25% de niños con dermatitis atópica, seguirían manifestando síntomas asociados en la adultez

Algunas complicaciones de la condición pueden ser similares a los brotes de varicela e impétigo.

Belinda Burgos, Camila Sánchez

    25% de niños con dermatitis atópica, seguirían manifestando síntomas asociados en la adultez

    La doctora Ángela Suárez, pediatra y miembro de la junta de la Sociedad Puertorriqueña de Pediatría, informó a Medicina y Salud Pública que al menos el 25% de los niños padece dermatitis atópica, también lo padece durante la edad adulta. 

    "Los pacientes que presentan dermatitis atópica severa, pueden tener complicaciones similares como cuando tienen varicela o infecciones de la piel similares al impétigo, de hecho, pueden quedar con cicatrices, pueden ser hospitalizados para recibir antibióticos o antivirales intravenosos", explicó. 

    Suárez precisó que inicialmente, se debe entender que la dermatitis atópica o eczema hacen referencia a la inflamación de la piel; cuando se presenta enrojecimiento, hinchazón, resequedad y picazón que puede terminar provocando piel escamosa, ampollas, pápulas y lesiones de la zona afectada.

    "Esta enfermedad puede iniciar desde los 2 meses de vida, y tiene una presentación distinta en cada grupo de edad: En los niños comienza en la carita y en las zonas que más rozan al gatear o al moverse, haciendo que el niño deje de dormir, se rasque con la sábana, la piel se enrojezca  y se escame. Como no tienen muchas veces consciencia sobre el daño que pueden hacerle a la piel, esta zona puede terminar por lesionarse o infectarse causando impétigo".

    En niños más grandes, compara la experta, este tipo de manifestaciones cutáneas se presenta con mayor frecuencia en las superficies flexoras, es decir, detrás de las rodillas o delante de los codos. "Esto por lo general provoca que el niño desarrolle liquenificación, ensucie las sábanas, la ropa y, por supuesto, les afecta la autoestima".

    La dermatitis atópica responde a diversos factores genéticos, inmunológicos y ambientales. Para poder identificar este tipo de dermatitis, y diferenciarlo de cualquier otro tipo de afección de la piel, se requiere de un diagnóstico clínico en el que se va a tener en cuenta el aspecto de la piel del menor, y los antecedentes tanto personales, como familiares.

    "Estos pacientes van a tener las inmunoglobulinas elevadas, también van a presentar cambios en la estructura de la epidermis y todo este proceso se describe a través de alergia", explicó la doctora Suárez.

    Además de esto, debemos tener en cuenta de que hay determinadas condiciones que pueden fungir como factores de riesgo para el desarrollo de esta condición, pues la experta asegura que los niños cuyos padres sufren de rinitis, conjuntivitis y asma, tienen un 40% más de probabilidad de tener dermatitis atópica.

    Tratamiento profesional de la condición

    "Hoy en día se conoce que hay que tratar la dermatitis atópica reponiendo la barrera de la piel afectada con medicamentos antiinflamatorios tópicos, ya sean esteroidales o no esteroidales. Generalmente, estos fármacos son utilizados bajo un ungüento o alguna crema para brindar hidratación, y evitar la comezón".

    Como mencionaba la experta, esta condición es altamente tratable y prevenible. También podemos evitar todo tipo de complicaciones relacionadas con esta enfermedad, siempre y cuando, como pacientes, podamos identificar los factores de riesgo, los factores desencadenantes y asistamos a consulta con los más pequeños ante la primera señal de alergia en la piel.

    Vea el programa completo:

     


    Mas noticias de Pediatría