La dexametasona reduce el uso de morfina y el dolor posoperatorio

El uso de este fármaco puede reducir la administración de morfina durante las 48 horas siguientes a la artroplastia total de rodilla.

Isbelia Farías

    La dexametasona reduce el uso de morfina y el dolor posoperatorio

    La artroplastia total de rodilla es un procedimiento en el que se extraen las articulaciones enfermas o dañadas, las cuales están formadas por cartílago y por hueso, sustituyéndolas por articulaciones artificiales. 

    Este procedimiento es frecuente. De hecho, se estima que, alrededor del mundo, se efectúan más de un millón de intervenciones al año y, a medida que la población envejece, se espera que la cifra aumente.   

    El procedimiento se relaciona con dolor postoperatorio, de moderado a severo. Por ello, se recomienda el tratamiento analgésico multimodal.

    En el caso de la dexametasona, esta se emplea para tratar las náuseas luego de la cirugía. No obstante, parece que sus efectos analgésicos pueden actuar como adyuvantes.

    Un estudio demuestra eficacia de la dexametasona en la artroplastia total de rodilla

    De acuerdo con un estudio, los pacientes que se sometieron a una artroplastia total de rodilla necesitaron menos morfina y experimentaron menos dolor postoperatorio, luego de agregar dexametasona al régimen analgésico.

    La dexametasona es usada como adyuvante, pese a que existe una evidencia muy limitada sobre su beneficio.

    Sin embargo, el ensayo comparativo aleatorio multicéntrico, llevado a cabo con 485 pacientes sometidos a artroplastia total de rodilla y que recibieron un régimen estándar no opioide (paracetamol, ibuprofeno, analgesia por infiltración local), dejó en evidencia el beneficio del uso de la dexametasona.

    Los investigadores de este estudio, publicado por la revista British Medical Journal, afirmaron que: "Nuestra hipótesis fue que 24 mg de dexametasona intravenosa como adyuvante del tratamiento multimodal del dolor reduciría el consumo de opioides postoperatorios y el dolor, y que dos dosis serían mejores que una".

    El resultado corroboró la hipótesis, pues en el trabajo se indica que: "Dos dosis de dexametasona, como coadyuvante de un tratamiento multimodal del dolor con paracetamol, ibuprofeno y analgesia de infiltración local, redujeron el consumo de morfina y el dolor tras la artroplastia total de rodilla".

    Dicho ensayo contó con el respaldo de una revisión, desde la cual se solicitaron ensayos más grandes con dosis más altas de dexametasona, que las que se administran para el tratamiento de las náuseas.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Ortopedia y Traumatología