Reportan aumento del 4 % en enfermedades inflamatorias del intestino en Puerto Rico

Tras este aumento, se creó un centro que permite focalizar la atención en estos padecimientos.

Luisa María Rendón Muñoz

    Reportan aumento del 4 % en enfermedades inflamatorias del intestino en Puerto Rico

    Entre los distintos tipos de Enfermedades Inflamatorias de Intestino (EII) se destacan la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. 

    La Unidad de Investigación de Gastroenterología de la Universidad de Puerto Rico, realizó una investigación utilizando los datos del Departamento de Salud del 2013, y en este se encontró una prevalencia de 181.54 casos de Ell por cada 100.000 habitantes, siendo más común la colitis ulcerosa que la enfermedad de Crohn. 

    Comparado con cifras del 2005, estos datos representan un aumento de 4 veces el porcentaje, reflejando también un aumento en casos de Crohn, y un aumento de Ell, tanto en niños como en adultos.

    Además de soportar las múltiples dolencias, estos pacientes deben enfrentarse a diario al estigma social que existe por tener una enfermedad autoinmune y crónica. Por lo tanto, estos pacientes están protegidos por la ley para Personas con Discapacidad (ADA), que consiste en brindarles acceso a establecimientos públicos, transporte, empleo, entre otros.

    Tratamientos para la Colitis Ulcerosa en Puerto Rico

    Actualmente, existe un centro especializado para tratar enfermedades inflamatorias intestinales, FEAT, liderado por la gastroenteróloga Esther Torres y por un grupo interdisciplinario como enfermeros, gastroenterólogos, psicólogos, enfermeras, dermatólogos, entre otros.  

    La doctora Esther Torres ha estado especializándose durante muchos años en pacientes con Ell. Por eso fue pionera en proponer este centro especializado para tratar este tipo de afecciones, pues a medida que fue pasando el tiempo, como muestran los estudios, los pacientes con colitis y la enfermedad de Crohn fueron aumentando. 

    Una de las recomendaciones que realizó la experta, y que se pueden comprobar por medio de estudios, es que una alimentación antiinflamatoria puede traer beneficios en este tipo de pacientes.

     En sus palabras: "Una de las características de estos pacientes es que en su estómago tienen una composición de bacterias y organismos que todos tenemos en nuestro organismo, pero en ellos existe de una manera anómala. Entonces, en vez de tener lo que llamamos bacterias buenas, en ellos hay bacterias más agresivas que no permiten un ambiente saludable para el paciente. Y aunque esto aún son estudios, podría decirse que una sana alimentación le permitirá a quienes tengan estas dolencias recibir un tratamiento sin tanto dolor y con mayor provecho de los medicamentos".

    La dieta antiinflamatoria, recomendada por la doctora Torres, también está avalada por la licenciada en nutrición Wanda González. De acuerdo a los síntomas ya mencionados en los pacientes, estos pueden presentar deficiencia en vitaminas B, C, D, E, entre otras, y por ende se recomienda una buena alimentación para evitar una desnutrición, ayudándose con alimentos probióticos y prebióticos que ayuden a reparar la flora intestinal. 

    Una dieta antiinflamatoria, según González, podría ser esta:

    El yogur bajo en grasa, el guineo, la cebolla, la fibra (siempre y cuando el paciente lo tolere), el pan. Frutas como el melón, la pera, la manzana, las fresas y las uvas.  

    Generalidades de la colitis

    Estas dos enfermedades son de base inmune, es decir, que el sistema inmunitario ataca a las células sanas del organismo, evitando que la recuperación sea más rápida. Además, estas también son sistémicas, o sea, que no solo atacan a los órganos del sistema digestivo, sino que pueden agredir a diferentes partes del cuerpo. 

    La colitis ulcerosa se caracteriza por ser un padecimiento que se presenta con inflamación y llagas (úlceras) en el colon y el recto.  La enfermedad de Crohn se caracteriza por la inflación del recubrimiento del tracto digestivo, siendo en las capas más profundas del tracto. 

    En Puerto Rico, la colitis ulcerosa es quizá la enfermedad inflamatoria más preponderante, según el Departamento de Salud de La Isla. Aún se desconoce con exactitud cuáles son las causas que ocasionan estas enfermedades, pues antes se pensaba que el estrés y una mala alimentación eran las causantes de ello. 

    Ahora los médicos descartaron estas opciones, aunque aseguran que pueden ser dos factores determinantes para empeorar la condición de las enfermedades.  

    Principales síntomas

    La colitis y la enfermedad de Crohn, generalmente presentan diarrea, sangrado rectal, dolor abdominal, fatiga y pérdida de peso. 

    Estos síntomas varían según el grado en el que se encuentre el paciente. A veces estos pueden experimentar episodios donde los síntomas están altamente concentrados, pero pueden pasar periodos donde el paciente puede sobrellevar la enfermedad.

    Existen diferentes factores de riesgo. Generalmente, este tipo de inflamaciones se despierta en pacientes de 15 a 30 años o entre los 60 y 80, sin decir que son los únicos periodos donde pueden aparecer. Otro, es la raza o la etnia. Anteriormente en PR este no era un factor a tener en cuenta, pero ahora los médicos no descartan esta posibilidad. 

    Aunque no son enfermedades que se heredan, si existe cierta predisposición genética que pueden desarrollarlas, por esto los médicos deben de tener en cuenta también los antecedentes familiares. 

    Complicaciones derivadas de estas enfermedades 

    Los síntomas de estas enfermedades pueden tener manifestaciones durante 10 años antes de ser diagnosticadas. Sin embargo, a veces los pacientes no tienen en cuenta, que de no seguir un adecuado tratamiento, estos dolores pueden aumentar y causar otras molestias como estas: 

    • Sangrado intenso.

    • Orificio en el colon (colon perforado).

    • Deshidratación grave.

    • Pérdida de masa ósea (osteoporosis).

    • Inflamación en la piel, las articulaciones y los ojos.

    • Aumenta el riesgo de padecer cáncer de colon.

    • Hinchazón rápida del colon. 

    • Aumento del riesgo de formación de coágulos de sangre en las venas y las arterias.

    Mas noticias de Gastroenterología