Esperanza en la corticoterapia profiláctica para prevenir tormenta inflamatoria secundaria a COVID-19

Puerto Rico cuenta con un estudio Fase II piloto que busca investigar si el tratamiento profiláctico de corta duración en pacientes de COVID 19

Medicina y Salud Pública

    Esperanza en la corticoterapia profiláctica para prevenir tormenta inflamatoria secundaria a COVID-19

    Puerto Rico cuenta con un estudio Fase II piloto que busca investigar si el tratamiento profiláctico de corta duración en pacientes de COVID 19.

    Corticoterapia profiláctica para prevenir complicaciones en pacientes COVID-19

    Redacción
    Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública 

    Puerto Rico cuenta con un estudio Fase II piloto que busca investigar si el tratamiento profiláctico de corta duración en pacientes de COVID 19, que podría prevenir la crisis inflamatoria por citosina y su progreso hacia un fallo respiratorio.

    Este estudio, capitaneado por los investigadores y científicos Dr. Fernando Cabanillas y Dr. Javier Morales en el Hospital Auxilio Mutuo, también busca identificar casos de bajo riesgo los cuales pueden ser observados fuera de un hospital sin tratamiento.

    El tratamiento -methylprednisolone- es aplicado antes o en días 7-10 a los primeros síntomas de Covid 19, según exponen los investigadores en un artículo de la versión impresa de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP). 

    Ambos enfatizaron que el Covid-19 con manifestaciones livianas se maneja con tratamiento conservador que pueden incluir observaciones en el hogar, a respiraciones cortas o síntomas asociados a neumonía.

    Expusieron que por ejemplo, la terapia con Hydroxychloroquine (Plaquenil) combinado con Azithromycin ha sido usada con resultados preliminares positivos. Por su parte, la terapia de Plasma ha sido exitosa y en pequeños números de casos, la vitamina C se ha utilizado también, “aunque no hay resultados disponibles”.

    Covid-19 es un desorden trifásico, triplicado en la primera fase donde el inicio de síntomas dura entre 7 a 10 días. Es seguido por la segunda fase, considerada la fase inflamatoria o pulmonar, con apariencia de infiltraciones del pulmón. Le sigue la fase proinflamatoria, caracterizada por El síndrome de dificultad respiratoria aguda (ARDS, por sus siglas en inglés) y fallo cardiaco.

    Por tal razón, los investigadores recalcaron que este estudio permitirá:

  • Disminuir el progreso de fallo respiratorio hipóxico a los paciente de alto riesgo con COVID-19, tratarlos con esteroides profilácticos durante la primera fase del desorden
  • Evaluar complicaciones a los pacientes observados sin tratamiento. Complicaciones incluyen: progresar a fallo respiratorio o otras complicaciones que resultan en hospitalización.
  • Determinar el porcentaje de sobrevivencia a los 28 días desde la registración al estudio.
  • Determinar si hay mejoramiento en los marcos inflamatorios, siguiente tratamiento con corticosteroides.
  • Definir el tiempo de hospitalización.
  • Determinar la frecuencia de admisión a cuidado crítico.
  • Determinar el porcentaje de paciente que requiere asistencia de ventiladores.
  • Determinar el nivel de complicaciones y progreso de fallo respiratorio en pacientes con factores favorables.
  • Otros
  • No está claro el porqué algunos pacientes entran a la segunda fase de esta enfermedad, mientras que otros no, pero lo que está claro es que la segunda fase inflamatoria es causada por la activación de microfagos pulmonares, los que consequentemente liberan de mediadores inflamatorias”, apuntaron ambos científicos destacados en el estudio de cáncer y virus contagiosos en la Isla.

    Para ser tratados con methylprednisolone, los pacientes tienen que satisfacer por lo menos dos criterios en o poco antes del día 10, pero no antes del día 7, del inicio de síntomas. Esto para prevenir tratamiento durante la fase viral. Si tienen dos de los criterios antes del día 7, los pacientes pueden ser elegibles pero el tratamiento no debe ser comenzado”, detallaron.

    Mas noticias de Salud Pública