La safenectomía, un eficaz y poco invasivo tratamiento para las várices

“Por más de un siglo, la safenectomía - ligadura de la unión safeno-femoral y extirpación la vena safena- ha sido el estándar de manejo quirúrgico para la enfermedad venosa por reflujo de vena superficial”, manifestó el Dr. Eric J. Carro Jiménez.


La safenectomía, un eficaz y poco invasivo tratamiento para las várices
 Alejandra Martínez
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Por más de un siglo, la safenectomía - ligadura de la unión safeno-femoral y extirpación la vena safena- ha sido el estándar de manejo quirúrgico para la enfermedad venosa por reflujo de vena superficial”, manifestó el Dr. Eric J. Carro Jiménez, especialista en Cardiología de Intervención y Medicina Vascular en una entrevista con la Revista Medicina y Salud Pública (MSP).

A esto usualmente se le añadía la flebectomía de venas varicosas grandes. Es esta una cirugía exitosa, pero asociada a los riesgos conocidos de cirugía que incluyen el sangrado, infección, necesidad de anestesia regional o general, dolor, y una recuperación lenta. 

Con los avances de la ciencia y el movimiento hacia procedimientos mínimamente invasivos, ya para el 1998 se desarrollan técnicas de eliminar la vena safena sin necesidad de cirugía. 

Por ejemplo, “la ablación termal endovenosa es la aplicación de energía de calor de manera controlada al interior de la vena para lograr su destrucción sin hacer daño a los tejidos circundantes”, dijo el especialista.

Primeras técnicas para venas varicosas en desarrollarse

La primera en desarrollarse es la llamada ablación por radiofrecuencia, seguida rápidamente por la ablación por láser. Ambas técnicas se parecen en que necesitan anestesia tumescente, siendo esta una mezcla de anestesia y salina que se infiltra en el espacio safeno, un bolsillo virtual formado por las fascias musculares por el cual corre la vena safena.

Al infiltrar la anestesia tumescente, esta logra anestesiar el área para evitar dolor al paciente, y a la misma vez separa la vena safena de todos sus alrededores y comprime la vena hacia el catéter para lograr mejor contacto a la fuente de energía.

Ambas técnicas son igual de efectivas y sus resultados inmediatos y a largo son excelentes, comparables con cirugía abierta y, estos son mínimamente invasivos, usualmente hechos de manera ambulatoria en la oficina médica con anestesia local, y en general son muy bien tolerados, con menos dolor y molestia al ser comparados a la cirugía tradicional”,

agregó el galeno.

El paciente luego de la ablación venosa puede ambular inmediatamente y regresar a su trabajo en cuestión de uno a dos días. Es ideal la compresión con medias de 20-30mmHg hasta rodilla o muslo luego del procedimiento, aunque no es indispensable. Estos procedimientos se consideran como necesidad médica en pacientes con enfermedad venosa avanzada, razón por la cual son cubiertos por la mayoría de los planes médicos para esta indicación.

Nuevas maneras de ablación venosa han sido desarrolladas, una interesante es la ablación no tumescente no termal, en la cual la vena es sellada con cianoacrilato, el pegamento transparente de acción casi inmediata”

añadió el Dr. Carro.

Este pegamento no es nuevo en términos de utilidad médica, ya siendo utilizado en múltiples aplicaciones quirúrgicas o de embolización. La fórmula y el sistema de aplicación es uno que permite el sellado de la vena de una manera fácil, rápida y segura. 

Este tiene el beneficio de no requerir la anestesia tumescente (razón por la cual la única punción es el de la inserción del catéter) y no es requisito la utilización de terapia de compresión (medias) luego del procedimiento. 

El galeno resalta que al este ser una tecnología más nueva y costosa, todavía no es cubierta por todos los planes médicos, razón por la cual su utilidad es limitada. 

Para finalizar, el galeno manifiesta que la insuficiencia venosa y las venas varicosas son una condición muy común con unas implicaciones importantes para la vida de los pacientes. Por tanto, el conocimiento de esta condición y su tratamiento es indispensable para identificar los pacientes que se pudiesen beneficiar del tratamiento por un especialista en esta área. 

Con una combinación de técnicas se puede obtener un resultado excelente en el tratamiento de la insuficiencia venosa y las venas varicosas, logrando mejoría de los síntomas y calidad de vida del paciente, mejorando el aspecto físico de esta condición, evitando progresión a estadios más avanzados al paciente identificado temprano, revirtiendo los cambios de estasis venosa avanzada, y ayudando a la sanación de úlceras de estasis venosa en el paciente que las tiene”,

finalizó. 

Artículos Relacionados