Leptospirosis y su daño al hígado y los riñones

Los médicos sospechan leptospirosis cuando los síntomas característicos se presentan en personas que han viajado a una zona donde hay un brote de esta enfermedad.

Medicina y Salud Pública

    Leptospirosis y su daño al hígado y los riñones

    La literatura médica define la leptospirosis como una infección potencialmente grave que es  causada por las bacterias Leptospira, y son llamadas así por la forma de espiral llamadas espiroquetas.

    Los especialistas indican que la mayoría de personas se infectan mediante el contacto con tierra o agua contaminada durante actividades al aire libre, y sus manifestaciones más comunes son fiebre, dolor de cabeza y otros síntomas, en dos fases separadas por unos cuantos días.

    Adicionalmente, es una infección que al tornarse grave, es potencialmente mortal, porque daña múltiples órganos, incluyendo el hígado y los riñones.

    En este sentido, la detección de la bacteria se realiza en una muestra tomada del tejido infectado, para así confirmar el diagnóstico.

    Las infecciones ocasionadas por esta condición se tratan con antibióticos y, sí, son graves, a veces con líquidos administrados por vía intravenosa y diálisis.

    Origen del virus 

    En el manual de Merck, indican que la leptospirosis aparece en muchos animales domésticos y salvajes, incluyendo ratas, perros y animales de granja como el ganado bovino, los caballos, las ovejas, las cabras y los cerdos. 

    Incluso, estos animales actúan como portadores y albergan las bacterias en su orina; otros enferman y mueren. La infección puede contraerse directamente, a través del contacto con animales infectados, o indirectamente, por contacto con la tierra y el agua contaminadas por la orina infectada.

    La leptospirosis es una enfermedad profesional entre granjeros y el personal que trabaja en el alcantarillado y los mataderos. No obstante, la mayoría de las personas se infectan durante la realización de actividades al aire libre, al entrar en contacto con tierra contaminada o agua dulce, especialmente al nadar o caminar en aguas poco profundas. 

    Fuera de Estados Unidos, se han producido brotes después de fuertes lluvias o inundaciones de agua dulce. Las bacterias Leptospira pueden sobrevivir durante varias semanas o meses en fuentes de agua dulce. Sin embargo, pueden sobrevivir solo unas pocas horas en agua salada.

    Autoridades sanitarias indican que cada año se notifican entre 100 y 150 infecciones de este tipo en Estados Unidos, además que se producen principalmente a finales del verano y principios del otoño. Dado que la leptospirosis leve presenta síntomas inespecíficos, similares a los de la gripe, muchas infecciones probablemente pasen desapercibidas.

    Prevención de la leptospirosis

    El antibiótico doxiciclina puede evitar la leptospirosis; se administra por vía oral una vez por semana a las personas que puedan estar expuestas a la bacteria, por ejemplo, las que viven en una zona donde se está produciendo un brote de leptospirosis o bien viajan hacia dicha zona.

    Tratamiento de la leptospirosis

    *Antibióticos

    *Quienes padecen el síndrome de Weil pueden necesitar transfusiones de sangre y hemodiálisis.

    Las infecciones leves se tratan con antibióticos, como amoxicilina, ampicilina, doxiciclina o azitromicina, administrados por vía oral.

    En los casos graves, pueden administrarse antibióticos como penicilina o ampicilina o ceftriaxona por vía intravenosa. También se administran líquidos con sales.

    Los afectados por esta enfermedad no tienen que permanecer aislados, pero se deben tomar precauciones al manipular y desechar su orina.

    Quienes padecen el síndrome de Weil pueden necesitar transfusiones de sangre y, si presentan insuficiencia renal, pueden requerir hemodiálisis.

    Fuente consultada aquí.


    Mas noticias de Infectología