Cambiar el estilo de vida reduce hasta el 90% el riesgo de padecer diabetes