Dr. Mercado de ingeniero a especialista de la cardiología

En Puerto Rico, hay una prevalencia de enfermedades como la diabetes por obesidad y, la diabetes afecta el sistema cardiovascular.

Marcela Moreno Wilches

    Dr. Mercado de ingeniero a especialista de la cardiología

    El doctor Josué Mercado Crespo es especialista en cardiología y hace parte de la Facultad Médica de Cardiología del Hospital Ashford San Juan.

    En entrevista con la Revista Medicina y Salud Pública (MSP), el doctor Josué Mercado Crespo, habló sobre sus primeros estudios profesionales, en donde entró a ingeniería en el campo de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico (UPR), pero, a mitad de semestre tomó la decisión de cambiar a biología y ahí inició su larga trayectoria en este campo.

    “En mi familia casi todos eran abogados, no había médicos, así que fue parte de cuando uno cambia, la ingeniería que es mecánica no me gusto y me fui por la medicina que es más interacción con el ser humano”, sostuvo el Dr. Mercado a Medicina y Salud Pública (MSP).

    Después de estudiar medicina en la Universidad Central del Caribe (UCC), viaja a New York a hacer la especialidad de Medicina Interna y posterior a ello, decide profundizar un poco más en el campo de la medicina, especializándose en cardiología.

    “Me gustaba el corazón y como ese órgano tan pequeñito desde que uno nace hasta que uno muere no deja de trabajar y el Hospital de Veteranos me dio la oportunidad de especializarme en cardiología”, recuerda.

    Graduado en 1982 de Medicina, en 1986 de Medicina Interna y en 1992 como cardiólogo, hoy celebra con orgullo sus más de 30 años de experiencia, al servicio de la comunidad puertorriqueña, en donde siempre ha estado tras regresar de cursar su especialidad.

    A este especialista le llenan el alma, los encuentros con sus pacientes que llegan gravemente enfermos y en situaciones críticas y en los que él ha podido ayudar, aunque lamentablemente no todos salen victoriosos.

    El galeno aseguró que su destino lo llevó a la mejor profesión de todas. 

    “Con el COVID he visto muchos pacientes, incluso mi hermana que padece de asma y en el COVID los médicos son los únicos que los ven, la familia no tiene contacto y en mi caso yo era el único que la veía obviamente poniéndome toda la indumentaria, así que es algo más para agradecer a la medicina”, explicó el cardiólogo.

    Asimismo, señaló que son muchos los pacientes que ha tratado, pero recuerda a uno en particular, “un señor mayor con endocarditis, completamente funcional, jugaba golf, tuvo un procedimiento quirúrgico en la boca y de ahí se le infectó la válvula aórtica. Este paciente llegó muy mal y muchos con esta condición fallecen, pero este señor, aunque su edad era de más de 80 años, se le cambió la válvula, se pudo tratar y se le dio de alta, tuvo más tiempo para compartir con su familia”.

    Prevalencia de enfermedades cardiacas en Puerto Rico

    En Puerto Rico, hay una prevalencia de enfermedades como la diabetes por obesidad y, la diabetes afecta el sistema cardiovascular.

    La enfermedad coronaria es bastante prevalente, especialmente en los hombres, aunque ahora está siendo más común en las mujeres y la edad promedio del paciente afectado por enfermedad cardiovascular es en pacientes mayores de 50 años y más.

    “La diabetes asociada con la obesidad son los dos factores más importantes para desarrollar la enfermedad. Además de la dieta, pues al puertorriqueño le gusta una dieta no solamente alta en carbohidratos sino en grasas saturadas, entonces si le sumas a la diabetes y la obesidad, la hipertensión, entiendo yo que son las tres condiciones que afectan al corazón a largo plazo”, explicó el especialista.

    Síntomas de alarma en la enfermedad coronaria

    En mujeres suele presentarse un cuadro más atípico que en los hombres.

    “En el entrenamiento la enfermedad coronaria aparentemente estaba más prevalente en los hombres, y por ello, uno estaba más agresivo en la atención con los hombres y menos con las mujeres, pero ahora se sabe que ellas pueden presentar una enfermedad coronaria importante y hay que tomar en consideración que sus síntomas a lo mejor no son tan claros como los que se ven en los hombres”, señaló.

    Muchas veces las mujeres son remitidas por el ginecólogo que es su médico primario por tener la presión alta, molestias en el pecho o molestias poco comunes como en la quijada.

    Recomendaciones para el cuidado del corazón

  • Dejar de fumar es muy nocivo para la salud

  • Dieta baja en grasa saturada

  • Hacer ejercicio y evitar el sobrepeso

  • Chequear la presión: la presión alta es la principal señal de complicación en el corazón.

  • “El colegio americano recomienda un mínimo de 45 minutos por lo menos cuatro veces en la semana, haciendo un ejercicio de moderada intensidad”, dijo el Dr. Mercado a MSP.

    Puerto Rico y la salud cardiovascular 

    En la isla los hospitales se han puesto al día y la disponibilidad de cateterismo ya se ha expandido por Mayagüez y Ponce, en donde ahora hay buenos centros con buenos especialistas.

    Pero lamentó situaciones propias que ha dejado la pandemia por COVID-19, así como la escasez de oportunidades para los nuevos especialistas. “Los centros académicos se cerraron, ahora mismo solo hay tres programas de cardiología y al año se gradúan 9 cardiólogos de los cuales te podría decir que la mitad se va a Estados Unidos a hacer una subespecialidad”, puntualizó.

    De igual manera, resaltó que el gobierno ha ayudado con incentivos para que los sub especialistas paguen mucho menos de impuestos sobre su ingreso y así decidan quedarse, aunque añadió que hay que hacer mucho más por los médicos, para que los jóvenes que están en la escuela de medicina puedan continuar.

    También, invitó a los jóvenes a tratar de inmiscuirse más en los asuntos que le afectan a la clase médica, ya que no todos los médicos están dispuestos a hacer parte de las decisiones que toma el hospital, debido a que muchas plazas como, por ejemplo, la de director de ginecología en un hospital no son pagas y por esto, muchos jóvenes no se están inmiscuyendo en la parte administrativa.

    “Esta parte que es la que menos les gusta y de la que menos uno sabe, esa parte burocrática y de administración, hay que empezar a desarrollarla”, concluyó.

    Mas noticias de Endocrinología-Diabetes