Se confirma el primer contagio de Viruela del mono de un hombre a su perro

Publican el primer estudio que confirma la evidencia de que la transmisión de humano a perro del virus de la viruela del mono existe.

Luisa Ochoa

    Se confirma el primer contagio de Viruela del mono de un hombre a su perro

    El virus de la viruela del mono se está propagando en Europa y los EE. UU. entre personas que no han viajado a áreas endémicas. Asimismo, este 23 de julio de 2022, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró la viruela del mono como una emergencia de salud pública de importancia internacional.

    La transmisión de humano a humano del virus de la viruela del mono generalmente ocurre a través del contacto cercano con las lesiones, los fluidos corporales y las gotitas respiratorias de personas o animales infectados.

    Igualmente, afirman que se está investigando la posibilidad de transmisión sexual, ya que el brote actual parece estar concentrado en hombres que tienen sexo con hombres y se ha asociado con lesiones anales y genitales inesperadas. Actualmente, se desconoce si los perros y gatos domésticos podrían ser un vector del virus de la viruela del mono, pero se están dando pasos en la materia. 

    La prestigiosa revista médica The Lacent acaba de publicar los resultados de un artículo científico en el que los investigadores describen el primer caso de un perro con infección confirmada por el virus de la viruela del mono que podría haberse adquirido a través de la transmisión humana.

    Antecedentes de la viruela de mono entre humanos y perros

    Dos hombres asistieron al Hospital Pitié-Salpêtrière, París, Francia, el 10 de junio de 2022. Ambos habían presentado ulceración anal 6 días después de tener relaciones sexuales con otras parejas. En el paciente 1, la ulceración anal fue seguida por una erupción vesiculopustular en la cara, las orejas y las piernas; en el paciente 2, en las piernas y la espalda. En ambos casos, el exantema se asoció con astenia, cefalea y fiebre 4 días después (figura A, B).

    Así, indican que el virus de la viruela del mono se analizó mediante PCR en tiempo real. En el paciente 1 se detectó virus en muestras de piel y orofaringe; mientras que en el paciente 2 se detectó virus en muestras anales y orofaríngeas.

    A los 12 días del inicio de los síntomas, su perro de raza lebrel italiano, macho, de 4 años de edad y sin antecedentes médicos previos, presentó lesiones mucocutáneas, incluyendo pústulas en el abdomen y una fina ulceración anal (figura C, D). Finalmente, el perro dio positivo para el virus de la viruela del mono mediante el uso de un protocolo de PCR.

    Las secuencias de ADN del virus de la viruela del mono del perro y del paciente 1 se compararon mediante secuenciación de próxima generación, resultando que ambas muestras contenían virus del clado hMPXV-1, linaje B.1, que se ha estado propagando en países no endémicos desde abril de 2022 al 4 de agosto de 2022, y ha infectado a más de 1.700 personas en Francia, en su mayoría concentradas en París, donde el perro desarrolló los primeros síntomas.

    Además, señalan que el virus que infectó al paciente 1 y el virus que infectó al perro mostraron una homología de secuencia del 100% en los 19,5 pares de kilobases secuenciados.

    Los hombres informaron que dormían juntos con su perro, pero aseguraron que habían tenido cuidado de evitar que su perro entrara en contacto con otras mascotas o humanos desde el inicio de sus propios síntomas (es decir, 13 días antes de que el perro comenzara a presentar manifestaciones cutáneas).

    En los países endémicos, solo se ha encontrado que los animales salvajes (roedores y primates) portan el virus de la viruela del mono.

    Sin embargo, en los EE.UU. se ha descrito la transmisión del virus de la viruela del mono en perros de las praderas y en Europa en primates en cautiverio que estuvieron en contacto con animales infectados importados. No obstante, subrayan que nunca se ha informado de infección entre animales domésticos, como perros y gatos.

    Los investigadores sostienen, que hasta donde saben, la cinética de la aparición de los síntomas en ambos pacientes y, posteriormente, en su perro sugiere la transmisión del virus de la viruela del mono de persona a perro. 

    Dadas las lesiones en la piel y las mucosas del perro, así como los resultados positivos de la PCR para el virus de la viruela del mono de los hisopos anales y orales, se plantean la hipótesis de una enfermedad canina real, no un simple portador del virus por contacto cercano con humanos o transmisión aérea (o ambos). 

    Por ello, los autores del estudio consideran que se debería impulsar el debate sobre la necesidad de aislar a las mascotas de las personas positivas al virus de la viruela del mono y hacen un llamamiento para una mayor investigación sobre las transmisiones secundarias a través de mascotas.

    Aislamiento de mascotas en pacientes con viruela de mono 

    La Región de Murcia ha comenzado a aplicar esta medida en 3 pacientes con viruela del mono que conviven dentro del núcleo familiar con diferentes animales de compañía. De esta manera, sus mascotas han sido puestas en observación, limitando su contacto con el enfermo y su movilidad.

    La razón fundamental de esta vigilancia es, por un lado, evitar que los animales se contagien y puedan mantener la enfermedad en el ámbito familiar, y por otro, que por su etología y durante su interacción con el entorno, puedan contactar con roedores silvestres y trasmitirles esta infección generando así un posible endemismo de la enfermedad en la zona, ya que son los roedores silvestres los verdaderos hospedadores de este virus.

    Por su parte, el Colegio de Veterinarios de Murcia, en aplicación del enfoque ´One Health´, ha solicitado a los veterinarios clínicos de la región que comuniquen a la Unidad de Zoonosis de la Dirección General de Salud Pública de Murcia, los posibles sospechosos, si identifican animales con lesiones compatibles con esta enfermedad.

    Los síntomas en las personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de espalda, poca energía, ganglios linfáticos inflamados y erupciones o lesiones en la piel. Por lo tanto, si se presentan algunos de estos síntomas, es necesario llevar a una clínica veterinaria al animal de compañía.

    Síntomas de la viruela de mono en animales

    En cuanto a los síntomas en los animales, por un lado, los roedores infectados por la viruela del mono, normalmente, son asintomáticos. Mientras que, según explican los veterinarios, otros mamíferos sí suelen sufrir signos de la enfermedad.

    En estos casos, la presentación clínica, al igual que en humanos, es variable, aunque la más frecuente es la cutánea. En este sentido, los veterinarios señalan que "las lesiones, generalmente, empiezan en la zona de la cabeza y, después, se extienden al resto del cuerpo, especialmente en las patas y en las orejas. Primero se inflaman y, más tarde, aparecen cubiertas por costras", siendo el animal contagioso, hasta que estas heridas desaparezcan.

    Adicionalmente, en la mayoría de estos casos, el cuadro de la infección es leve y autolimitado. Resaltan que se caracteriza por incluir fiebre, anorexia, alteraciones del comportamiento o letargia. 

    No obstante, según indican, "en ciertos grupos, como gatos jóvenes e inmunodeprimidos, es posible que se establezca un cuadro grave de clínica respiratoria en forma de neumonía, pudiendo llegar a ser mortal".

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Infectología