Uso excesivo de sustancias un problema de salud pública prevalente

Desde hace muchos años, algunas personas han conocido y han usado drogas como: el opio, la hoja de coca y el cannabis.

Medicina y Salud Pública

    Uso excesivo de sustancias un problema de salud pública prevalente

    Desde hace muchos años, algunas personas han conocido y han usado drogas como: el opio, la hoja de coca y el cannabis, así como sustancias naturales con propiedades alucinógenas, utilizadas para uso recreativo sin ser conscientes de que pueden desarrollar adicciones a cualquier producto y sustancia ya sea legal o ilegal. 

    En exclusiva, en una entrevista para Medicina y Salud Pública (MSP) el doctor Juan Alberto Nazario, psicólogo clínico, habló sobre algunos de los programas que se realizan en Puerto Rico para personas en condición de vulnerabilidad y que son adictas a sustancias legales o ilegales. Desde esta perspectiva, el especialista explicó la situación social de la población  vulnerable y el papel que juegan diferentes entidades en las que se destaca Iniciativa comunitaria. 

    El doctor Nazario pertenece a la Universidad Carlos Albizu, especializada en psicología y problemática social. Esta casa de estudios además es uno de los pilares de Iniciativa comunitaria, organización sin ánimo de lucro que ha trabajado en los sectores de Puerto Rico donde habitan y coexisten los más desprotegidos, entre los que se incluyen las personas sin hogar y las personas con adicciones a sustancias nocivas. 

    El especialista conceptúa que la actual terminología médica en torno a estas problemáticas ha evolucionado, pues era muy estigmatizado y lo sigue siendo, en especial con las personas dependientes. Los términos se han modificado, teniendo en cuenta que las personas no son culpables de los trastornos por el uso de las sustancias y hay muchas razones por las cuales pueden llegar al uso de estas. Incluso, se ha hecho un cambio de una nomenclatura salubrista en términos de Salud pública, con dignidad y respeto. 

    El Dr. Nazario manifiesta que efectivamente el uso de sustancias nocivas ha estado en la humanidad desde siempre, desde diferentes perspectivas, de términos religiosos, espirituales y demás. El uso de las sustancias es llevado a un consumo sin control, lo que implica cambiar el organismo, en especial el cerebro que se va activar lo que se conoce como sistemas de recompensa y que puede llevar a la persona hacia una enfermedad que se conoce como trastorno de abuso de sustancias. 

    Desde su experiencia el doctor indica que existen otras otras sustancias lícitas y nocivas para la salud como: la nicotina, la cafeína y el alcohol que requieren igual atención, al igual que medicamentos de los que se abusa y se utilizan de manera errónea y sin control. 

    “Definitivamente estamos viendo desde lo que conocemos como drogas ilícitas hasta las que conocemos como drogas legales y que son permitidas culturalmente. El uso, a manera de ejemplo, la cafeína que se consume en exceso produce cambios corporales con trastornos; se cita el dolor de cabeza matutino antes la falta de la primera taza de café” explicó el doctor. 

    El Dr. Nazario explicó que se ha invertido una cantidad de dinero desde el aspecto criminalista, pensando que el consumo hay que contrarrestarlo, pero no se puede penalizar por el uso de sustancias, ya que por el consumo en exceso se pierde el control y se desarrolla una enfermedad. La tendencia o el movimiento de visibilizar el tema desde otra perspectiva, es hacia una visión salubrista, enfocada en ayudar a las personas a rehabilitarse para luego incorporarse a una sociedad saludable. 

    En otro sentido, el doctor detalló que la participación de las farmacéuticas en el problema de estas sustancias opioides, es importante. Ya que se analiza que las empresas escondieron información por las investigaciones a medicamentos para el dolor crónico, que se supone se deben recetar para un estricto cumplimiento. 

    “Hay un elemento interesante de cómo las farmacéuticas empezaron a decir a los médicos que esa es una panacea, que es lo que hemos encontrado que no tiene ningún tipo de efecto escondiendo esta información y 20 años después, o sea ahora, tenemos un problema en Estados Unidos y Puerto Rico increíble de muertes, por ejemplo, por sobredosis o opisidas “ explica el doctor. 

    Desde esa perspectiva, el Dr. Nazario afirmó que, las farmacéuticas tienen una gran responsabilidad en el proceso creciente del fenómeno de la dependencia o muerte por sobredosis. El especialista además aclaró que, las personas que tienen mayor riesgo son los que consumen opioides como lo es la heroína y que ocasionan muerte por sobredosis en muchos casos. 

    Un análisis importante que hizo el experto es que todos tienen conocidos y allegados afectados por este problema de adicción. “Hoy en día el 80% de estas personas están utilizando heroína e iniciaron con el uso de medicamentos mal usados” puntualizó el doctor. 

    Uno de los temas necesarios de analizar es el consumo de la marihuana y el doctor Nazario afirmó que se encuentran muchas incongruencias en el conocido “puente” que conlleva a pasar de la marihuana a otras sustancias, sobre lo cual conceptúa que no necesariamente se da siempre ese paso. 

    ¿cómo puede una persona recuperarse de esta dependencia? 

    Lo más relevante es entender que es posible superarse y rehabilitarse para una convivencia saludable , y son muchos los ejemplos para tener en cuenta. Un primer elemento es el

    acceso a un tratamiento total, que sea eficaz y basado en una evidencia específica. Además, debe estar en un equipo multidisciplinario; no puede ser un solo especialista, sino que el equipo de atención debe trabajar unido en tratamientos que atiendan a la persona desde un todo de manera integral. 

    Existen varios modelos de tratamiento: el predeterminado que se conoce como “retirada asistida” la cual no implica un tratamiento total. Se espera que el cuerpo pueda liberarse de una manera eficiente y saludable. Hay que tener en cuenta que, los síntomas de retirada pueden ser muy severos y tan perjudiciales que pueden incluso ocasionar la muerte. 

    La recurrencia, mal determinada como recaída básicamente puede ocurrir por causas como no seguir el tratamiento inicial. Sin embargo, no es la única razón, y puede deberse a otros factores. Es importante tener en cuenta que si se presenta una recurrencia no significa tener un fracaso para esta persona y que podrá tener nuevas oportunidad. 

    Volviendo a los tipos de tratamiento, existe el ambulatorio, en el cual el paciente puede tener algunos tipos de alternativas. Por ejemplo, el doctor explicó que un paciente con problemas opiáceos, como heroína, pueden tener la opción de un tratamiento asistido por mediación para efecto de disminuir la ansiedad. 

    En cuanto a los costos y cubrimiento médico, el profesional afirmó que “la reforma cubre el tratamiento uboprofino y en ese aspecto en particular los planes médicos si están cubriendo el tratamiento, en términos de accesibilidad organizaciones de base comunitaria, como iniciativa comunitaria, tienen una clínica que se llama Gutiérrez. Se diría que la gran mayoría de clínicas están ofreciendo estos tratamientos y están en forma integrada entre las comunidades” indicó el doctor. 

    Población vulnerable en Puerto Rico 

    Se estima que en Puerto Rico en el 2019 existían 2535 personas sin hogar. Se observa que por las diferentes calamidades de la naturaleza y la pandemia, se vio un aumento de población en la calle. 

    “Hoy en día hemos visto 3 elementos interesantes: el número uno, son familias que deambulan con acompañante; también en alza en menores ya que lo perdieron todo y están viviendo en situación de calle. Un aumento de personas sin hogar son mayores de 50 años o más , por esto se hace un cuestionamiento interesante si estas personas están envejeciendo en la calle o la adultez mayor lo está llevando a la condición de ambulante por elementos sociopolíticos y económicos del país” detalló en doctor.

    Vale aclarar que no todas las personas sin hogar son consumidores de sustancias; un 38% de las personas en estado de calle tiene trastornos por usos de sustancias. El doctor enfatiza que es un porcentaje muy alto en término de personas que entran a deambular por uso de sustancias. 

    A la inquietud del por qué hace falta en Puerto Rico hogares de paso para esta población vulnerable, el médico confirmó que actualmente son pocos y que lamentablemente las personas en estado de calle no forman parte de las prioridades que trata el gobierno. En un análisis estadístico del último año se calcula que iniciativa comunitaria ha prestado diferentes servicios a 100.000 personas vulnerables. Cómo parte de los estudios que realiza la iniciativa, actualmente está incursionando en población vulnerable de adultos mayores para conocer cuál es la realidad de esta población.

    Mas noticias de General