¿Menor riesgo de hipertensión en pacientes con las piernas ´más gordas´?

Una investigación ha evidenciado resultados poco convencionales: los adultos con más tejido graso en las piernas o en términos más coloquiales, que tienen las piernas más gordas, tendrían un porcentaje más bajo de tener presión arterial alta.

Redacción MSP

    ¿Menor riesgo de hipertensión en pacientes con las piernas ´más gordas´?

    Los resultados de la investigación son algo inconclusos, incluso después de aislar a los pacientes por edad, sexo, raza y etnia, educación, tabaquismo, consumo de alcohol, niveles de colesterol y grasa de la cintura, aunque en menor grado.

     "En última instancia, lo que notamos en este estudio es una discusión continua de ´no es solo cuánta grasa tienes, sino dónde se encuentra la grasa. (...) Aunque sabemos con certeza que la grasa alrededor de la cintura es perjudicial para la salud, no se puede decir lo mismo de la grasa en las piernas. Si tiene grasa alrededor de las piernas, lo más probable es que no sea algo malo e incluso puede protegerlo de la hipertensión. de acuerdo con nuestros hallazgos ", dijo el investigador principal Aayush Visaria, MPH, estudiante de cuarto año de medicina en Rutgers New Escuela de Medicina de Jersey en Newark, Nueva Jersey. 

    Metodología

    Para conocer los hallazgos antes mencionados, el grupo investigativo examinó la tasa de tres tipos de presión arterial alta en relación con el porcentaje de tejido graso en las piernas de casi 6.000 adultos inscritos en las Encuestas nacionales de examen de salud y nutrición 2011-2016. 

    Además, se tuvo en cuenta que la edad promedio de los participantes fuera de 37 años, casi la mitad eran mujeres y el 24% tenía presión arterial alta, definida como presión arterial> 130/80 mm Hg. Posteriormente, se emplearon unas radiografías especiales que midieron el tejido adiposo de las piernas y estas medidas se compararon con el tejido adiposo corporal en general.

    Los investigadores clasificaron a los participantes como con un porcentaje alto o bajo de grasa en las piernas, con un alto contenido de grasa definido como 34% o más para los hombres y 39% o más para las mujeres.

    Resultados

    Se evidenció que los participantes con porcentajes más altos de grasa en las piernas tenían menos probabilidades que los que tenían niveles más bajos de grasa de tener todos los tipos de presión arterial alta. 

    Los investigadores realizaron una comparación de los pacientes con porcentajes más bajos de grasa en las piernas y se evidenció que aquellos con porcentajes más altos de grasa en las piernas tenían un 61% menos de probabilidades de tener el tipo de presión arterial alta donde ambos números están elevados.

    Otro de los resultados más sorprendentes de este estudio, fue que el riesgo para los participantes con mayor grasa en las piernas fue un 53% menor para la presión arterial alta diastólica (el segundo número en una lectura de presión arterial, la medición de la presión entre latidos del corazón).

    Igualmente, hubo un 39% menos de riesgo en la presión arterial sistólica alta (el primer número en una lectura, medición de la presión cuando el corazón late).

    Se aislaron los factores de riesgo

    Después de ajustar por varios factores, como la edad, el sexo, la raza y el origen étnico, la educación, el tabaquismo, el consumo de alcohol, los niveles de colesterol y la grasa de la cintura, el riesgo de hipertensión arterial fue aún menor entre los participantes con mayores porcentajes de grasa en las piernas, aunque no tanto bajo como antes de ajustar estos factores.

    "Si estos resultados se confirman mediante estudios más amplios y sólidos, y en estudios que utilizan métodos de medición de fácil acceso como la circunferencia del muslo, existe la posibilidad de afectar la atención del paciente", dijo Visaria. "Así como la circunferencia de la cintura se usa para estimar la grasa abdominal, la circunferencia del muslo puede ser una herramienta útil, aunque es un poco engorrosa y no se ha estudiado tan ampliamente en la población estadounidense".

    A pesar de los resultados anteriores, los investigadores evidenciaron que existen varias limitaciones en el estudio que podrían haber afectado los resultados, entre ellos:

  • El estudio no pudo determinar la causa y el efecto, ya que la información sobre la presión arterial y el porcentaje de tejido graso en las piernas se midieron al mismo tiempo. 
  • Se necesita un grupo más grande de participantes para obtener más información sobre los efectos sobre la presión arterial alta de diversos grados de tejido graso en las piernas. 
  • Todos los participantes del estudio tenían menos de 60 años, por lo que es posible que los resultados no se apliquen a los adultos mayores, que generalmente tienen un mayor riesgo de hipertensión arterial.
  • Mas noticias de Cardiología