¿Qué tan bien resiste nuestra inmunidad al virus del COVID-19?

Estudios aseguran que la inmunidad a la infección reduce con el paso de los meses, pero las posibilidades de requerir hospitalización en caso de contagio, siguen siendo muy bajas.

María Camila Sánchez

    ¿Qué tan bien resiste nuestra inmunidad al virus del COVID-19?

    Dado que la mayoría de normas sanitarias en el mundo han estado flexibilizando el requisito de uso de mascarillas, y otras medidas de precaución para evitar el contagio por COVID-19, es normal que surjan preguntas en torno a una posible infección y cómo podría reaccionar nuestro organismo después de haber sido inmunizados.

    Los investigadores han estudiado esta cuestión y, en general, han descubierto que, en el caso de las personas que están al día con sus vacunas contra el covid-19 (es decir, que reciben un refuerzo cuando se recomienda), la protección contra la enfermedad disminuye tres o cuatro meses después de la última dosis, pero la protección contra la hospitalización y la muerte sigue siendo alta.

    El motivo es el siguiente: los anticuerpos -la primera línea de defensa del sistema inmunitario- disminuyen gradualmente después de una infección o vacuna. A lo largo de unos meses, desaparecen, y eso es normal. Pero esto deja al cuerpo expuesto a otra invasión vírica.

    La buena noticia es que, aunque la defensa inmunitaria comienza con los anticuerpos, no termina ahí. Otras células, como los linfocitos B y los linfocitos T, conservan la memoria del virus o de la vacuna, por lo que pueden fabricar otro ejército de anticuerpos si vuelven a encontrarse con ese patógeno.

    Se necesita algún tiempo para crear ese ejército, así que mientras tu cuerpo se prepara para luchar, puede que tengas algunos síntomas. Sin embargo, al final tu sistema inmunitario debería acudir al rescate y ayudarte a recuperarte sin demasiados problemas.

    En general, así es como se supone que funciona. Pero, a veces, este proceso no sale como está previsto para todo el mundo. Los adultos mayores y las personas con una función inmunitaria inferior pueden necesitar ayuda adicional para evitar las peores consecuencias de una infección por covid-19.

    Protección tras la infección por covid-19

    Los datos presentados esta semana al Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. desglosan esta cuestión.

    Así es como la protección se mantiene en la vida real contra una infección por la variante del coronavirus ómicron que causa síntomas. Si tienes:

    *Dos dosis de la vacuna Johnson & Johnson son un 30 % efectivas entre dos y cuatro meses después de sus vacunas.

    *Una dosis de Johnson & Johnson y una dosis de una vacuna de ARNm de Pfizer/BioNTech o Moderna son un 55 % efectivas entre los meses 2 y 4.

    *Con tres dosis de una vacuna de ARNm, sus vacunas tienen una eficacia del 63 % entre los meses 2 y 4.

    Después de cinco meses, las dosis de refuerzo no ofrecen casi ninguna protección contra la infección por ómicron, según datos de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido.

    Protección contra la hospitalización con un sistema inmunitario débil

    Cuando se trata de atención de urgencia u hospitalización, la protección que se obtiene de las vacunas depende del sistema inmunitario.

    Sara Tartof, epidemióloga de Kaiser Permanente en el sur de California, ha estado estudiando la eficacia de una tercera dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer para mantener a los adultos de su sistema de salud fuera del hospital.

    Hasta tres meses después de la tercera dosis, la eficacia de la vacuna contra la hospitalización era del 85 %, pero cayó al 55 % al cabo de tres meses. Sin embargo, tras un análisis más detallado, descubrió que estos resultados se debían en gran medida al sistema inmunitario.

    "No vimos ninguna evidencia de disminución excepto en los inmunocomprometidos", dijo Tartof. "En los inmunocomprometidos, la eficacia de la vacuna básicamente empieza siendo baja y va disminuyendo".

    Pero en el caso de las personas con un sistema inmunitario normal, la eficacia de la vacuna contra la hospitalización seguía siendo alta, en torno al 86 %, al cabo de tres meses.

    Los resultados de su estudio inicial se publicaron en The Lancet Repiratory Medicine. Tartof dice que tiene previsto actualizarlos pronto con los resultados del sistema inmunitario.

    En general, los investigadores están comprobando que, en el caso de los adultos de 50 años o más cuyo sistema inmunitario funciona con normalidad, la protección comienza siendo alta y se mantiene elevada -alrededor del 84 % -- hasta seis meses después de una dosis de refuerzo, cuando hay riesgo de ser hospitalizado por una infección causada por la variante ómicron.

    En el caso de los adultos de 50 años o más que tienen una función inmunitaria reducida, como los que se han sometido a trasplantes de órganos sólidos o están recibiendo tratamiento contra el cáncer, la protección de un refuerzo es inicialmente buena, pero disminuye más rápidamente.

    Por ejemplo, hasta dos meses después de una dosis de refuerzo de una vacuna de ARNm, un adulto inmunodeprimido puede esperar una protección del 81 % frente a la hospitalización en caso de contraer una infección causada por la variante ómicron, pero esa protección se reduce a cerca del 49 % después de cuatro meses, según los nuevos datos de los CDC. Esta es una de las razones por las que se ha dado prioridad a este grupo para que reciba refuerzos adicionales.

    Protección inmunitaria tras la infección

    Un estudio publicado esta semana en la revista JAMA Network Open descubrió que las personas no vacunadas que se habían recuperado de covid-19 tenían alrededor de un 85 % menos de probabilidades de volver a contraerla, en comparación con las personas no vacunadas y no infectadas. Las personas que se habían recuperado de la infección tenían un 88 % menos de probabilidades de ser hospitalizadas que las no vacunadas.

    Los investigadores afirmaron que esta protección estaba a la par con la conferida por las vacunas de ARNm y se mantenía estable hasta nueve meses después de la infección.

    Los CDC afirman que aproximadamente el 90 % de las personas que se infectan con covid-19 generan anticuerpos después de la infección. Pero el grado de protección que se obtiene de una infección depende de los síntomas. Las personas con síntomas generarán más anticuerpos que las que no los tienen y las personas que fueron hospitalizadas generan más anticuerpos que las que no lo fueron.

    Sin embargo, todas las apuestas están fuera de lugar cuando se trata de ómicron. Un estudio reciente realizado en Qatar reveló que, si bien una infección previa protegía en gran medida -alrededor del 90 %- contra la reinfección por las variantes alfa, beta y delta, solo lo hacía en un 56 % contra ómicron. Los resultados graves tras la infección fueron poco frecuentes.

    Los expertos están de acuerdo en que contraer una infección por covid-19 no es una buena forma de crear inmunidad porque puede ser muy impredecible, incluso mortal. Pero, si se ha tenido una, es probable que se tenga cierta protección frente a ella y la gente debería poder contar con eso a la hora de pensar en el riesgo, dijo el Dr. Dorry Segev, cirujano de trasplantes de la Facultad de Medicina Grossman de la NYU, al Dr. Sanjay Gupta, corresponsal médico jefe de CNN.

    "El covid es una forma de obtener inmunidad de alto riesgo y de altas consecuencias. Pero, si has tenido covid y has pasado por eso y tienes inmunidad, eso es algo que tenemos que respetar y tenemos que incorporar en las formas en que dibujamos el nuevo contrato social de covid", dijo Segev.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Covid-19