La Inmunología Ocular y la Uveítis

Los uveólogos comprenden una especialidad muy particular de la oftalmología. Estos, además de tratar un grupo de enfermedades conocidas como uveítis, también tratan la escleritis, el penfigoide cicatricial ocular y otras manifestaciones oftalmológicas de enfermedades sistémicas autoinmunes.

Medicina y Salud Pública

    La Inmunología Ocular y la Uveítis

    Los uveólogos comprenden una especialidad muy particular de la oftalmología. Estos, además de tratar un grupo de enfermedades conocidas como uveítis, también tratan la escleritis, el penfigoide cicatricial ocular y otras manifestaciones oftalmológicas de enfermedades sistémicas autoinmunes.

    Dr. Armando L. Oliver Oftalmólogo, catedrático del departamento de oftalmología del Recinto de Ciencias Medicas.

    Daniela Osorio Rivera
    Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública 

    ‘’Los diagnósticos de uveítis son de gran importancia ya que hasta un 50% de los casos pueden estar asociados con enfermedades autoinmunes o infecciosas con envolvimiento de otros órganos del cuerpo’’, explicó Armando L.Oliver Oftalmologo. 

    El diagnóstico inicial de uveítis, suele ser basado en el historial y examen oftálmico.El profesional de la salud visual, mediante el examen de lámpara de hendidura, puede detectar la presencia de leucocitos, tanto en el segmento anterior del ojo con el humor vítreo.

    De la misma manera, pueden notar ciertos detalles como la presencia de granulomas en la córnea o en el iris, que le permiten ir clasificando el tipo de uveítis en particular. Por último, cuando el oftalmólogo examina el fondo del ojo, este puede determinar si hay inflamación de la retina o de la coroides.

    ‘’Después de ya haber determinado que el paciente tiene uveítis, clasificar el síndrome en particular se lleva a cabo en el repaso de sistemas y examen físico, tanto en pruebas radiológicas serológicas y oftálmicas’’, mencionó el especialista en Oftalmología.

    Además, el catedrático del departamento de oftalmología del Recinto de Ciencias Médicas, explicó,.‘’existen dos condiciones sistémicas que pueden causar prácticamente todo tipo de uveítis, sífilis y sarcoidosis. La primera es que prácticamente a todo paciente uveítis se le solicita pruebas  serológicas para sífilis y una radiografía del pecho la cual suele ser hasta el 90% de sensitiva para captar la presencia de sarcoidosis. Contrario a muchas condiciones reumatológicas como la crisis inflamatoria donde bajar la inflamación en un 50% podría significar una gran mayoría al paciente cuando tratamos, buscamos agresivamente suprimir la inflamación en un 100% para así evitar el deterioro estructural del ojo’’.

    La uveítis infecciosa es de particular importancia. Muchas veces, el diagnóstico de una infección sistémica grave se hace a través de los hallazgos oculares. Por ejemplo, cuando un paciente es diagnosticado con una uveítis por sífilis o enfermedad de Lyme, la mayoría de las veces este no tiene idea de qué está infectado.

    ‘’En  la mayoría de las uveítis por espiroquetas, ocurren en etapas secundarias o hasta terciarias de la enfermedad. Si añadimos el hecho de que muchas veces, no es posible diferenciar una uveítis infecciosa de un autoinmune, sólo con el examen físico es imprescindible recalcar la importancia de hacer pruebas para dichas condiciones en los pacientes.’’ manifestó el Dr. Oliver. 

    Tratamiento

    Cuando la uveítis ocurre exclusivamente en el segmento anterior del ojo, las gotas de corticosteroides podrían llegar a ser suficientes para controlar la condición. Aunque muchas veces se añaden inyecciones perioculares con triamcinolona, las cuales pueden ser de gran ayuda a corto plazo.

    En las últimas décadas se aprobaron por la Administración de medicamentos y alimentos (FDA,  dos implantes intraoculares para el uso de pacientes con uveítis. El primero, es el Retisert, que requiere una cirugía en sala de operaciones, controla la uveítis por un periodo de dos años.En segundo lugar, está Ozurdex que es administrado en la oficina médica y tiene una duración de seis meses.

    Estos no solo tratan uveítis, también tratan de forma rápida y efectiva cualquier órgano que esté envuelto en el proceso inflamatorio autoinmune.

    Mas noticias de Salud Pública