Virus del herpes aumentaría el riesgo de prediabetes

Estudio encuentra que dos herpesvirus pueden aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 (T2D) entre las personas infectadas.

Pedro Felipe Cuellar

    Virus del herpes aumentaría el riesgo de prediabetes

    La investigación fue realizada por el Dr. Tim Woelfle en la Universidad Ludwig-Maximilians y Helmholtz Munich, Alemania, y sus colegas, encontraron que los herpesvirus son uno de los virus más prevalentes en humanos, con ocho tipos actualmente conocidos:

    • Virus del herpes simple (HSV) 1 y 2;

    • virus de la varicela-zoster (VZV); 

    • virus de Epstein-Barr (EBV); 

    • citomegalovirus (CMV); 

    • virus del herpes humano. (HHV) 6, 7 y 8.

    Todos ellos provocan infecciones latentes de por vida en sus huéspedes tras una infección primaria inicial que generalmente es leve o asintomática.

    Los autores afirmaron, "los resultados resaltan el vínculo entre los virus y la (pre)diabetes, y la necesidad de más investigación que evalúe las estrategias de prevención viral de salud pública, que posiblemente incluyan el desarrollo de vacunas efectivas contra los herpesvirus".

    La diabetes tipo 2 (DT2), es una de las enfermedades metabólicas más extendidas e importantes, con un estimado de 9,3 % de la población mundial que padece la afección a partir de 2019, lo que ejerce una alta carga de mortalidad, principalmente debido a la enfermedad cardiovascular resultante.

    Hay muchos factores de riesgo conductuales, ambientales y genéticos conocidos para la DT2, pero hasta hace poco tiempo, solo se había propuesto que los virus desempeñaban un papel en el desarrollo de la diabetes tipo 1, en la que el páncreas deja de producir suficiente insulina.

    La investigación se basó en datos de salud de 1967 sujetos en la plataforma de investigación de salud basada en la población KORA (Cooperativa de Investigación en Salud en la Región de Augsburgo) en el sur de Alemania. 

    El grupo de estudio tenía una mediana de edad de 54 años al inicio, 962 (49%) eran hombres y 999 (51%) eran mujeres. El análisis de incidencia para el desarrollo de (pre)diabetes utilizó los datos de esos 1257 participantes con tolerancia normal a la glucosa al inicio, mediana de edad 49 años, 42 % - 528 hombres y 58 % - 729mujeres.

    Los participantes se sometieron a exámenes de salud detallados al inicio (2006-2008) y en el seguimiento (2013-2014), que incluyeron pruebas para detectar la presencia de herpesvirus humanos, pruebas de tolerancia oral a la glucosa (OGTT) y medición de hemoglobina glucosilada (HbA1c), una medida del control del azúcar en la sangre durante los 3 meses anteriores.

    Los participantes sin diagnóstico previo de DT2 se sometieron a una OGTT estándar con estado de diabetes asignado utilizando los umbrales recomendados por la Asociación Estadounidense de Diabetes. Se realizaron más análisis de muestras de sangre para detectar la presencia de anticuerpos contra 7 de los 8 herpesvirus humanos conocidos, lo que indicaría la presencia de infecciones tanto primarias como latentes.

    Las siguientes variables que se sabe que están asociadas con el riesgo de diabetes también se evaluaron al inicio del estudio: sexo, edad, IMC, años de educación, estado de fumador alguna vez (sí/no), actividad física en el tiempo libre (activa/inactiva), diabetes de los padres (sí /no) e hipertensión (sí/no, definida como presión arterial superior a 140/90 mmHg).

    La prevalencia de prediabetes (IFG e IGT) fue del 27,5 % al inicio y del 36,2 % durante el seguimiento, mientras que la DT2 estuvo presente en el 8,5 % de los participantes al inicio y en el 14,6 % durante el seguimiento. 

    De los, 1257 voluntarios con tolerancia normal a la glucosa al inicio del estudio, 364 desarrollaron prediabetes y 17 desarrollaron T2D durante el período medio de seguimiento de 6,5 años. Los autores encontraron que la edad, el IMC, el tabaquismo y los años de educación estaban todos asociados con el riesgo de un individuo de desarrollar prediabetes y T2D.

    Los análisis de sangre al comienzo del estudio encontraron que el EBV era el herpesvirus más prevalente, con el 98 % del grupo de muestra siendo seropositivo, seguido por HSV1 (88 %), HHV7 (85 %), VZV (79 %), CMV (46 %). ), HHV6 (39%) y HSV2 (11%). 

    Los participantes fueron seropositivos para un promedio de 4,4 herpesvirus al inicio y 4,7 en el seguimiento. Alrededor de un tercio (34 %) dio positivo para más virus al final del período de seguimiento, el 54 % tuvo el mismo número y solo el 12 % dio positivo para menos virus que al comienzo.

    Si bien los herpesvirus son persistentes en sus huéspedes, es posible que no siempre se detecten mediante anticuerpos en la sangre.

    La infección generalmente ocurre en la primera infancia, pero puede tener lugar en la edad adulta, por lo que, si bien las seroconversiones observadas pueden ser casos nuevos, es más probable que se deban a la respuesta inmunitaria a un virus no detectado previamente.

    Del mismo modo, una persona que pierde la seropositividad no puede considerarse libre del virus y es mucho más probable que se encuentre en un estado de latencia indetectable.

    De los siete herpesvirus examinados, el HSV2 y el CMV se asociaron con la incidencia de (pre)diabetes entre personas con tolerancia normal a la glucosa al inicio del estudio, que eran independientes de otros factores de riesgo. Las personas con HSV2 tenían un 59 % más de probabilidades de desarrollar (pre)diabetes que las que eran seronegativas, mientras que la infección por CMV se asoció con un aumento del 33 % en la incidencia de (pre)diabetes.

    El estudio encontró que tanto el HSV2 como el CMV contribuyeron de manera constante y complementaria al desarrollo de (pre)diabetes, incluso después de tener en cuenta el sexo, la edad, el IMC, la educación, el tabaquismo, la actividad física, la diabetes de los padres, la hipertensión, los niveles de lípidos, la resistencia a la insulina y el ayuno, glucosa.

    Los autores dicen: "Nuestro estudio sugirió que, si bien la incidencia de (pre)diabetes se explicaba principalmente por la edad, el IMC, el colesterol y la glucosa en ayunas, tanto el HSV2 como el CMV agregaron información de riesgo complementaria adicional, a pesar de la alta prevalencia viral y la coexistencia".

    Quedan por descubrir los mecanismos por los que estos virus podrían contribuir al desarrollo de (pre)diabetes. Tanto el HSV2 como el CMV causan infecciones crónicas que podrían modular el sistema inmunitario estimulando o suprimiendo su actividad, lo que a su vez puede influir en la función del sistema endocrino (hormonal).

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Infectología