Descubren red de células nerviosas que permiten la comunicación entre las células grasas y el cerebro

Al interrumpir esta vía de comunicación, hubo un aceleramiento en la quema de grasa de los animales investigados.

Luisa Ochoa

    Descubren red de células nerviosas que permiten la comunicación entre las células grasas y el cerebro

    De acuerdo con un estudio realizado en ratones, científicos descubrieron una vía nerviosa sensorial que permite a las células grasas comunicarse directamente con el cerebro. Para comprobarlo, el equipo investigador utilizó una técnica que hizo transparente el tejido de los animales y cuando destruyeron la conexión, los ratones quemaron más grasa. Eso plantea la posibilidad de que la interrupción de esta red de comunicación en un futuro pueda ayudar a tratar la obesidad si los hallazgos llegan a replicarse en humanos.

    Aunque ya se conocía que el cerebro usaba el sistema nervioso simpático para decirle al cuerpo que quemara más grasa; esta rama del sistema nervioso dirige la respuesta de "lucha o huida" y aprovecha la grasa como fuente de combustible clave para los órganos del cuerpo. 

    La grasa envía mensajes al cerebro a través de los ganglios de la raíz dorsal

    El nuevo estudio encontró que la grasa también envía mensajes al cerebro a través de las células nerviosas sensoriales, o neuronas, llamadas ganglios de la raíz dorsal. Los ganglios de la raíz dorsal (DRG), cuyos cuerpos celulares se asientan cerca de la médula espinal, extienden cables largos hacia los órganos periféricos y, por lo tanto, reciben información sensorial del cuerpo para enviarla al cerebro a través de la médula espinal

    Los investigadores saben que los DRG transportan información desde la piel y los músculos hasta el cerebro, pero en el nuevo estudio es la primera vez que descubren que los DRG también reciben y transmiten información sensorial de la grasa. Además, ya sabían que el DRG enviaba sus proyecciones al tejido graso de ratas y hamsters, pero no habían podido determinar exactamente qué información transmitían las neuronas debido a la dificultad de visualizarlas a largas distancias.

    Volviendo transparente el tejido de los ratones

    En este estudio, Li Ye, autor principal del estudio y neurocientífico, etiquetó con fluorescencia las neuronas DRG que se extienden hacia el tejido graso, usando un sistema que desarrollaron previamente que hace que los tejidos de los animales sean transparentes. Allí pudieron ver los caminos de los DRG desde sus orígenes cerca de la médula espinal hasta las áreas de grasa, también conocidas como bolsas de grasa, debajo de la piel.

    Los investigadores identificaron conexiones entre los GRD y varias regiones diferentes de tejido graso en los ratones, dijo Ye. Se centraron en particular en una almohadilla de grasa beige llamada tejido adiposo blanco inguinal.  

    Variaciones de las grasas de acuerdo a su utilidad

    "La grasa viene en varios colores dependiendo de cómo la use el cuerpo" dijo Ye. El cuerpo quema grasa parda para generar calor y aumentar la temperatura corporal en respuesta al frío. La grasa blanca, por el contrario, se almacena principalmente. La grasa beige es intermedia entre los dos. Cuando el cuerpo necesita quemar más grasa, la grasa beige se vuelve más marrón y el cuerpo la quema para generar calor. Cuando el cuerpo no necesita quemar grasa, la grasa beige se vuelve más blanca. 

    Anteriormente, los científicos pensaban que solo los bebés tenían grasa marrón y beige, pero desde 2009, los investigadores han acumulado evidencia de que los adultos también la tienen. Por ello, optaron por centrarse en la grasa beige en este estudio porque es dinámica: puede volverse más marrón o más blanca y puede generar más o menos calor en respuesta a los cambios ambientales. 

    Otra razón por la que los investigadores eligieron centrarse en la grasa beige es que, debido a su dinamismo, tiene un gran potencial para afectar el metabolismo, la obesidad y otros resultados clínicamente importantes, dijo Ye.

    Comunicación grasa-cerebro

    Cuando los investigadores usaron un virus para destruir las neuronas DRG que se conectaban a esta grasa beige, los ratones quemaron más grasa: los genes relacionados con la producción de grasa y la generación de calor aumentaron y las almohadillas de grasa beige de los animales crecieron a medida que generaban más grasa para quemar. Esto no significa que los animales estuvieran engordando. Los ratones no aumentaron de peso después de la destrucción de sus GRD. 

    Ye explica la paradoja explicando que para quemar más grasa, también necesitas generar más grasa como combustible. También señala que el crecimiento de los granos de grasa beige fue relativamente pequeño. 

    "Estamos hablando de una diferencia de 0,03 g en el peso de la grasa sobre un peso corporal de ratón de 25-30 g", dijo. Debido a toda esa quema de grasa, la temperatura de los animales subió.

    Su grasa beige también se volvió más marrón, una señal de que el depósito de grasa estaba pasando del almacenamiento de grasa a la quema de grasa.

    Un "freno" a la obesidad

    Al respecto, el investigador explicó que, "si el cuerpo es como un automóvil y la grasa es la gasolina, el sistema nervioso simpático actúa como un acelerador al decirle al cuerpo que queme más grasa. En contraste, la comunicación grasa-cerebro, recién descubierta, parece funcionar como un sistema de frenos, actuando en oposición al pedal del acelerador del sistema nervioso simpático".

    Los investigadores plantean la hipótesis de que cuando este sistema de frenos está intacto, le dice al cerebro cuánta grasa se está quemando y se asegura de que el cuerpo no queme demasiada. En el futuro, le gustaría investigar cómo manipular esta comunicación para hacer que un animal queme más grasa con la esperanza de ayudar a las personas obesas a perder peso.

    "Si puede afinar o modular el freno solo o junto con el cambio de la actividad simpática, entonces potencialmente puede argumentar que tendrá un efecto mayor si está tratando de quemar más grasa", señaló.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Endocrinología-Diabetes