Clave la medicina interna para evitar complicaciones de tromboembolismo venoso

El desarrollo de afecciones que tienen que ver con el sedentarismo muchas veces son algo complejas o arduas de tratar, según los expertos lo más indicado o recomendable es cuando se usan algunos medicamentos que pueden ayudar a regular una correcta función sanguínea, en específico se trata de anticoagulantes.

Medicina y Salud Pública


Clave la medicina interna para evitar complicaciones de tromboembolismo venoso

Eduardo Najar
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

El desarrollo de afecciones que tienen que ver con el sedentarismo muchas veces son algo complejas o arduas de tratar, según los expertos lo más indicado o recomendable es cuando se usan algunos medicamentos que pueden ayudar a regular una correcta función sanguínea, en específico se trata de anticoagulantes.

Como se sabe muchas veces y sobre todo en tiempos de pandemia la inactividad es frecuente, la falta de ejercicio puede traer varios problemas e incluso afecciones para la salud, en las que se encuentran el desarrollo de trombos que se pueden manifestar en cualquier zona del organismo, para ello se recomienda que estos individuos realicen algunos ejercicios o que cuenten con un acompañamiento arduo y completo, de la mano de un especialista, de esta manera se podrán prevenir varias afecciones o un diagnóstico grave que puede ocasionar un trombo, esto mismo se debe realizar para aquellos que se encuentran hospitalizados por determinada patología.

El doctor Victor Gordo, medico internista, habló la importancia que tienen los médicos internistas a la hora de prevenir el tromboembolismo venoso. En el artículo publicado en la versión impresa de la Revista de Medicina y Salud Pública el doctor Gordo explicó que el médico internista juega un rol relevante a la hora de la prevención, el tratamiento y el diagnóstico de enfermedades de los adultos sin usar procedimientos quirúrgicos. 

En el caso del tromboembolismo, que ocurre cuando se forma un coágulo de sangre en una vena profunda (en particular en las extremidades inferiores como las piernas) el internista es quien admite al paciente, y le suministra un tratamiento preventivo adecuado. 

”Muchas veces tanto los médicos primarios, como los médicos de familia o de medicina interna somos los que admitimos en su mayoría de los pacientes por diferentes condiciones. En realidad, somos el primer médico que tiene contacto con ese tipo de paciente y el primero que comienza un tratamiento preventivo para evitar a largo plazo una complicación mayor como una embolia pulmonar o complicaciones médicas que aumentan la mortalidad en paciente” argumentó el especialista. 

El doctor gordo es uno de los médicos internistas puertorriqueños que empezó a realizar el manejo antiplaquetario y anticoagulante en un paciente para reducir el riesgo de la enfermedad. Como experto explicó que las señales de tromboembolismo venoso son: dolor, inflamación en la extremidad inferior, dificultad al caminar y enrojecimiento en el área.

Es relevante decir que esta afección tiene diferentes factores de riesgo. El doctor detalló que fumar, o que al paciente le hagan diálisis, sumado al factor genético, entre otros, pueden hacer que se desarrolle esta condición en los pacientes. No obstante, el factor más relevante es un paciente posquirúrgico que se quede en cama. 

“Lo más común es un paciente postquirúrgico que se queda en cama. Por ejemplo, pacientes de cirugía de cadera o de rodilla y que se anticoagulan después de una cirugía”, puntualizó el internista Gordo. 

Los médicos internistas determinan si el paciente que está hospitalizado determina requiere un posible tratamiento para de esta manera evitar que desarrolle un tromboembolismo venoso o si la recuperación le permite, determinar cuando puede caminar para disminuir una complicación en las extremidades.

“Normalmente con todo paciente admitido, uno verifica qué medicamento está usando. Si usa aspirinas crónicamente le dejamos la aspirina de acuerdo a su condición, pero si vemos que es un paciente con fuerzas para levantarse de su cama, le recomendamos caminar por el pasillo y lo dejamos con una aspirina.  En cambio, si el paciente no tiene ningún tipo de riesgo o complicación se le empieza con un anticoagulante  en dosis preventivas o dosis más bajas para prevenir la formación de coágulos” argumentó el doctor Gordo. 

El tratamiento más indicado para este tipo de patologías depende de la necesidad y de otras afecciones que pueda desarrollar el paciente. Además de otro factor primordial que es la movilidad del individuo, ya que está totalmente relacionado al uso de medicamentos como la aspirina o determinados anticoagulantes.


Artículos Relacionados