Tecnología a favor de la criminalística: biometría facial, geografía emocional y detección de pedófilos

Frente a las amenazas crecientes, organismos de control y universidades utilizan las herramientas virtuales y robóticas para combatir crímenes en diversos países.

Luisa María Rendón Muñoz

    Tecnología a favor de la criminalística: biometría facial, geografía emocional y detección de pedófilos

    Biometría, drones, robots, autopsias virtuales, geolocalización satelital y hasta la resolución de grandes escándalos y misterios que entrañan crímenes por parte de Bellingcat o Forensic Architecture, son herramientas tecnológicas que son una realidad y cuyo uso se ha acelerado durante la pandemia.

    Por eso, Marc Goodman, autor del libro de referencia ‘Los Delitos del futuro’ y fundador del instituto Future Crimes de Singularity University, comenta que los delincuentes están cada vez más familiarizados con la tecnología.

    Por su parte, Jorge Mateu, catedrático del departamento de Matemáticas de la Universidad Jaume, y quien ha colaborado en distintos proyectos anticrimen, apunta: “La Policía quiere ser proactiva y no reactiva frente a las amenazas y los ordenadores normales no tienen suficiente capacidad. Trabajamos mano a mano con herramientas de las empresas tecnológicas”.

    Pre-crimen o crimen predictivo y la tecnología como EuroCop Pred-Crime

    El Real Instituto Elcano lo define como “el uso de técnicas de análisis, en particular cuantitativas, para identificar objetivos potenciales que requieren la intervención policial, además de prevenir delitos o resolver crímenes pasados mediante pronósticos estadísticos”. 

    El primer programa español, el EuroCop Pred-Crime, fue desarrollado por la empresa EuroCop Security Systems con el ayuntamiento y la policía local de Castellón, en colaboración con la Universidad Jaume I de Castellón.

    En su desarrollo intervino el profesor Mateu: “La idea era aportar nuestros modelos matemáticos para la predicción del delito a futuro. A la Policía le interesaba que en los iPads del centro de coordinación o en los coches de policía tuvieran como unos mapas de la ciudad a colores donde indicaran la probabilidad de que se pudiera cometer un delito. El modelo se reajustaba con nuevos datos cada cuatro horas y tenía una fiabilidad del 88%”.

    Modelos de predicción del crimen basados en otros comportamientos 

    Mateu desarrolla actualmente un trabajo en Los Ángeles, usando el comportamiento de los terremotos, donde después de un gran temblor hay réplicas pequeñas. “Ese modelo lo hemos adaptado para predicción del crimen, porque si hay una zona en la que se producen hurtos, ese suceso llama a que realicen nuevos delitos en ese sitio. Con China trabajamos en terrorismo internacional. Tenemos el mundo entero mapeado en pequeñas celdas de 40 km por 40 km, y en cada celda controlamos, por ejemplo, variables sobre el comportamiento humano. Lo que nadie puede ver, la matemática puede verlo y los drones se sumarán a la ecuación”, agrega. 

    Denuncias falsas y Veripol

    Pero las opciones no se detienen ahí. Un ejemplo es Veripol, una aplicación informática para detectar denuncias falsas, donde científicos de la Universidad de Granada intervinieron en su desarrollo. Es la primera herramienta de este tipo en el mundo, y tiene una precisión de más del 90%. El programa procesa el texto usando técnicas de procesamiento de lenguaje natural que se pasan a un modelo matemático y así se evita el desperdicio de recursos policiales.

    MARS: Una cara entre un millón en el reconocimiento biométrico facial

    El Instituto Tecnológico de Castilla y León, seis empresas y tres universidades, están desarrollando un proyecto de control policial con reconocimiento biométrico facial, ocular y vascular. Es el programa AI MARS (Artificial Intelligence system for Monitoring, Alert and Response for Security in events). Los agentes de policía usarían gafas de realidad aumentada e IA para distinguir entre una multitud de delincuentes, incluso si llevan mascarilla, lo que también es posible gracias a la tecnología 5G.

    ¿Privacidad o seguridad?

    Se destaca el caso holandés de Sweetie, un programa informático creado por la ONG `Terre de Hommes´ para perseguir pedófilos en la red. Son bots que se hacen pasar por una niña de diez años y consiguieron identificar a millares de usuarios de 71 países. 

    Proyecto Grace

    Al mismo tiempo, Europol, la agencia de la Unión Europea (UE) en materia policial, abandera el proyecto Grace contra la epidemia de la explotación infantil. Una iniciativa que se coordina desde España, desde el centro Vicomtech, y que procesa y analiza una ingente cantidad de datos para encontrar patrones sospechosos. 

    Según la UE, “el volumen de datos recopilados por las diferentes fuerzas policiales ha aumentado en un 4000% desde 2014. Esto, sumado a que cada caso de uno de estos delitos contiene entre 1 y 3 Terabytes de vídeo y entre 1 y 10 millones de imágenes, hace que las investigaciones sean inasumibles”.

    Valcri-Spirit: un proyecto de inteligencia artificial para detección de sospechosos

    La escena del crimen es también el objetivo del proyecto financiado por la UE, Valcri, que combina IA, análisis visual y biometría facial para detectar sospechosos, rebautizado como Spirit puede buscar automáticamente en numerosas bases de datos.

    La profesora Lucana Estévez explica que el sistema está diseñado para hacer un análisis automático de grandes cantidades de información. Su finalidad es responder quién, por qué o cómo se cometió el delito. El sistema reconstruye las escenas y analiza los patrones sospechosos, mostrando los resultados en pantallas táctiles interactivas y encontrando pistas que pasarían desapercibidas a un humano.

    Geografía emocional y el sistema 5G-I-VEmoSYS en Corea del Sur

    La tecnología surcoreana de los investigadores de la Incheon National University en Corea del Sur, busca crear un mapa emocional de la ciudad usando el 5G. Este sistema, llamado 5G-I-VEmoSYS, puede reconocer emociones mediante el reflejo de las señales inalámbricas en los cuerpos humanos y eso serviría para prever crímenes.

    “Es la futura era hiperconectada propia de las ‘smart cities’. Así, el distrito de Seocho-gu, Seúl, anunció que desarrollará y operará un sistema de mapa de delitos que analiza los datos de incidentes y accidentes de CCTV. Por ejemplo, si se capta una escena en las primeras horas de la mañana de un hombre que persigue a una mujer que va sola en un callejón de una zona residencial, Seocho Smart Hub Center analiza los grandes datos de delitos pasados, como los gestos con las manos del hombre, la zona horaria, las expresiones faciales y los gestos de una persona montados en el circuito cerrado de televisión para detectar delitos. Si existe una sospecha, se espera que el centro de control y la comisaría cooperen para contribuir a dar respuestas”, comenta Young Ju Ahn, directora general de Kotra, la oficina comercial de la embajada surcoreana.

    China y AnBot, el robot patrullero

    A nivel robótico, China ya cuenta desde hace años con “AnBot”, un robot para patrullar aeropuertos, escuelas y bancos. Además, la empresa Ford presentó una patente para un automóvil autónomo para persecuciones policiales o para poner multas. 

    Los “superreconocedores” de la Policía de Múnich

    Por último, estos combinan la tecnología con la capacidad memorística única de ciertas personas que pueden recordar fácilmente las caras de la gente con verlas una vez. Es decir, personas con memoria fotográfica.

    Fuente de consulta aquí



     

    Mas noticias de Investigación