Puerto Rico vuelve a la carga en búsqueda de una vacuna contra el VIH

Hace pocos meses se tomó la decisión de que Puerto Rico participara probando esta vacuna, iniciando el reclutamiento en este mes de julio.


Puerto Rico vuelve a la carga en búsqueda de una vacuna contra el VIH

Los laboratorios puertorriqueños vuelven a redoblar los esfuerzos contra el virus que ha burlado todo protocolo de vacuna desde su llegada: el VIH.

Muchos han sido los esfuerzos mundiales para crear candidatos de vacunas que le hagan frente a los miles de trampas inmunológicas de este virus, que a inicios de la década del 1980, era el sinónimo de muerte entre los contagiados, a quienes le robaba la vida a los 30 días o menos en promedio. 

Puerto Rico no se rinde. El Dr. Javier Morales,  infectólogo y médico que diagnosticó al primer paciente con VIH en Puerto Rico, nuevamente toma la batuta, siendo parte del protocolo MOSAICO -nombre con el que comparan al virus por la red de anticuerpos que ataca-, que esta vez, busca probar una vacuna en poblaciones a riesgo de contraer el virus por sus estilos de vida y prácticas conductuales. 

En entrevista con la Revista Medicina y Salud Pública, Morales, también fundador del Clinical Research Puerto Rico, resaltó la innovación de este protocolo, en el que no solo participará la población general de pacientes gays o trans, sino todo aquel que tenga un riesgo aumentado de contagiarse por su conducta, independientemente de su sexualidad, enfatizando en este momento en que ya han completado muestras de personas heterosexuales que han sido parte del protocolo y, en este momento, se hacen énfasis en el reclutamiento de pacientes transgéneros y de hombre que tienen sexo con otro hombre.

Esta investigación se realizaría principalmente en Europa y Estados Unidos, pero hace pocos meses se tomó la decisión de que Puerto Rico participara probando esta vacuna, iniciando el reclutamiento en este mes de julio.

Señaló que la mayoría de estos pacientes han sido los que no han tolerado o no tuvieron adherencia con el tratamiento diario para el VIH y, con la administración de esta vacuna, no implicaría el uso de las mismas a menos que después de la primera vacuna, la persona decida entrar en la terapia pre exposición.

Aclaró que aquellos pacientes que son candidatos a usar Descovy -2 medicamentos utilizados para tratar la infección por VIH- u otras pastillas como pre exposición, son candidatos a participar en el estudio.

Diferencia con otros estudios

A través de los últimos treinta años se han probado varias vacunas, algunas se han quedado en la fase experimental y otras empezaron y se quedaron en el camino.

"Nosotros en 1988 probamos la primera vacuna en humanos que es la de la compañía VaxGen, la cual no funcionó y este tipo de vacunas se han tratado y tratado y es hasta ahora que existe una vacuna con buen potencial, porque está atacando el virus o bloqueando el virus en más de un lugar", explicó el infectólogo.

Añadió, además, "esta vacuna es un compuesto que une muchos factores, muchas proteínas, muchos anticuerpos y de ahí viene la palabra "mosaico" porque es un mosaico de anticuerpos".

Diferencias con otras pruebas de vacuna contra VIH

Otras vacunas que fueron probadas en la población general en aquellos momentos era la población homosexual, que tenía sexo hombres con hombres, actualmente incluyeron a la población trans.

"Es la primera vez, que yo recuerde, y llevo muchos años haciendo estudios, que incluyen a la población transgénero para darles ese beneficio de participar en un estudio como este", estableció.

De otra parte, sostuvo que existen pacientes que quieren tratamiento pre exposición y una de las bases de este estudio es educar al paciente para que no se exponga. Las estadísticas indican que si no se educa a la población en alto riesgo de contagiarse por sus prácticas conductuales, continuarán exponiéndose.

Asimismo, pacientes que no quieren tomar la pastilla por razones personales, o porque las mismas no son toleradas por el organismo, o que generan efectos secundarios físicos en estos pacientes.

"Por ejemplo en el caso de los pacientes trans, hay quienes no quieren introducir una pastilla en su cuerpo que vaya a interferir con las hormonas que toman o que vayan a aumentar la grasa corporal porque son personas que han sufrido muchísimo en alcanzar lo que tienen, así que esto es muy aceptable y hay que respetarlo", reiteró el especialista.

Evolución del tratamiento para VIH en los últimos años

Hoy en día se estudian compuestos que pueden bloquear una serie de receptores donde el virus se esconde y la evolución del tratamiento contra VIH en los últimos 40 años ha sido catalogado como trascendental.

Además de ello, tras los estudios, se han podido conocer de cerca el rol del sistema inmune y gracias a los avances contra el VIH, se han beneficiado pacientes con cáncer y otras vacunas, entre ellas COVID.

"Cuando yo vi el primer paciente, no sobrevivía nadie, todos morían, porque todos morían de infecciones oportunistas, hongos en el cerebro, parásitos en el pulmón, virus en el ojo, diarreas... Ahora ya los pacientes mueren de viejos siguiendo un tratamiento", describió.

"Con tratar de llegar en casi 50 años de esta enfermedad a una vacuna efectiva, sería un inmenso logro, porque si funciona estaríamos erradicando el VIH del mundo. En Puerto Rico se espera una participación total de 100 personas, gracias al apoyo de dos centros y representaría el 40 o 50% del estudio. Llevo haciendo estudios desde el año 85 y es la primera vez que le hemos dado un énfasis enorme y con respeto, para que la población tras partícipe", concluyó el Dr. Morales.


Artículos Relacionados