Dosis de refuerzo no serian necesarias para personas sanas y con proceso de vacunación completo

OMS afirma que por el momento la tercera dosis de la vacuna serian para personas inmunosuprimidas.

Belinda Z. Burgos González

    Dosis de refuerzo no serian necesarias para personas sanas y con proceso de vacunación completo

    De acuerdo a entidades de salud y como se ha visto en semanas anteriores, el proceso de vacunación de una tercer dosis es ya casi un hecho, este refuerzo estaría dirigido para personas que se encuentran inmunosuprimidas, es decir, aquellos pacientes que están en terapias contra el cáncer o que han pasado por algún procedimiento a gran escala.

    A lo que la la Organización Mundial de la Salud (OMS), sugiere que esta dosis de refuerzo no se administre en aquellas personas que se encuentran en buen estado de salud y su proceso ya ha culminado con satisfacción, ya que en estos casos no seria necesario, por lo que expertos recomiendan que esta nueva etapa de vacunación estaría dirigida para un sesgo poblacional específico.

    "La tercera dosis puede ser necesaria para las personas de mayor riesgo, cuando hay evidencia de disminución de la inmunidad contra la enfermedad grave la muerte, como el pequeño grupo de personas inmunodeprimidas que no respondieron suficientemente a las dosis iniciales o ya no están produciendo anticuerpos, pero no queremos que se generalice a personas sanas totalmente vacunadas", sostuvo El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

    Además agregó: La gran desigualdad en las vacunas de COVID-19 es una cuestión de vida o muerte para nuestros hermanos y hermanas en los países de bajos ingresos. Alrededor del mundo se siguen viendo impactantes desigualdades en el acceso a las vacunas contra l COVID-19. Ya se han administrado más de 5.000 millones de vacunas en el mundo, y casi el 75 por ciento de ellas han sido en solo 10 países".

    Por otro lado, una nueva investigación sugiere que la infección por SARS-CoV-2, puede impulsar de mayor forma la manifestación de coágulos sanguíneos y por consiguiente complicar aun mas a un paciente que las propias vacunas.

    La vacunación tanto con la vacuna AstraZeneca / Oxford como con la vacuna Pfizer BioNTech aumenta el riesgo a corto plazo de algunos eventos adversos hematológicos y vasculares que conducen a la hospitalización o la muerte, según sugiere un estudio.

    Sin embargo, para el grupo de investigadores es importante destacar que los riesgos de estos resultados después de la vacunación fueron mucho menores que los asociados con la infección por SARS-CoV-2 en la misma población.

    El documento inicial indica que los investigadores encontraron un mayor riesgo de trombocitopenia, tromboembolismo venoso y otros eventos trombóticos arteriales raros en intervalos de tiempo cortos después de una primera dosis de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19, y de tromboembolismo arterial e ictus isquémico después de una primera dosis de la vacuna de ARNm BNT162b2.

    “Se encontró un mayor riesgo de CVST después de una primera dosis de ambas vacunas, lo que podría ser una señal potencial, aunque los números fueron pequeños y se necesita una mayor confirmación. Es importante destacar que los riesgos de estos resultados después de la vacunación fueron mucho menores que los asociados con la infección por SARS-CoV-2 en la misma población”, detallan. 

    La investigación, publicada en The British Medical Journal, mostró un mayor riesgo de trombocitopenia y tromboembolismo venoso con la vacuna AstraZeneca, y un mayor riesgo de tromboembolismo arterial después de la vacuna Pfizer.

    Sin embargo, el riesgo de esas afecciones después de una primera dosis de cualquiera de las vacunas fue significativamente menor que los mismos resultados de la infección con el virus SARS-CoV-2, enfatizaron los investigadores.

    Análisis a gran escala

    Dijeron que su análisis fue el primero en comparar las vacunas AstraZeneca y Pfizer con los riesgos de COVID a gran escala.

    El estudio se basó en datos de 29,1 millones de personas que fueron vacunadas entre el 1 de diciembre de 2020 y el 24 de abril de 2021. Durante ese tiempo, 19,6 millones de personas recibieron una primera dosis de AstraZeneca, 9,5 millones recibieron la inyección de Pfizer y 1,8 millones dieron positivo para SARS-CoV-2.

    El equipo de investigación, dirigido por la Universidad de Oxford, indicó que fue hallado un mayor riesgo de trombocitopenia y tromboembolismo venoso de 8 a 14 días después de una primera dosis de la vacuna AstraZeneca, pero esto no significó un aumentó en el riesgo de tromboembolismo arterial.

    Por el contrario, la vacunación con Pfizer se asoció con tromboembolismo arterial 15 a 21 días después de la vacunación, pero no se asoció con un mayor riesgo relativo de trombocitopenia o tromboembolismo venoso.

    Los investigadores calcularon la cantidad de exposiciones necesarias para un evento en exceso y la cantidad en exceso de eventos por cada 10 millones de personas expuestas a cada vacuna, o con una prueba positiva de SARS-CoV-2.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Covid-19