Relaciononan infección leve de COVID-19 con aumento de casos de la diabetes de tipo 2

A esta conclusión llegaron investigadores, tras la publicación de datos que enlazaban el desarrollo de diabetes en pacientes diagnosticados con COVID meses anteriores

María Camila Sánchez

    Relaciononan infección leve de COVID-19 con aumento de casos de la diabetes de tipo 2

    Las personas que se recuperan de un caso leve de COVID-19 parecen tener un mayor riesgo de padecer posteriormente diabetes de tipo 2, pero no otros tipos de diabetes, según sugieren nuevos datos.

    Los resultados, procedentes de una base de datos de atención primaria de ámbito nacional en Alemania, se han publicado recientemente en Diabetologia.

    "Si se confirman, los resultados del presente estudio indican que debería recomendarse el cribado de la diabetes en individuos que se han recuperado incluso de una COVID-19 leve", afirman el doctor Wolfgang Rathmann, del Centro Leibniz de Investigación sobre la Diabetes de la Universidad Heinrich Heine de Düsseldorf (Alemania), y sus colegas.

    Estos datos de atención primaria se alinean con los de otros estudios de pacientes más graves con COVID-19 que encontraron mayores tasas de diagnósticos de diabetes tipo 2 en los meses posteriores a la enfermedad, señalan.

    "La infección por COVID-19 puede conducir a la diabetes por la regulación del sistema inmunitario después de la remisión, lo que puede inducir la disfunción de las células beta pancreáticas y la resistencia a la insulina, o los pacientes pueden haber estado en riesgo de desarrollar diabetes debido a que tienen obesidad o prediabetes, y el estrés que COVID-19 puso en sus cuerpos lo aceleró", dijo Rathmann en un comunicado de prensa.

    Sin embargo, dado que los pacientes con COVID-19 en el estudio sólo fueron seguidos durante unos 3 meses, "es necesario un mayor seguimiento para entender si la diabetes tipo 2 después de la COVID-19 leve es sólo temporal y puede revertirse después de que se hayan recuperado completamente, o si conduce a una condición crónica", señaló.

    Aumento de la diabetes de tipo 2 tres meses después de la COVID-19 leve

    El análisis de cohorte retrospectivo se llevó a cabo utilizando datos del Disease Analyzer, un panel representativo de 1171 consultas médicas en Alemania, desde marzo de 2020 hasta enero de 2021, con seguimiento hasta julio de 2021.

    Se excluyeron los individuos con antecedentes de COVID-19 o diabetes y los que tomaban corticosteroides en los 30 días posteriores a las fechas índice.

    Un total de 35.865 pacientes con infección confirmada por SARS-CoV-2 fueron emparejados por puntuación de propensión sobre una base de uno a uno para el sexo, la edad, el seguro de salud y las comorbilidades con aquellos que tenían infecciones agudas del tracto respiratorio (controles) pero eran COVID-19 negativos. La mediana de seguimiento fue de 119 días para el grupo COVID-19 y de 161 días para los controles.

    Hubo un aumento del 28% en el riesgo de diabetes de tipo 2 para los que tenían COVID-19 frente a los controles (15,8 por 1000 personas-año frente a 12,3 por 1000 personas-año, respectivamente, lo que fue significativamente diferente, y una tasa de incidencia [IRR] de 1,28).

    La incidencia de otros tipos de diabetes o diabetes no especificada para los grupos COVID-19 y de control no difirió significativamente (4,3 por 1000 personas-año frente a 3,7 por 1000 personas-año; TIR, 1,17).

    Se observaron resultados similares en los análisis de sensibilidad por prescripciones de medicamentos para reducir la glucosa y por códigos CIE-10.

    Aunque no es probable que la diabetes de tipo 2 sea un problema para la gran mayoría de las personas que padecen COVID-19 leve, los autores recomiendan que cualquier persona que se haya recuperado de COVID-19 sea consciente de los signos y síntomas de advertencia, como la fatiga, la micción frecuente y el aumento de la sed, y busque tratamiento de inmediato.

    El registro CoviDiab realiza un seguimiento de la diabetes de tipo 1 y 2

    A lo largo de la pandemia, ha habido datos contradictorios sobre si COVID-19 induce o revela una propensión a la diabetes de tipo 1 y 2.

    El registro global CoviDiab está haciendo un seguimiento de esto e incluirá el tipo de diabetes para adultos y niños.

    El objetivo es contar con "el mayor número posible de casos de diabetes de nueva aparición para los que podamos disponer también de un conjunto mínimo de datos clínicos que incluyan el tipo de diabetes y la A1c", declaró previamente a Medscape Medical News el co-investigador principal, el doctor Francesco Rubino, del King's College de Londres (Reino Unido).

    "Analizando esta información podemos inferir si es clínicamente plausible -o no- un papel de COVID-19 en el desencadenamiento de la diabetes y qué tipo de diabetes se asocia con mayor frecuencia a COVID-19".

    Rubino dijo que el equipo de CoviDiab está abordando los datos con la suposición de que, al menos en los adultos diagnosticados de diabetes de tipo 2, la explicación podría ser que la persona ya tenía una diabetes no diagnosticada o que la hiperglucemia puede ser inducida por el estrés y temporal.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Covid-19