Neumococo: nuevos cambios a las recomendaciones de vacunación contra la enfermedad

Las vacunas tienen entre 60 % y 70 % de efectividad contra la infección grave causada por la bacteria Streptococcus pneumoniae.

Luisa Ochoa

    Neumococo: nuevos cambios a las recomendaciones de vacunación contra la enfermedad

    Las vacunas contra el neumococo ayudan a prevenir las infecciones por Streptococcus pneumoniae, un microorganismo patógeno que causa diferentes afecciones en la población, algunas de ellas son otitis media aguda, sinusitis, neumonía, meningitis, septicemia, entre otras.

    Vacunas contra el neumococo conjugadas y de polisacáridos

    De acuerdo con la Dra. Armelle Pérez-Cortés Villalobos, actualmente existen dos vacunas contra el neumococo: las vacunas antineumocócicas conjugadas (PCV13, PCV15 y PCV20) y la vacuna antineumocócica de polisacáridos (PPSV23).

    Las vacunas conjugadas son vacunas de polisacáridos capsulares purificados con diferentes serotipos del Streptococcus pneumoniae, PCV15 tiene 15 y PCV20 tiene 20.

    "Previamente, los esquemas de vacunación contra neumococo incluían el uso de las vacunas PCV13 y PPSV23", explicó la doctora.

    Hoy día, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), recomiendan el uso de PCV13 para niños menores de dos años y personas de dos a 18 años con ciertas afecciones médicas. 

    Por otro lado, para las personas que nunca han recibido ninguna vacuna neumocócica conjugada, los CDC aconsejan la administración de PCV15 o PCV20 en mayores de 65 años o en adultos entre 19 y 64 años con algunas condiciones preexistentes.

    Factores de riesgo de infección por Streptococcus pneumoniae

    Cabe indicar que el alcoholismo, enfermedad renal crónica, enfermedad hepática, pulmonar o cardiaca, tabaquismo, presencia de implantes cocleares, fístulas o fugas de líquido cefalorraquídeo, inmunodeficiencias adquiridas o congénitas, diabetes, malignidad activa, infección por virus de inmunodeficiencia humana, enfermedad de Hodgkin, inmunosupresión yatrogénica, leucemia, linfoma, mieloma múltiple, síndrome nefrótico, trasplante de órgano sólido y médula ósea y anemia de células falciformes ponen al paciente en riesgo de infección por el Streptococcus pneumoniae.

    Recomendaciones actuales para la vacunación

    Las siguientes situaciones son recomendaciones de las actuales guías para la vacunación en adultos:

    Si el paciente nunca ha sido vacunado contra el neumococo, hay dos opciones:

    • Aplicar una dosis de PCV20.

    • Aplicar una dosis de PCV15 y un año después PPSV23.

    Sobre la segunda opción, las guías describen tres indicaciones importantes: 

    • Si se usa PCV15 debe ser seguida de una dosis de PPSV23).

    • El intervalo recomendado es de un año.

    • En inmunocomprometidos se puede aplicar PPSV23 con una diferencia de ocho semanas.

    Si el paciente ya tiene una dosis de PPSV23 y no ha recibido ninguna vacuna conjugada, puede:

    • Aplicar PCV15 o PCV20 un año después de haber recibido PPSV23.

    • Si ya se aplicó una dosis de PPSV23 se requiere una dosis de vacuna conjugada y puede ser PCV15 o PCV20.

    • Con intervalo mínimo de un año.

    Efectividad de las vacunas contra el neumococo

    Al respecto, la Dra. Villalobos enfatizó que, "es de suma importancia vacunar a nuestros pacientes contra S. pneumoniae, pues se trata de un patógeno que ocasiona infección seria, que puede causar enfermedad grave y deceso, que comúnmente ocurren en pacientes debilitados o con múltiples comorbilidades que hacen más complejo el manejo de la enfermedad".

    Finalmente, destacó que las vacunas contra neumococo han demostrado ser seguras y tienen entre 60 % y 70 % de efectividad de enfermedad invasiva por neumococo, dependiendo de los serotipos que contengan. 

    "¡Vacuna a tus pacientes!", concluyó la doctora.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Infectología