-19 salió positivo.

“Fue una enorme conmoción”, dijo. Sabía que ninguna vacuna tiene un 100% de efectividad y que a él le habían aplicado era eficaz en un 95%en su ensayo clínico a gran escala. “Pero, de alguna manera, en mi mente, era del 100%”, agregó.

El médico es uno de los pocos casos que después de haber recibido la dos dosis de la vacuna de Pfizer se infecto de COVID-19 de nuevo. 83 millones de estadounidenses han recibido una dosis de alguna vacuna contra el COVID-19 y no se sabe aún cuántos de ellos tendrán una infección posvacunación, aunque nuevas investigaciones indicaron que el número es muy bajo.

Un estudio descubrió que sólo cuatro de 8121 empleados completamente vacunados en el Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern en Dallas se infectaron. Otro halló que solo siete de 14.990 trabajadores en UC San Diego Salud y en la Facultad de Medicina David Geffen de la universidad de California, campus Los ángeles, dieron positivo dos o más semanas después de recibir la segunda dosis de las vacunas de Pfizer- BioNTech o Moderna.

Estas investigaciones se publicaron el martes pasado en el New England Journal of Medicine, muestran cuán bien funcionan las vacunas en el mundo real y durante un periodo de transmisión.

Así estos casos son muy raros , es importante recordar que las personas vacunadas puedan volver a tener COVID-19 ya que el virus continúa circulando de manera extendida.

“Sentimos que estos datos no deben conducir a que las personas digan: ‘vamos a vacunarnos y podremos dejar de usar cubrebocas”, dijo Francesca J.Torrini, médica especializada en enfermedades infecciosas en UC San Diego Salud que lideró el estudio en California. “Estas medidas tienen que continuar hasta que un gran segmento de la población haya sido vacunada”, dijo a New York Times.

Algunos de los trabajadores de la salud que dieron positivo por COVID-19 en el estudio presentaron síntomas y se presentaron leves, lo que indica que las vacunas los protegieron. Eso hace eso a datos de los ensayos clínicos de la vacuna que indican ue las infecciones posvacunación fueron leves y no se necesito hospitalización, otra personas no tuvieron síntomas y supieron por medio de realizarse la prueba para estos estudios o como parte de su atención médica.

Médicos de la Universidad de Carolina del Norte descubrieron algunos casos asintomáticos en pacientes vacunados a los que le realizaron pruebas para detectar el COVID-19 antes de una cirugía u otros procedimientos médicos, según David Wohl, director médico de la Clínica de Vacunación de ese Centro.

El médico indicó que la ausencia de síntomas puede significar que la vacuna si está haciendo bien su trabajo y evita que las personas se enfermen, incluso si no bloquea por completo que el virus la infecte.

La vocera de la agencia  de los Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, Kristen Nordlund, estudian los casos de infección posvacunación, este es un aspecto que se está analizando ya que están considerando que puedan ser las variantes particulares  del COVID-19 que están jugando un papel donde puedan dar infección después de la vacuna.

“Actualmente, no existe evidencia de que la COVID-19 después de la vacunación esté ocurriendo debido a cambios en el virus”, dijo Nordlund.

En los próximos meses, se espera que Pfizer y Moderna den a conocer los datos que deben indicar con qué frecuencia las personas vacunadas se infectan con el virus, incluso si no tienen síntomas. Las compañías han hecho pruebas a participantes en sus ensayos clínicos en búsqueda de anticuerpos a una proteína llamada N que es parte del coronavirus, pero no parte de la vacuna. El hallazgo de estos anticuerpos significa que una persona vacunada ha sido infectada por el virus. Algunos voluntarios de los estudios también son sometidos, de manera regular, a un hisopado con el fin de detectar si tienen una infección viral activa.

Fuente:

The New York Times. Enfermar de COVID-19, luego de la vacunación, es posible pero muy poco probable. Disponible en: https://www.nytimes.com/es/2021/03/25/espanol/contagio-despues-vacuna-covid.html


Artículos Relacionados