¿Considera el uso de medicamentos cuando trata a pacientes con obesidad?

El manejo del estilo de vida no es suficiente para el tratamiento de algunos pacientes.

Luisa Ochoa

    ¿Considera el uso de medicamentos cuando trata a pacientes con obesidad?

    La comprensión actual de la obesidad como una enfermedad crónica, progresiva y recurrente, al igual que la diabetes tipo 2, es útil para cambiar la mentalidad hacia un modelo de tratamiento médico.

    De acuerdo con el Dr. Robert F. Kushner, la obesidad ahora se considera una enfermedad de desregulación de la energía en la que las señales biológicas alteradas y el medio ambiente contribuyen al aumento de peso y acumulación de exceso de grasa corporal. 

    Al igual que con la diabetes, se necesita usar una variedad de enfoques para ayudar a los pacientes a manejar mejor su obesidad. El asesoramiento sobre la elección de una dieta saludable con control de calorías, la realización de más actividad física y el uso de estrategias para el cambio de comportamiento son pasos fundamentales para los pacientes que buscan tratamiento para la obesidad.

    Sin embargo, el manejo del estilo de vida a menudo no es suficiente para muchos de los pacientes, quienes continúan luchando con su peso y tienen problemas médicos coexistentes. Ya no es aceptable simplemente decirles que "simplemente se esfuercen más" cuando hay disponibles tratamientos complementarios más efectivos. Por lo que se debe considerar si el paciente es candidato para recetar un medicamento aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) para el control crónico del peso.

    ¿Cómo funcionan los medicamentos contra la obesidad?

    Actualmente, hay cinco medicamentos aprobados por la FDA para uso a largo plazo: orlistat (Xenical), fentermina/topiramato (Qsymia), naltrexona-bupropión (Contrave), liraglutida (Saxenda) y semaglutida.(Wegovy), y uno está aprobado para uso a corto plazo (fentermina). Todos estos medicamentos, excepto el orlistat, alteran la percepción del apetito del paciente al modificar la señalización biológica en el cerebro. 

    Aunque las respuestas individuales varían, los pacientes pueden sentir menos hambre, sentirse más llenos después de una comida y más contentos entre comidas, y tener menos antojos y menos pensamientos sobre la comida. Al controlar el apetito, el paciente puede adherirse a una dieta baja en calorías de manera más consistente. Por esta razón, los pacientes que toman medicamentos pierden entre un 5 % y un 12 % más de peso que los que solo siguen un plan de estilo de vida.

    ¿Quiénes son candidatos para los medicamentos contra la obesidad?

    Los medicamentos contra la obesidad están aprobados para pacientes con un índice de masa corporal = 30 o un índice de masa corporal = 27 con una comorbilidad. Las consideraciones adicionales incluyen pacientes que participan activamente en el cuidado personal, atentos a su dieta, pero que luchan por hacer cambios en la dieta, que no pueden perder o mantener un peso corporal más bajo y que desean mejorar su salud.

    Qué medicamento elegir depende de las comorbilidades existentes, los efectos secundarios, la preferencia del paciente, la cobertura del seguro y el costo.

    El tratamiento concomitante de las comorbilidades también es un factor importante. Por ejemplo, un paciente con diabetes se beneficiaría del uso de un agonista del receptor del péptido 1 similar al glucagón (GLP-1 RA), como liraglutida o semaglutida, porque son agentes de la hormona incretina que se usan para tratar la diabetes. De manera similar, un paciente con antecedentes de migrañas puede beneficiarse de la fentermina y el topiramato porque el topiramato también está aprobado para la profilaxis de la migraña. 

    Cada medicamento tiene su propio programa de titulación único, por lo que los médicos deben familiarizarse con las instrucciones de dosificación. Independientemente del medicamento seleccionado, el paciente debe ser informado de que el tratamiento está destinado a un uso a largo plazo, porque la suspensión resultará en el resurgimiento del aumento del apetito y la recuperación del peso.

    Para algunos pacientes, existe un estigma en torno a tomar medicamentos para bajar de peso, una preocupación de que se los perciba como incapaces o demasiado débiles para controlar su peso por sí mismos. Esto nace de la creencia errónea de que la obesidad se debe enteramente a comer en exceso y a la falta de actividad física. La falta de control del peso corporal es un signo de pereza, falta de responsabilidad personal y glotonería. Por lo tanto, se deduce que tomar un medicamento es la "salida fácil".

    Es importante transmitir al paciente que el peso corporal excesivo se considera una afección médica que requiere atención de apoyo, como asesoramiento sobre el estilo de vida, derivación a un dietista registrado o psicólogo de la salud, prescripción de un medicamento o consideración de cirugía bariátrica. Los medicamentos contra la obesidad ayudan al paciente a controlar el apetito y hacen que la adherencia a la dieta sea más exitosa.

    ¿Qué medicamentos existen?

    Semaglutide, un GLP-1 RA de segunda generación, fue aprobado para el control crónico del peso en 2021 después de la publicación de los ensayos controlados aleatorios STEP. En el PASO 1, la pérdida de peso promedio a las 68 semanas fue del 15 % frente al 2,4 % con placebo. También se descubrió que la semaglutida es 2,5 veces más eficaz que el fármaco de primera generación liraglutida.

    La reducción del peso corporal promedio con tirzepatida, un nuevo GLP-1 dual y GIP RA, alcanzó el 21 % después de 72 semanas con la dosis de 15 mg. Actualmente, se están investigando agentes combinados adicionales y mono-, dual- y tri-agonistas que contienen estas hormonas.

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Endocrinología-Diabetes