Asociación bidireccional entre enfermedad inflamatoria intestinal y depresión

Un nuevo estudio muestra un vínculo bidireccional entre la enfermedad inflamatoria intestinal y la depresión

María Camila Sánchez

    Asociación bidireccional entre enfermedad inflamatoria intestinal y depresión

    Antecedentes y objetivo

    Aproximadamente el 30% de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) desarrollan depresión. Por el contrario, varios estudios informaron un mayor riesgo de EII entre pacientes con depresión. Dicha relación bidireccional no se ha informado dentro de una cohorte representativa, ni se ha investigado entre los familiares de los pacientes. Estas asociaciones pueden implicar aún más el eje intestino-cerebro en la EII.

    Métodos

    Realizamos análisis de cohortes retrospectivos paralelos para investigar el riesgo de depresión entre los pacientes con EII y sus hermanos no afectados, y el riesgo de EII entre los pacientes con depresión y sus hermanos no afectados utilizando la base de datos de investigación del seguro de salud nacional de Taiwán.

    Los individuos fueron seguidos hasta 11 años por depresión o EII de inicio reciente. Los controles se emparejaron con los hermanos no afectados según las características predefinidas.

    Resultados

    Para investigar el riesgo de depresión entre la EII: se inscribieron 422 pacientes con EII, 537 hermanos no afectados y 2148 controles. Durante el seguimiento, 78 (18,5 %) pacientes con EII, 26 (4,8 %) hermanos no afectados y 54 (2,5 %) controles desarrollaron depresión.

    Los odds-ratios (OR) ajustados para la depresión entre los pacientes con EII y los hermanos no afectados fueron 9,43 (IC del 95 %: 6,43–13,81; P < 0,001) y 1,82 (IC del 95 %: 1,14–2,91; P = 0,013), respectivamente.

    Para investigar el riesgo de EII entre la depresión: se inscribieron 25.552 pacientes con depresión, 26 147 hermanos no afectados y 104 588 controles.

    Durante el seguimiento, 18 (0,70/1000) pacientes con depresión, 25 (0,96/1000) hermanos no afectados y 58 (0,55/1000) controles desarrollaron EII.

    Los OR para la EII entre pacientes con depresión y hermanos no afectados fueron 1,87 (IC del 95 %: 1,07–3,26; P = 0,028) y 1,69 (IC del 95 %: 1,05–2,69; P = 0,029), respectivamente.

    Conclusiones

    Este estudio basado en la población aclara la asociación bidireccional entre la EII y la depresión. Los riesgos elevados de cualquiera de las enfermedades entre los pacientes y sus hermanos no afectados sugieren contribuyentes etiológicos compartidos, lo que ofrece una visión novedosa de la influencia del eje intestino-cerebro en la fisiopatología de la EII.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Gastroenterología