Ya no se identifica como hombre y denuncia a su psiquiatra por aprobar la transición de género

Jay Langadinos comenzó su cambio de sexo cuando tenía 19 años y era mujer. Diez años después, alega que las consecuencias de esta intervención son devastadoras.

Luisa María Rendón Muñoz

    Ya no se identifica como hombre y denuncia a su psiquiatra por aprobar la transición de género

    Jay Langadinos, una mujer australiana, sentía que no se identificaba como mujer, género con el que había nacido, y cuando tenía 19 años empezó un tratamiento con la idea de cambiar de sexo.

    La demandante asegura que la transición le provocó lesiones y complicaciones, como ansiedad, depresión y deterioro del funcionamiento psicológico. Además, debido a una histerectomía, para ella, es "devastador" saber que no podrá tener hijos.

    En su momento, el endocrinólogo la remitió al psiquiatra, alegando que necesitaba un examen psiquiátrico completo antes de someterse al tratamiento hormonal, por lo que la joven tuvo la primera reunión con el psiquiatra, el Dr. Patrick Toohey.

    El psiquiatra le dictaminó disforia de género

    En ese momento, el psiquiatra Toohey, luego de atenderla, diagnosticó que Jay sufría de disforia de género, por lo tanto, autorizaba el tratamiento que consistía en realizar una mastectomía doble y un tratamiento de masculinización hormonal. 

    De acuerdo al requerimiento, el psiquiatra también afirmó que no encontraba ninguna contradicción psiquiátrica para proceder con la histerectomía, cirugía que consiste en extraer el útero de la mujer, precisando que este hacía parte de la transición de género. Así, la joven, que para ese entonces ya tenía 22 años, se sometió a la cirugía.

    Secuelas de las intervenciones

    10 años después, Langandinos reconoció que ya no se identifica como hombre y ha demandado a Toohey por negligencia profesional pues, en su opinión, el especialista no le recomendó una segunda opción antes de extirpar el útero.

    Además, ha explicado que cuatro años después de su última operación tuvo que recibir tratamiento psiquiátrico con otro médico: "Se dio cuenta de que no debería haberse sometido a la terapia hormonal ni a la primera y segunda cirugía".


    Fuente: ABC.

    Mas noticias de Psiquiatría y psicología