Viruela del mono: detectada en saliva, semen y otras muestras de pacientes infectados

El estudio, realizado con más de 140 muestras, busca entender la dinámica de transmisión de esta enfermedad.

Pedro Felipe Cuellar

    Viruela del mono: detectada en saliva, semen y otras muestras de pacientes infectados

    Desde el primer caso en el actual brote de la viruela del mono que inicio hace seis meses; para el momento la Organización Mundial de la Salud registra 9.200 casos confirmados en  63 países, con una incidencia de aumento en más del 50 %, lo que tiene alertados a los especialistas es su la forma en que ha traspasado fronteras llegando a países donde esta enfermedad no es endémica, como Puerto Rico, donde ya se presentan 4 casos confirmados y se hace vigilancia epidemiológica. 

    Los primeros casos surgieron en Gran Bretaña, Portugal y España, con el común denominador que los infectados eran hombres que tenían sexo con otros hombres, pero esta enfermedad ha logrado propagarse a diferentes países, y con la alerta que pueda afectar aquellos grupos vulnerables de la población ya sean personas inmunosuprimidas o niños. 

    Uno de los mecanismos de transmisión es por contacto directo con las lesiones del paciente, o contacto con superficies contaminadas por las mismas. Aún se desconoce si existe la posibilidad de que el virus tenga presencia en otras secreciones como orina, saliva o semen

    En este estudio liderado por Mikel Martínez, investigador del Instituto de Salud Global de Barcelonal, y Dr. José Luis Blanco, del Hospital Clínic de Barcelona, se buscó la presencia de este virus en las muestras biológicas de 12 pacientes confirmados, en busca de ADN del virus en las lesiones, que inicialmente se confirmó que tenían una alta carga viral. 

    El ADN viral ya se había detectado en saliva y semen, se espera entender más sobre cómo se transmite esta enfermedad emergente.

    "Un par de estudios previos ya habían mostrado presencia ocasional de ADN viral en algunas muestras y en algunos pacientes, pero en este estudio mostramos la presencia frecuente de ADN viral en varios fluidos biológicos, particularmente en saliva, durante la fase aguda de la enfermedad, y hasta 16 días después del inicio de los síntomas en un paciente", explica Aida Peiró, investigadora de ISGlobal y primera autora de este estudio.

    Se logró encontrar ADN Monkeypox, en la saliva de todos los pacientes, algunos de ellos con cargas virales altas; pero también se detectó ADN en muestras: 

    • Rectales, en 11 de 12 pacientes; 

    • Nasofaríngeas, 10 de 12 pacientes; 

    • Semen en 7 de 12 pacientes;

    • Orina, 9 de 12 pacientes;

    • Fecales en 8 de 12 pacientes.

    La presencia de ADN viral en estas muestras, no equivale necesariamente a la presencia de virus infeccioso, así que, el próximo paso será aislar el virus a partir de dichas muestras; sin embargo, la alta carga detectada en saliva o semen sugiere que estos fluidos tienen potencial infeccioso, añaden.

    "Los resultados de nuestro estudio contribuyen a un mejor conocimiento sobre los mecanismos y la dinámica de la transmisión del virus, así como el posible papel de la transmisión por vía sexual", concluye Martínez.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Infectología