Mayor riesgo de hipertensión en pacientes con diabetes por consumo excesivo de alcohol

Los adultos con diabetes tipo 2 que beben más de ocho bebidas alcohólicas semanalmente tienen un 60% más de riesgo de padecer hipertensión arterial.

Redacción MSP

    Mayor riesgo de hipertensión en pacientes con diabetes por consumo excesivo de alcohol

    Se evidenció que la presión arterial alta también aumentó con ocho o más bebidas por semana en estos individuos.

    El estudio, publicado en el Journal of the American Heart Association evidencia la grave afectación que el alcohol podría desencadenar en los pacientes diabéticos.

    "Este es el primer estudio grande que investiga específicamente la asociación de la ingesta de alcohol y la hipertensión entre los adultos con diabetes tipo 2. (...) Estudios anteriores han sugerido que el consumo excesivo de alcohol se asoció con la presión arterial alta, sin embargo, la asociación del consumo moderado de alcohol con la presión arterial alta no estaba clara", dijo el autor principal del estudio, Matthew J. Singleton, MD, MBE, MHS, M.Sc., investigador principal de electrofisiología en Wake Escuela de Medicina de la Universidad de Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte.

    Metodología

    Para conocer los hallazgos antes mencionados, el equipo investigativo analizó la relación entre el consumo de alcohol y la presión arterial en más de 10,000 adultos con diabetes tipo 2 y que su edad estaba en 63 años, en porcentaje: el 61% hombres.

    Estos pacientes eran parte del ensayo Action to Control Cardiovascular Risk in Diabetes (ACCORD), uno de los ensayos a largo plazo más grandes para comparar diferentes enfoques de tratamiento para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca en adultos con diabetes tipo 2, realizado entre 2001 y 2005 en 77 centros en los EE. UU. y Canadá.

    Parámetros

    Uno de los aspectos que se tuvieron en cuenta es que todos los participantes tenían diabetes tipo 2 y que la padecieran desde hace 10 años, aproximadamente, aproximadamente antes de inscribirse en el estudio. 

    Igualmente, se analizó si tenían un mayor riesgo de eventos cardiovasculares o padecían alguna enfermedad cardiovascular preexistente; evidencia de posible enfermedad cardiovascular; o tenía al menos dos factores de riesgo de enfermedad cardiovascular adicionales (como presión arterial alta, colesterol alto, tabaquismo u obesidad).

    En este estudio, el consumo de alcohol se clasificó como ninguno; ligero (1-7 bebidas por semana); moderado (8-14 bebidas por semana); y pesado (15 o más tragos por semana). Una bebida alcohólica equivalía a una cerveza de 12 onzas, una copa de vino de 5 onzas o 1,5 onzas de licor fuerte. El número de bebidas por semana fue autoinformado por cada participante a través de un cuestionario cuando se inscribieron en el estudio.

    La presión arterial se clasificó de acuerdo con la Guía para la prevención, detección, evaluación y manejo de la presión arterial alta en adultos de 2017 del American College of Cardiology / American Heart Association como normal (por debajo de 120/80 mm Hg); elevado (120-129 / <80 mm Hg); Presión arterial alta en estadio 1 (130-139 / 80-89 mm Hg); o presión arterial alta en etapa 2 (140 mm Hg / 90 mm Hg o más). La mayoría de los participantes ya estaban tomando uno o más medicamentos para la presión arterial; por lo tanto, el análisis de las lecturas de presión arterial se ajustó para tener en cuenta los efectos de los medicamentos y estimar el grado subyacente de presión arterial alta.

    Resultados

  • El consumo ligero de alcohol no se asoció con presión arterial elevada ni con ninguna etapa de presión arterial alta.
  • Ingerir alcohol moderadamente se asoció con un aumento de las probabilidades de presión arterial elevada en un 79%. Presión arterial alta en etapa 1 en un 66%; y la hipertensión arterial en etapa 2 en un 62%.
  • Bebe excesivamente bebidas alcohólicas se asoció con un aumento de las probabilidades de presión arterial elevada en un 91%; Presión arterial alta en etapa 1 en 149% (un aumento de 2,49 veces); y la presión arterial alta en la etapa 2 en un 204% (un aumento de 3.04 veces); y cuanto más alcohol se consume, mayor es el riesgo y la gravedad de la hipertensión arterial.
  • "Aunque el consumo de alcohol de leve a moderado puede tener efectos positivos sobre la salud cardiovascular en la población adulta en general, el consumo de alcohol tanto moderado como excesivo parece estar asociado de forma independiente con mayores probabilidades de hipertensión arterial entre las personas con diabetes tipo 2. (...) Se puede considerar la modificación del estilo de vida, incluido moderar el consumo de alcohol, en pacientes con diabetes tipo 2, especialmente si tienen problemas para controlar su presión arterial", dijo Singleton. 

    ¿Diabéticos con más riesgo?

    "Las personas con diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo cardiovascular, y nuestros hallazgos indican que el consumo de alcohol está asociado con la hipertensión, por lo que se recomienda beber de forma limitada", dijo Singleton.

    Una de las salvedades que hacen los investigadores es que la investigación posee limitaciones, como el hecho de que el consumo de alcohol se basó en un cuestionario único cuando los participantes se inscribieron en el estudio, por lo que los resultados no tienen en cuenta ningún cambio en el consumo de alcohol a lo largo del tiempo.

    Igualmente, esta investigación no fue diseñada para evaluar si el consumo leve de alcohol proporciona algún beneficio. Datos de la Asociación Estadounidense del Corazón evidencian que beber en exceso puede aumentar el riesgo de hipertensión arterial, y las personas con diabetes tipo 2 ya tienen un mayor riesgo de hipertensión arterial.

    Para la población en general, la asociación recomienda que las bebidas alcohólicas se consuman con moderación, si es que lo hacen, y los bebedores deben comprender los posibles efectos sobre su salud.

    Mas noticias de Cardiología