Se reportan aumento de las tasas de remisión de EII tras el manejo de medicamentos con tiopurina

Mediante un estudio, monitorización de fármacos terapéuticos con azatioprina y 6-mercaptopurina informó un cambio de manejo en el 61,9 % de los pacientes con EII.

Pedro Felipe Cuellar

    Se reportan aumento de las tasas de remisión de EII tras el manejo de medicamentos con tiopurina

    Un equipo, dirigido por Alex Barnes, Gastroenterólogo del servicio de EII, Departamento de Gastroenterología y Hepatología, Royal Adelaide Hospital Adelaide, evaluó en una Monitorización Terapéutica de Fármacos (TDM) los resultados a largo plazo de los pacientes con EII tratados con tiopurinas después de la monitorización terapéutica de fármacos.

    Este estudio de margen, observacional, retrospectivo y multicéntrico, los investigadores recopilaron los datos demográficos, las características de la enfermedad, la evaluación global del médico, el tratamiento de la EII en la monitorización inicial del fármaco terapéutico y nuevamente a los 12 meses para 541 pacientes con EII. De los pacientes, solo el 39 % tenía una dosis adecuada de tiopurinas.

    Los datos actuales muestran los beneficios de la monitorización de fármacos terapéuticos en la evaluación de azatioprina y 6-mercaptopurina. Sin embargo, esto se hizo principalmente en estudios pequeños o de corta duración, así como en estudios dependientes de la dosis basados en el peso corporal.

    "Antes de la introducción de la medición de metabolitos, la enfermedad activa en curso se atribuía comúnmente a la resistencia y daba lugar a una escalada de la terapia a otros agentes", afirman los autores, y complementan diciendo que, "desde entonces, se ha demostrado que la medición del metabolito de tiopurina facilita el manejo clínico al identificar otras explicaciones para una falla aparente de las tiopurinas".

    Sin embargo, los datos actuales muestran que la azatioprina, un profármaco convertido en 6-mercaptopurina y metil-nitroimidazol en el hígado, produce una tasa general de remisión de mantenimiento del 71 % (con un Intervalo de Confianza, IC de 95 %, 0,64–0,77) en la enfermedad de Crohn y del 54 % (IC 95 % 0,54-0,86) en la colitis ulcerosa. 

    La terapia de mantenimiento con tiopurina también ha demostrado reducir el requerimiento de corticosteroides y está relacionada con tasas reducidas de cirugía en pacientes con enfermedad de Crohn.

    Existen diferentes enfoques a los que se pueden llevar estos resultados, por un lado, la 6-mercaptopurina se metaboliza a través de 3 vías competitivas. En la primera vía, la xantina oxidasa convierte 6MP en ácido 6-tioúrico, un metabolito inactivo.

    En la segunda vía, la tiopurina metiltransferasa (TPMT) convierte 6MP en ribonucleótidos de 6-metil-mercaptopurina (6-MMPR), un metabolito potencialmente hepatotóxico.



    Finalmente, en la tercera vía, existen una serie de pasos enzimáticos en los que 6MP se convierte en nucleótido de 6-tioguanina (6-TGN). Esto se reconoce como el metabolito terapéutico y potencialmente mielotóxico.

    Del estudio se realizó un análisis de los resultados clínicos de acuerdo con el resultado de TDM y la indicación de TDM, incluidas las indicaciones proactivas y otras.

    Los resultados muestran que la monitorización de fármacos terapéuticos con azatioprina y 6-mercaptopurina informó un cambio de tratamiento en el 61,9 % de la población de pacientes. El tratamiento también permitió que el 88,8% de los pacientes continuaran el tratamiento tras la monitorización terapéutica del fármaco.

    En la marca de 12 meses después de la monitorización de fármacos terapéuticos, el 74,1% de la cohorte seguía con su medicación.

    Para la remisión clínica, las tasas fueron más altas a los 12 meses después de la TDM con tiopurinas en comparación con el valor inicial (68 % frente a 37 %), incluida la monitorización proactiva del fármaco terapéutico. Después de la TDM, el 13 % de la cohorte se identificó como desviador y continuó con la coterapia con tiopurina y alopurinol.

    "Tiopurine TDM dio como resultado un cambio en el manejo de la mayoría de los pacientes", escribieron los autores. Post TDM significativamente más pacientes estaban en remisión. El TDM permitió la identificación de incumplimientos y desviaciones que, sin intervención, no alcanzarían los niveles terapéuticos del fármaco. La TDM proactiva permitió la identificación y el manejo de dosis inapropiadas y se asoció con mayores niveles de remisión clínica".

    Fuente consultada aquí.



    Mas noticias de Gastroenterología