La cirugía bariátrica es el mejor tratamiento para la esteatosis hepática, según estudio

La cirugía bariátrica debe considerarse como una opción terapéutica eficaz para los pacientes con hígado graso avanzado y obesidad.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

La cirugía bariátrica es el mejor tratamiento para la esteatosis hepática, según estudio

La cirugía bariátrica reduce significativamente el riesgo de desenlaces hepáticos graves, al igual que de eventos cardiovasculares graves, en pacientes con esteatosis hepática no alcohólica comprobada por biopsia, en comparación con pacientes similares que no se tratan con cirugía, según una nueva investigación.

Los tipos de cirugía son la manga gástrica y el bypass gástrico. Respecto a la situación metabólica los bypasses se usan en pacientes que tienen problemas metabólicos porque este procedimiento es más efectivo a largo plazo.

Estas cirugía hace varios años eran prácticamente prohibitivas, pero en la medida en que ha avanzado la tecnología y ya hay una gran variedad de alternativas.

Tan solo en Puerto Rico, la obesidad es un problema de salud pública, que afecta entre el 30 y 35 % de su población. En su variante mórbida, lo que se supone un sobrepeso del 50 al 100% por encima del peso corporal, es tratada quirúrgicamente cada vez con mayor frecuencia.

Este es el primer estudio en el campo de la medicina en que se informa de una modalidad de tratamiento que conlleva una disminución del riesgo de eventos cardiovasculares adversos mayores en pacientes con Esteatosis Hepática no alcohólica comprobada por biopsia.

"El estudio SPLENDOR demuestra que en los pacientes con obesidad y esteatosis hepática no alcohólica, la reducción de peso considerable y sostenida que se logra con cirugía bariátrica puede proteger simultáneamente el corazón y disminuir el riesgo de progresión a la hepatopatía terminal", comentó el autor principal, el Dr. Steven Nissen.

Esta investigación incluyó a 1.158 pacientes con esteatosis hepática no alcohólica demostrada por biopsia sin cirrosis; 650 se sometieron a procedimientos bariátricos y los 508 restantes hicieron las veces de control.

Los participantes tenían una media de edad de 49,8 años, un índice de masa corporal medio de 44,1 kg/m2 y casi 64% era de sexo femenino.

Los procedimientos bariátricos consistieron en derivación gástrica en Y de Roux, realizada en 83% de los pacientes y gastrectomía en manga realizada en el resto (17%).

"Los criterios principales de valoración especificados de antemano fueron la presentación de desenlaces hepáticos adversos importantes y eventos cardiovasculares adversos mayores", señalo el Dr. Ali Aminian, director del Bariatric & Metabolic Institute de la Cleveland Clinic, en Ohio, Estados Unidos.

Los principales efectos adversos en el hígado fueron la progresión a cirrosis clínica o histopatológica, el desarrollo de cáncer hepático, la necesidad de trasplante hepático o el fallecimiento relacionado con el hígado.

Los eventos cardiovasculares adversos mayores fueron una variable compuesta de eventos coronarios, eventos cerebrovasculares, insuficiencia cardiaca o fallecimiento de origen cardiovascular.

En una mediana de seguimiento de 7 años, cinco pacientes del grupo asignado a cirugía bariátrica frente a 40 pacientes de los controles no quirúrgicos habían presentado un evento hepático adverso grave.

A los 10 años la incidencia acumulada de resultados hepáticos adversos importantes fue 88% menor en el grupo asignado a cirugía bariátrica, ya que se observaron en 2,3% del grupo quirúrgico, en comparación con 9,6% del grupo no quirúrgico, informaron los investigadores.

Al final del estudio 39 pacientes del grupo quirúrgico habían presentado eventos cardiovasculares adversos mayores, en comparación con 60 del grupo de control. Al cabo de 10 años la frecuencia acumulada de eventos cardiovasculares adversos mayores era 70% menor en el grupo asignado a cirugía bariátrica: 8,5% frente a 15,7% del grupo de control. 

De nuevo, a los 10 años la cirugía bariátrica también redujo 22,4% el peso corporal medio entre los que se habían sometido a la operación, en comparación con una reducción de peso, en promedio, de 4,6% entre los controles no quirúrgicos (p < 0,001), mientras que en los pacientes con diabetes los procedimientos bariátricos también dieron por resultado una reducción significativa de la hemoglobina glucosilada.

Sin embargo, el riesgo de presentar eventos adversos importantes en los 30 días siguientes a la cirugía bariátrica fue relativamente alto (9,5%), señalaron los autores.

Pero en el primer año después de someterse a la intervención, solo cuatro pacientes (0,6%) habían fallecido por complicaciones quirúrgicas, incluidos dos con una fuga gastrointestinal.

Como señalaron los autores la reducción de peso es el tratamiento principal. La obesidad es el principal factor fisiopatológico determinante de la esteatosis hepática no alcohólica y la reducción de peso, sea cual sea el modo de conseguirla, es actualmente el principal tratamiento de la esteatosis hepática no alcohólica.

"Ningún otro tratamiento, aparte de la cirugía bariátrica, ha demostrado un efecto tan significativo sobre la reducción del riesgo de desenlaces graves o de muerte en pacientes con esteatosis hepática no alcohólica".

"La cirugía bariátrica debe considerarse como tratamiento de primera línea para estos pacientes", subrayó el Dr. Shanu Kothari, presidente de la American Society for Metabolic & Bariatric Surgery.

Y como señaló el Dr. Aminian, actualmente no existe ningún fármaco aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos para el tratamiento del hígado graso.

"Los sorprendentes hallazgos de este estudio proporcionan una sólida evidencia de que la cirugía bariátrica debe considerarse como una opción terapéutica eficaz para los pacientes con hígado graso avanzado y obesidad", añadió en el comunicado.

Fuente consultada aquí

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Gastroenterología