Raro caso: mujer presenta gonorrea ocular

La mujer de 24 años no podía abrir su ojo izquierdo.

Belinda Z. Burgos González Belinda Z. Burgos González
  • Belinda Z. Burgos González  - Correo Electrónico

Raro caso: mujer presenta gonorrea ocular

Médicos recibieron en la sala de urgencias a una mujer de 24 años con antecedentes de dos días de enrojecimiento, dolor, visión borrosa y secreción amarilla en el ojo izquierdo. 

El caso publicado en recientemente en la literatura científica, indica que la paciente no presentaba los síntomas típicos de dolor de garganta, disuria, flujo vaginal, dolor abdominal, sarpullido o dolor en las articulaciones y que no fue sino hasta el examen, donde narró que no podía abrir el ojo izquierdo. 

"Se observaron tumefacción periorbitaria, proptosis y secreción purulenta. La conjuntiva estaba hiperémica, hinchada y purulenta. Los movimientos extraoculares estaban intactos. La tomografía con contraste mostró inflamación postseptal del ojo izquierdo, que se extendía a la grasa extraconal e intraconal", sostiene la investigación publicada. 

La tinción de Gram de la secreción mostró diplococos intracelulares gramnegativos y en los cultivos del líquido, creció Neisseria gonorrhoeae, una bacteria Gram-negativa, que microscópicamente aparece como diplococos. 

También se realizó el diagnóstico de conjuntivitis gonocócica con celulitis preseptal y orbitaria. Un ensayo de reacción en cadena de la polimerasa de la orina fue negativo para gonorrea. No se recolectaron muestras faríngeas, rectales y cervicales, indica el caso.

La tinción de Gram es una prueba que detecta bacterias en el lugar donde se sospecha una infección, como la garganta, los pulmones, los genitales o las lesiones en la piel. Las tinciones de Gram también se pueden usar para detectar bacterias en ciertos fluidos corporales, como la sangre o la orina.

Se puede contraer gonorrea en el ojo si entra en contacto con líquidos infectados, y a eso se le denomina conjuntivitis gonocócica. La gonorrea que afecta los ojos puede causar dolor ocular, sensibilidad a la luz y secreción similar al pus de uno o ambos ojos. Igualmente, puede afectar la garganta e inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello, según literatura.

Las pruebas de detección de otras infecciones de transmisión sexual fueron negativas. Sus síntomas se resolvieron con tratamiento antibiótico intravenoso.

Acceda al caso aquí.


Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Casos-Clinicos