Dietas para perder peso: posible desconexión entre lo que especialistas y pacientes creen es saludable

Los hallazgos de este estudio se consideran preliminares pero sus resultados podrían ayudar a cerrar la brecha entre las percepciones y las mediciones objetivas de la calidad de cada dieta.

Alexander Triana Yanquén

    Dietas para perder peso: posible desconexión entre lo que especialistas y pacientes creen es saludable

    En un reciente estudio preliminar, a la cabeza de la Dra. Jessica Cheng, Ph.D., investigadora postdoctoral en epidemiología en la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de Harvard, se pudo observar que la mayoría de los adultos que buscan perder peso sobreestiman la salubridad de su dieta

    "Descubrimos que, si bien la gente generalmente sabe que las frutas y las verduras son saludables, puede haber una desconexión entre lo que los investigadores y los profesionales de la salud consideran una dieta sana y equilibrada en comparación con lo que el público piensa que es una dieta sana y equilibrada", asegura la autora del estudio.

    El estudio completo será presentado en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón, evento que se celebrará, en persona y virtualmente, del 5 al 7 de noviembre de 2022 y que representa un intercambio mundial de primer nivel sobre los últimos avances científicos, investigaciones y actualizaciones de la práctica clínica basada en la evidencia de la ciencia cardiovascular.

    Estados Unidos y el sobrepeso

    En Estados Unidos, casi la mitad de la población adulta intenta perder peso cada año, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades; cambiando así sus hábitos alimenticios con la ingesta mayor de frutas, verduras y ensaladas. Claro, esto es algo relativamente normal puesto que es una alimentación saludable y esencial para el corazón, la salud general y la longevidad. 

    Por su parte, Deepika Laddu, Ph.D., profesora asistente en la Facultad de Ciencias Aplicadas de la Salud de la Universidad de Illinois, asegura que: "Sobreestimar lo percibido respecto de la salubridad de la ingesta de alimentos podría conducir a un aumento de peso, frustraciones por no cumplir con los objetivos personales de pérdida de peso o una menor probabilidad de adoptar hábitos alimenticios más saludables", dice. 

    En 2021, la Asociación Estadounidense del Corazón, emitió su guía dietética, en la cual recomienda a personas adultas la ingesta de verduras y frutas, optar por cereales integrales, fuentes de proteínas saludables.

    La sustitución de productos lácteos sin grasa y bajos en grasa por versiones con toda la grasa; cortes magros de carne (para los que comen carne); el uso de aceites vegetales líquidos en lugar de aceites tropicales y grasas animales; alimentos mínimamente procesados, reducción en el consumo de azúcares, y sales; así como evitar o limitar el alcohol.

    La muestra poblacional y el estudio

    La investigación contó con la evaluación de dietas de 116 adultos de 35 a 58 años de edad en el área metropolitana de Pittsburgh, PA; quienes estaban tratando de perder peso, durante un año, y registraron los detalles en la aplicación Fitbit. También registraron el peso corporal a diario y usaron el dispositivo para realizar un seguimiento de su actividad física. Los participantes del estudio se reunieron con un dietista para hablar sobre su nutrición y luego registraron lo que comieron y bebieron todos los días. 

    Esto permitió a los investigadores, realizar cálculos con una puntuación del Índice de alimentación saludable (HEI) al principio y al final del estudio, en función de los tipos de alimentos que registraron haber comido. El HEI es una medida para evaluar qué tan cerca se alinea un patrón dietético con las Pautas dietéticas del gobierno de EE. UU. 

    La puntuación se basa en la frecuencia de consumo de varios componentes de la dieta, como frutas, verduras, cereales integrales y refinados, carnes y mariscos, sodio, grasas y azúcares. La escala de medición es posible de 0 a 100; una puntuación más alta indica una dieta más saludable. 

    A los participantes del estudio se les pidió que completaran un retiro de alimentos de 24 horas durante dos días en cada momento. Ellos autoevaluaron la calidad de su dieta inicial y final para determinar sus puntajes percibidos: la autoevaluación de su dieta inicial fue una "mirada retrospectiva", ya que calificaron ambas etapas al final del estudio. La diferencia en su puntaje fue de 6 puntos o menos entre la puntuación HEI de los investigadores y la puntuación percibida del participante.

    "Las personas que intentan perder peso o los profesionales de la salud que ayudan a las personas con objetivos relacionados con la pérdida de peso o la nutrición deben ser conscientes de que es probable que haya más margen de mejora en la dieta de lo esperado", dijo Cheng. Además sugiere proporcionar información concreta sobre qué áreas de su dieta se pueden mejorar y cómo hacer cambios nutricionales saludables y sostenibles.

    Los resultados de la investigación

    Los resultados de la investigación revelaron que aproximadamente 1 de cada 4 puntajes de los participantes, tenían una buena concordancia entre el puntaje de su dieta percibida y el puntaje evaluado por el investigador. 

    Los puntajes restantes de 3 de cada 4 participantes tuvieron poca concordancia, y la mayoría informó un puntaje percibido que era más alto que el puntaje HEI asignado por los investigadores. La puntuación media percibida fue de 67,6 y la puntuación media del HEI fue de 56,4.

    Teniendo en cuenta el tiempo de observación del estudio, sólo 1 de cada 10 participantes tuvo una buena concordancia entre su cambio autoevaluado en comparación con el cambio en la puntuación HEI de los investigadores. 

    Al final del estudio, los participantes mejoraron la calidad de su dieta en aproximadamente un punto según la puntuación evaluada por el investigador. Sin embargo, la autoestima de los participantes fue una mejora percibida de 18 puntos.

    Limitantes y futuro del estudio

    Los participantes eran en su mayoría mujeres (79 %), de los cuales el 84 %, son de raza blanca. Esto supone que los hallazgos no se apliquen de la misma manera a otras poblaciones. Las evaluaciones a lo largo del estudio pueden haber ayudado a responder preguntas, basadas en la percepción realista en el transcurso del estudio o si la percepción de una persona sobre su dieta ayuda o dificulta hacer cambios en la misma.

    Deepika Laddu, asegura que: "Si bien la percepción errónea de la ingesta dietética es común entre las personas que hacen dieta, estos hallazgos brindan apoyo adicional para las intervenciones de asesoramiento conductual que incluyen contactos más frecuentes con profesionales de la salud, como dietistas o entrenadores de salud, para abordar las brechas en la percepción y respaldar intervenciones realistas y duraderas. comportamientos alimentarios saludables".

    "Estudios futuros deberían examinar los efectos de ayudar a las personas a cerrar la brecha entre sus percepciones y las mediciones objetivas de la calidad de la dieta", concluye Laddu.

    Los hallazgos se consideran preliminares hasta que se publiquen como un manuscrito completo en una revista científica revisada por pares.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Investigación