¿Cómo la nutrición puede impulsar/promover un crecimiento óptimo en los niños?

Cuando se trata del crecimiento y desarrollo de un niño, una buena nutrición puede ser de gran ayuda.

Contenido auspiciado por Abbott

    ¿Cómo la nutrición puede impulsar/promover un crecimiento óptimo en los niños?

    A los padres les encanta monitorear el crecimiento de sus hijos, y con razón. Este desarrollo puede ser un indicador importante de cómo se está desarrollando su salud en general. Pero el crecimiento de los niños no siempre es constante. Es probable que haya períodos de crecimiento rápido y momentos en los que el crecimiento sea más lento o incluso se estabilice.

    Entonces, ya sea que esté monitoreando la altura de su hijo en una pared o anotando cuidadosamente las medidas en un diario, ¿cómo puede saber si su crecimiento y desarrollo va por buen camino, especialmente con respecto al crecimiento lento?

    Según Jennifer Williams, MPH, científica pediátrica de Abbott, existen varios indicadores clave del crecimiento saludable en los niños. Y la mejor manera de asegurarse de que su hijo los alcances es brindándole una buena nutrición desde el primer día.

    ¿Qué constituye un crecimiento saludable?

    Cuando un niño crece lentamente o está experimentando un estancamiento de crecimiento, es fácil desanimarse por los números. Pero las pulgadas y las libras no siempre son indicativas de un crecimiento óptimo. De hecho, el crecimiento saludable se mide por lo que es normal para su hijo. Cuando su pediatra mide la altura y el peso de su hijo, está buscando una tendencia constante, no un número mágico.

    Por ejemplo, si su hijo siempre ha estado en el percentil 25, no hay motivo de preocupación mientras permanezca en esa curva de la tabla de crecimiento. Sin embargo, una caída repentina al percentil 10 podría ser una señal de alerta. Y, aunque tendemos a centrarnos en la altura, no siempre es el indicador más importante de un crecimiento saludable.

    ¿Cómo puede afectar la nutrición el crecimiento y desarrollo de los niños?

    El crecimiento lento puede tener efectos de gran alcance, como afectar los niveles de actividad de un niño, su rendimiento en la escuela e incluso puede aumentar su riesgo de enfermedades crónicas más adelante en la vida. Si le preocupa que el crecimiento de su hijo se esté quedando atrás, tenga en cuenta/considere que muchos factores afectan su tamaño. El primero es la genética. Por ejemplo, si usted o su pareja tienen una constitución pequeña, es probable, y perfectamente normal, tener un hijo cuya altura y peso estén por debajo del promedio.

    La nutrición también afectará el crecimiento y el desarrollo. Para alcanzar su máximo potencial de crecimiento, los niños necesitan consumir suficientes calorías y nutrientes clave. Si bien comenzar una dieta nutritiva durante el embarazo es óptimo para el desarrollo inicial saludable del niño, continuar después de su nacimiento también puede marcar una gran diferencia.

    ¿Son algunos nutrientes más beneficiosos en la dieta de un niño que está en crecimiento?

    Una buena nutrición puede ser de gran ayuda para el crecimiento de su hijo, pero saber por dónde empezar puede ser difícil. Williams recomienda comenzar por observar de cerca cómo come su hijo, especialmente si sospecha que está rezagado en el crecimiento.

    "¿Está comiendo lo que siempre ha estado comiendo o algo ha cambiado? Si ve que su hijo está comiendo mal o sabe que no está recibiendo toda la nutrición que necesita porque no está comiendo una variedad de alimentos, agregar un suplemento nutricional completo y equilibrado como PediaSure® podría ayudar ", dice ella.

    Al elegir un suplemento nutricional entre comidas, busque uno que proporcione calorías de calidad, así como nutrientes que se haya comprobado que apoyan el crecimiento, como:

    • Proteína de alta calidad para apoyar el crecimiento y desarrollo de músculos y huesos. Las proteínas también se pueden encontrar en carnes, pescados, huevos, leche, queso, yogur y habichuelas.

    • Calcio y vitaminas D & K para ayudar a desarrollar huesos fuertes. Encuentre calcio en los productos lácteos, las almendras y vegetales de color verde oscuro como la espinaca; encuentre vitamina D en pescados grasos, yemas de huevo y leche fortificada, y vitamina K en vegetales verdes como el “kale” y el aguacate.

    Para los padres ocupados, poner comidas nutritivas en la mesa no siempre es fácil. Pero Williams enfatiza que los suplementos nutricionales no deben usarse en lugar de una comida, sin importar cuán agitada se vuelva la vida.

    "Cuando los niños no obtienen suficientes calorías, realmente queremos que primero aprendan a comer bien los alimentos integrales", explica. "Bríndeles la oportunidad de desarrollar esos hábitos saludables comiendo con el resto de la familia, y luego agregue un batida nutricional como merienda, si es necesario".

    Si descubre que su hijo no siempre tiene hambre en el almuerzo, pero está hambriento a la hora de la cena, las meriendas pueden ser una excelente manera de asegurarse de que obtenga todos los nutrientes que necesita. Hay muchas meriendas sabrosas y nutritivas que puede agregar a la alimentación, pero asegúrese de consultar al médico o dietista de su hijo antes de realizar cambios significativos en su dieta. Ellos pueden ayudarlo a identificar las áreas exactas de la nutrición en las que su hijo puede estar fallando, para que pueda ayudarlo a encaminarlo hacia el crecimiento y desarrollo óptimo.

    ©2021 Abbott Laboratories ANAPRPDS202112687

    Mas noticias de Pediatría